En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Patria o Muerte: deconstruyendo el mito del varón guerrillero

María Galindo

Sección:Feminismo y antimilitarismo
Martes 28 de diciembre de 2004 5 comentario(s) 6099 visita(s)

ANTES de desatar esta reflexión queremos aclarar que nosotras no nos pretendemos juezas de las mujeres y los hombres que han optado por la "lucha armada" en nuestra sociedad. Compartimos las motivaciones de una sociedad nueva, justa, vivible, que las y los han llevado a tales decisiones. Lo que planteamos con esta reflexión es la necesidad urgente de desmitificar, criticar y relativizar un método de lucha que goza de una aureola falsa de autenticidad y validez, aureola montada por hipócritas que desde una izquierda que se ha cerrado en la demagogia no se confronta con sus propios fracasos y ni siquiera asume las consecuencias.

No le corresponde al aparato represor del estado, que tiene además las manos manchadas de sangre, opinar. Por eso estimo la necesidad urgente de cuestionar "la lucha armada" desde el territorio de la esperanza de construir una sociedad nueva.

EL MITO DEL VARÓN GUERRERO

SALVADOR, Mesías, Conquistador, Invasor, Guerrillero... militar. El mito del varón guerrero desde el Che, pasando por Marcos (El zapatista), los sandinistas legendarios y tantos otros. Todos ellos rodeados de poesía, de diarios de campaña y de historias de amor Imposible no han logrado humanizar, la "lucha armada"

Lo militar es lo militar, lo militar es matar o morir, es cumplir órdenes y aspirar a darlas, es hacerlas cumplir a la fuerza y aprender a obedecer. ¿Por qué? ¿De dónde nace el varón guerrero? ¿Quién los engendró? ¿Fue la guerra quien engendró al enemigo, o el enemigo quien engendró la guerra? Lo cierto es que dentro de la sociedad patriarcal la simbología militar forma parte de nuestro imaginario social. La guerra no es pues precisamente un hecho histórico, es
una ficción que debe ser nutrida por el mito sustentador y fundante de la sociedad organizada en torno del poder.

En todos los estados del mundo, todo varón debe dedicarse al aprendizaje y uso de las armas por un lapso de tiempo durante su juventud. Esa es la explicitación social de una de las jerarquías entre los géneros más reconocida. En la sociedad patriarcal todo varón deja de ser un semejante horizontal para pasar a ser un guerrero al servicio de algún tipo de poder, servicio que culturalmente le permite acceder a su condición de masculinidad jerárquica y autoritaria y tomar posesión de la mujer del enemigo. Las feministas no pretendemos interpelar, ni romper esta jerarquía accediendo al ejercicio de la violencia, sino cuestionando la necesidad de la guerra. Como mujer me niego a ser contenedor de los galanes de fusil y pasamontañas, me niego a ser madre paridora de, guerreros y guerrilleros, me niego a hacer de las armas y sus uniformes prolongación de mi cuerpo. Me niego a hacer la guerra, me gusta más hacer el amor, tan simple, tan subversivo, tan valiente como eso.

LOS EJÉRCITOS POPULARES: DE LA SUPUESTA POSESIÓN DE LA VOLUNTAD POPULAR A LA SUPLANTACIÓN VIOLENTA DE ESA VOLUNTAD QUE PRETENDE PROTEGER.

El proceso por el cual los militantes de la lucha armada pasan de una posición de defensa de la voluntad popular hacia una suplantación de voluntad está compuesto por varios elementos que se interrelacionan en un entramado que tiene sin duda como eje fundamental el verticalismo y la jerarquía que impone "lo militar".

Nos parece fundamental hacer por lo menos un recuento de los elementos que a nuestro juicio componen este proceso de suplantación:-en principio está la "teoría revolucionaria", que parte de un sujeto "el proletariado" como protagonista, sujeto que además de no encajar con las formaciones económicas, sociales y culturales los pueblos latinoamericanos es de por sí excluyente, puesto que en ninguna sociedad y en ninguna época histórica los y las oprimidas pueden ser sintetizados en un sólo grupo social.

