En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

En ocasiones, unirse al ejército o a una milicia es la única forma que los niños soldados tienen de sobrevivir

Kaosenlared

Sección:Infancia y guerra
Lunes 10 de enero de 2005 0 comentario(s) 2760 visita(s)

Laura R. Salazar y Ángel Gonzalo (AIS)

Los Gobiernos de al menos diez países utilizan a menores de 18 años para combatir en algunos de los casi 40 conflictos que aún existen en el mundo, según ha denunciado la Coalición para acabar con la utilización de Niños Soldados, formada por Amnistía Internacional y Save the Children España.

Para Farida Chapman, dieciséis años de experiencia y coordinadora de tres organizaciones humanitarias internacionales que desarrollan programas de desmovilizacion y reintegracion de estos niños soldado en el este de la República Democrática del Congo, “los Gobiernos del mundo siguen poniendo en peligro a las futuras generaciones”.

Chapman, que ha participado en el lanzamiento internacional del informe, arroja, efectivametne, datos escalofriantes. Hoy, más de 300.000 menores se encuentran en primera línea de fuego, denuncia Amnistía Internacional. En Burundi, la República Democrática del Congo, Costa de Marfil, Guinea, Liberia, Myanmar, Ruanda, Uganda, Sudán y... Estados Unidos. Arrancados en la mayoría de los casos de sus hogares, son entrenados para combatir y forzados a matar. Expuestos a todo tipo de violencia, acabado el conflicto estos niños soldado no tienen, en ningún caso, fácil su regreso a la infancia.

¿Cuál debería ser la prioridad de la Coalición para acabar con la utilizacion de niños soldados?

La Coalición debe asegurarse de que todos los países ratifiquen el Protocolo Opcional de la Convención de Derechos del Niño de Naciones Unidas, que prohíbe el uso directo de menores de 18 años en hostilidades, y confirmar que lo cumplen, porque hay mucha impunidad y no es suficiente sólo con la firma de documentos legales. Además, es necesaria una mayor presión internacional y una mayor concienciación de la opinión pública.

¿Cuáles son las causas que fuerzan a los menores a convertirse en soldados?

Hay un número importante de niños que son forzados y secuestrados, que no tienen otra oportunidad. Que son arrancados de sus hogares, de sus familias, de las escuelas y que son drogados y lanzados al frente de batalla; pero otros muchos, al menos en la República Democrática del Congo, se unen voluntariamente por culpa de la pobreza extrema. Muchas veces no tienen otras alternativas viables más que unirse a la vida militar, porque un niño soldado tiene mejor acceso a agua, comida, poder, prestigio y un mayor estatus que cualquier otro menor. En ocasiones, unirse al ejército o a una milicia es la única forma que tienen de sobrevivir.

¿Qué pasa con un niño cuando se desmoviliza?

El trabajo de reinserción es muy duro y complicado. Es un trabajo a largo plazo y debe contarse con un apoyo del entorno. Generalmente, la comunidad tampoco sabe cómo tratarlos porque estos niños son víctimas, pero también son personas que cometen crímenes de guerra y es difícil perdonar y olvidar. A veces la comunidad es muy rencorosa. Creo que la principal prioridad con estos niños es mantenerlos ocupados, considerarlos iguales que otros niños y trabajar para que crezcan, favoreciendo su educación.

¿Qué es lo que los niños soldados encuentran más difícil al ser reincorporados a su comunidad?

Encuentran muy difícil volver a ser niños. Acostumbrarse a no tener lo que tenían en los grupos armados, hacerse a la idea de que no pueden tener más, ni siquiera lo mismo, de lo que tenían cuando se unieron a la armada. Tienen que comportarse como jovenes adultos. Para ellos es muy difícil renunciar, por ejemplo, a lo que podian conseguir con un arma.

¿Cual es su experiencia con ellos?

Al contrario de lo que pensamos en los países ricos, el trauma que estos niños sufren está muy ligado al contexto en el que viven. Lo que podría ser una experiencia traumática para nosotros, no necesariamente lo es para estos niños en el Congo o en Sierra Leona. Si la mayoria de las personas de la comunidad ha sufrido los efectos de una guerra es paradógicamente más fácil para ellos superar este trauma porque todos lo han vivido. Lo mas relevante que he descubierto al hacer este trabajo es que hay que regresar a lo esencial. Estos niños necesitan un hogar, necesitan familias que los quieran, necesitan cosas que hacer, necesitan educación, y si tenemos los recursos para ofrecerles algo más, todavia mejor, pero realmente necesitan lo básico... lo que cualquier otro niño.

¿Tienen el apoyo del Gobierno para implementar los programas de reinserción?

En el caso de la RDC, el Gobierno tiene muchos problemas para controlar todo el territorio y esto se refleja no sólo en los niños soldados sino también en muchos otros asuntos. Así que es muy difícil conseguir un compromiso real de desmovilización... aunque en sus declaraciones públicas se muestran favorables. Es complicado que para ellos sea una prioridad si están viviendo crisis humanitarias o conflictos sangrientos. Lo verdaderamente importante es involucrar a todos, que compartan la voluntad de desarmar a los menores y poner fin a la guerra.

¿Qué puede hacer la opinión pública para ayudar a los niños soldados?

Creo que debemos ser mucho más conscientes sobre lo que hacemos, lo que usamos y de dónde viene. Por ejemplo, no soy una experta en el comercio de diamantes, pero al haber trabajado en Sierra Leona, sé que hay un sistema llamado el Proceso de Kimberley que busca establecer el origen de los llamados diamantes sangrientos que provienen de zonas en conflicto. Por ejemplo, en Europa podríamos ser más exigentes y pedir garantías sobre el origen de los diamantes. Y lo mismo podríamos hacer con los recursos minerales que se usan. Por ejemplo, para construir una habitacion, la madera probablemente proviene del Congo, los minerales que se utilizan para fabricar nuestros teléfonos móviles también... pero nadie lo sabe. Así que tenemos una responsabilidad de crear conciencia en nosotros mismos, en nuestra sociedad, y exigir transparencia. Ése podría ser un primer paso.

¿Qué mensaje quiere enviar a la opinión pública?

Que sea más transparente a la hora de atajar estos problemas relacionados con la guerra y el hambre. De nuevo, los niños soldados son sólo la punta del iceberg. Vamos a curar las causas de estas guerras y sabremos que somos mucho más responsables de estos problemas de lo que pensamos.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.