El otro elemento es la convicción de la necesidad de una "vanguardia", es decir pasar a la noción de un sujeto protagonista, a la noción de un grupo cualificado, mejor preparado y visionario que debe conducir y controlar el proceso. Este concepto de vanguardia resulta ser una especie de desdoblamiento del concepto inicial de sujeto protagonista, este desdoblamiento conlleva una doble exclusión. La consecuencia final del desdoblamiento en el comportamiento de "los sujetos concretos" es la alienación de su propia condición, es decir dejan de ser ellos mismos y ellas mismas para convertirse en soldados al servicio de la "revolución" y, por lo tanto, detentadores de la voluntad popular. O sea que para poder participar efectivamente las mujeres deben alienarse de su condición de mujeres, los y las estudiantes de su condición de estudiantes y así sucesivamente toda persona que no sea "un proletario", el mismo que viene a ser a su vez mistificado y deshumanizado.

Es ahí donde la "revolución" y "los revolucionarios", en masculino por supuesto, perdemos o pierden lo mejor que tenemos: la riqueza de la individualidad y de la propia iniciativa, la sabiduría que cada ser humano recoge en su vida personal, la afectividad que nos permite no absolutizar nada ni a nadie.

Por último está el manejo de las armas y de la lógica militar, es decir, el manejo de la guerra. Al constituirse el enfrentamiento armado y la eliminación del otro en lo principal y decisivo para la lucha, será el orden militar el de mayor importancia. Todo lo demás se supeditará. En la cúspide está "el comandante". Él es el que decide porque goza del ejercicio de la fuerza, goza del ejercicio de la violencia. Esta lógica es la que ha producido en América Latina varios ensayos dolorosos de muerte, más que de revolución. El caso de El Salvador o Nicaragua, Colombia o más cerca el caso del Perú. El asesinato de una líder feminista en el Perú es un ejemplo en el que insistimos por su proximidad y por su elocuencia. La decisión de matar a María Elena Moyano no es una decisión invisible, no es el pueblo peruano, no es la necesidad de la revolución en el Perú, ni siquiera Sendero Luminoso, sino finalmente la persona que dentro de Sendero detenta el poder de decidir pero que lo hace a título de Sendero, en nombre "del pueblo peruano" y en servicio de "la revolución".

María Elena Moyano, 31 años, madre de 2 hijos de 11 y 12 años,
dirigente de la Federación l Popular de Mujeres de Villa el Salvador en Lima, Perú. Sendero Luminoso había dispuesto que ese 16de febrero se hiciera un "paro armado" en la ciudad de Lima. Paro Armado ha llamado Sendero Luminoso a los paros que ellos imponen a la población, que consiste en Acciones Armadas en contra de quienes contravengan la orden de cesar las actividades productivas, caracterizan estos paros para inspirar terror y obediencia en la población y evaluar el ánimo de apoyo/terror de la población civil.

Una vez más, María Elena se había colocado al frente, denunciando ese paro armado, llamando a la población a no respetarlo. La noche previa durmió fuera de su casa y fuera del barrio. ; Durante el día, sin embargo, regresó a Villa a participar en las actividades que algunos comités de mujeres habían organizado. Durante la fiesta de uno de los comités, Sendero entró armado con metralletas, obligó a las personas que estaban en el local comunal a que salieran fuera. Una vez que estuvo sola, mientras las mujeres y los hijos presenciaban la escena, la ametrallaron y luego la dinamitaron. (Información sobre la muerte extraída de: "Hojas de Warmi, Barcelona; junio 1992)

ESCOGER UNA FORMA DE MORIR Y NO UNA FORMA DE VIVIR: HEROÍSMO O PEGA EXISTENCIAL

EL mundo de los héroes, y ahí es tal vez adonde reside su debiIidad, es un mundo unidimensional, que no comporta más que dos caminos opuestos: nosotros y ellos, amigo y enemigo, valor y cobardía, héroe y traidor, negro y blanco. Este sistema de referencias se aviene bien a una situación orientada hacia la muerte pero no hacia la vida.

Cuestionar el heroísmo como valor es un acto de profunda irreverencia y de graves consecuencias, pues pareciera ser que todo lo que nos rodea está poblado de grandes y pequeños héroes que sin reparo alguno montan su altar. La grave patología ya crónica de la política patriarcal boliviana que es el caudiIlismo, está profundamente relacionada con esto del heroísmo. Todo caudillo nace del hecho de identificarse con un héroe. Bastaría leer una que otra entrevista de esas triviales que preguntan el signo zodiacal para damos cuenta de los delirios de grandeza y de heroísmo que padecen los hombres de la política nacional. Menos mal que como feministas ni nos damos a la tarea de curarlos, ni mucho menos a la de idolatrarlos.

Ahora particularmente queremos desvelar un tipo especial de heroísmo cual es el del "guerrillero". El heroísmo del guerrillero es un valor que se presenta como substitutivo de "la vida" y que lógicamente tiene como condición la muerte. La figura latinoamericana- más importante en este sentido ha sido el Che Guevara, que se reedita ya en varias generaciones y, lo peor de todo, en varias degeneraciones. El héroe se convierte pues en una especie de esclavo de su "valor fundamental"; lo defiende, pero no tiene la libertad de abandonarlo, puesto que tal cosa, se traduciría dentro esta lógica como una cobardía o una traición o un signo de debilidad.

Muere por él, pero no tiene la libertad de cambiarlo, ni mucho menos de cuestionarIo. Un ejemplo de esto es el caso del libro escrito por Raquel Gutiérrez, presa política del EGTK, "Entre Hermanos". El momento en el que ella decide cuestionar timoratamente la validez de la lucha armada, se ve ella misma cuestionada no solamente por sus compañeros y compañeras de cautiverio sino peor aún por toda la izquierda que desde sus casas y desde su confort los aplaudía cómoda y cínicamente. Y es que el heroísmo no da lugar al cuestionamiento del valor, que es un absoluto; para cuestionar el absoluto hay que cuestionar primero el heroísmo. Es por esto que la otra condición básica del heroísmo es el conservadurismo, pues por encima de las personas concretas y a costa de las necesidades de las personas concretas prolonga a las Instituciones y a los símbolos. De ahí el asunto de morir por la patria como un valor absoluto.

El hecho de ser guerrillero se presenta como algo absolutizante de la persona, la absorbe en su totalidad, se convierte en lo que nosotras hemos llamado "una pega existencial". Sin embargo consideramos también que todo es cuestionable y que no hay uniforme, ni escudo que logre fundirse con la piel sensible y sensual de los humanos. Planteamos pues como contrario y opuesto al heroísmo, no la adaptación resignada y pasiva, sino la trasgresión. La transgresión es el ejercicio interminable y permanente de la des-adaptación, es ejercicio de creatividad, de individualidad. La transgresión no se aferra a un modelo porque de por sí niega la necesidad de un estereotipo. La trasgresión no tiene un escenario privilegiado, sino la vida misma.

Es el sistema dominante, esclavizante, explotador y normalizador el que ha producido las armas como una necesidad para perpetuarse. Por lo tanto, es el que mejor las conoce, el que controla su mercado, el que se enriquece con ellas. El sistema fabrica las armas y las guerras. Según un informe del PNUD de 1994 el gasto militar mundial es igual al ingreso de la mitad de la población mundial. ¿No es en este contexto la "lucha armada" un juego del propio sistema en tanto en cuanto absorbe su misma lógica y usa sus mismos métodos?

María Galindo (Extraído del periódico "Mujer Pública", Bolivia)

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • > Patria o Muerte: deconstruyendo el mito del varón guerrillero

    30 de diciembre de 2004, por vlad garrul

    Sencillamente genial...
    Parece ser que en muchos movimientos "alternativos" sólo se condena a los ejércitos si éstos son ejércitos regulares. En cambio, cualquier ejército de "liberación nacional" debe ser aplaudido.
    Basta ya de honrar la macarrería !!!



  • > Patria o Muerte: deconstruyendo el mito del varón guerrillero

    19 de enero de 2005, por Cordeiro

    En mi noble opinion, yo difero parcialmente en relacion al documento de maria galinda, porque por un lado coincido con ella en relacion a las consecuencias de las guerras, sean estas justas o impuestas y por otro lado aclaro el problema del guerrillero heroico en nada esta relacionado con el deseo de hacer la guerra por hacer, pero por tratar de dar otro curso a la historia que vivia America Latina y el la humanidad en general .
    Porque cualquier sociedad cerrada como las supuestas democracias representativas, que dicen ser abiertas,raramente cumplen lo estabelecido por sus constituiciones y generalmente llevan al extremo de la ridiculez la dignidad de pueblos enteros, como el desempleo de millones de ciudadanos, el hambre , la pobreza, sin derecho a la educacion y salud.
    Cuando un grupo de hombres diciden ir por cuenta propia al monte para crear una resistencia armada , no porque son pagos por otros paises, estes hombres valen por muchos, por sacrificaren sus vidas en la defensa de los valores universalmente reconocidos por la imensa mayoria de la poblaciones . La vida no vale nada cuando es humillada, cuando esta persona no puede vivir como persona, cuando vive muchas veces peor que un animal por esta razon ellos son obligados a defenderen su derecho igual de viviren con dignidad.
    saludos de un amigo de Africa en especial de Angola.
    Mauricio Cordeiro€



    • > Patria o Muerte: deconstruyendo el mito del varón guerrillero

      9 de febrero de 2006

      Buenos dias Mauricio
      Estoy deacuerdo con tigo ya que tienes toda la razon ellos tenian unos motivos que valoro y estoy a favor de todo lo que icioron pues fue por el bien de su pueblo y de su pais, pero como puedes ver aqui hay mucha gente descontenta que no saver ver mas alla que le an dado todo en su vida y si se les niega algo totalmente logico se enfadan y agreden contra ti con ilsultos y mala educacion en genral pero hay otros que realmen creen en movimiento pero veo que no se dan cuenta de ese no es el camino, encontra de un ejercito y quieren montar otro, no ven que obligar a la gente a pensar como ellos esta mal ya que cada cual tiene el derecho a pensar por si mismo y a opinar, despues que elija pero no estamos como para cojer el camino de las armas serian una bestias para encañonar a alguien en la cabeza para que diga lo que quieran se comporte como ellos quieran, eso es una manera de pensar muy covarde y cruel.
      pero mira no se si al leido otro articulo que ellos mismos an escrito de un ejercito pero con armas no letales etc.. en parte estoy de acuerdo pero conservando se el ejercito y ese otro aparte ya que seria un poco ridiculo que nos defedieramos en una gerra con tirachinas y insultos.pero me parece bien para que gente como ellos intenten mejorar este mundo sin obtener beneficio economico alguno sino con el sentimiento de aver echo un buen trabajo, gracias por buentras ideas gente, si lo creais me alegraria mucho por vosotros :)
      Un cordia saludo.

      Fdo: [SDA]Revelion


    • > Patria o Muerte: deconstruyendo el mito del varón guerrillero

      17 de mayo de 2006, por Marian

      No puedo menos que extremecerme por algunos de los argumentos que aporta: la guerrilla en la practica no ha sido otra cosa que otro tipo de ejercito con valores ultra-masculinos: "Cuando un grupo de hombres... crea una resistencia armada" una respuesta violenta, armada y masculina. En la práctica me pongo como ejemplo el pueblo palestino contra Israel: atentados suicidas que generan ira. Ira respondida con ira. Al final un montón de muertos y familias destrozadas. Y las mujeres recogiendo los restos de sus familias destrozadas. El criterio masculino que dice mi opinión es la que vale. Mi abuelo murió fusilado en el año 1936 en España por una insurrección armada que atentó contra un gobierno democrático y yo por eso nací en Venezuela. Qué patria? Qué muerte? Los hombres matándose porque se las saben todas y las mujeres pagando las consecuencias? Que pasa en Irak y en EEUU? Quienes lloran los muertos? Y quienes sobreviven a las guerras? Civiles destrozados que son principalmente las mujeres, los niños y los ancianos.



  • Patria o Muerte: deconstruyendo el mito del varón guerrillero

    6 de octubre de 2006, por gloria

    Me gusto mucho, porque decostruye el mito del alzado en armas, como el salvador de los pueblos. Muchos grupos armados de izquierda han realizado y legitimado uno métodos ruines para supuestamente alcanzar unos fines nobles. Y esto hay que denunciarlo, como lo hace este artículo.



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.