En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Textos y cartas de apoyo de la pasada movilización de mujeres en el Chocó (Colombia)

Info-Tortuga - Concha Martín

Sección:Mujeres y antimilitarismo
Martes 4 de enero de 2005 0 comentario(s) 2689 visita(s)

25 de Noviembre Movilización al Chocó (Colombia)

“La guerra y el hambre no han destruido nuestra dignidad”

“...seguimos marchando por los territorios y carreteras
controladas por los diferentes actores armados
y en este ejercicio de resistencias, amor y compromiso
recuperamos el territorio para la civilidad...”

Ruta Pacífica

Setecientas mujeres de la Ruta Pacífica nos movilizaremos hacia el Chocó del 23 al 26 de noviembre, en el marco del día Internacional del NO a la violencia contra las mujeres. Marcharemos al Pacífico para denunciar y visibilizar la crisis humanitaria en el Chocó, expresada en la situación de las mujeres desplazadas y las comunidades confinadas en el departamento.

El departamento de Chocó, es un territorio que ha sido disputado por los diferentes actores armados. Además de desplazamiento, balas y fusiles, también tiene rostro de pobreza: el 60% de la población vive en condiciones de extrema pobreza, el índice de analfabetismo es el más alto y la calidad en educación es la más baja del país; tan sólo el 23 % de la población cuenta con agua potable y la tasa de mortalidad infantil es del 94 por 1.000.

De acuerdo con el sistema de información sobre población desplazada por la violencia en Colombia “Rut” Chocó hace parte de los cinco primeros departamentos expulsores de población, al 2003 ha expulsado 2.232 familias. Según informe de Codhes la jefatura femenina en las comunidades desplazadas afrodescendientes es del 47%, porcentaje del cual el 65.16% son mujeres separadas, viudas o solteras.

A esta situación se le suma la cifra de confinamiento en el Chocó, 180 mil personas en situación de confinamiento en las riveras del río Atrato, según la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia.

En este contexto de pobreza y discriminación, para muchos jóvenes las armas representan una posibilidad económica y la guerra una alternativa laboral, mientras tanto las mujeres padecen todas las consecuencias de la inestabilidad familiar, son muchos los casos en los que quedan sin hijos y esposos, teniendo por ello que asumir solas la carga económica de todo su núcleo familiar, son violentadas por la sociedad que sigue discriminándolas por su color de piel, corporalidad, costumbres y acciones.

Por todo lo reseñado anteriormente, la Ruta Pacífica de Mujeres se solidariza con las mujeres del Chocó y sus comunidades, marcharemos hacia el Pacífico mujeres de Antioquia y mujeres representantes de las regionales del Putumayo, Cartagena, Cauca, Santander, Valle y Bogotá. Setecientas mujeres seguiremos en la tarea de hacer visible lo invisible y pedir por la verdad, justicia y reparación de las víctimas.


Irma Ortiz A. Comunicadora

Denunciamos el confinamiento y el desplazamiento en las comunidades chocoanas. Nos solidarizamos y acompañamos a las mujeres en resistencia para exigir verdad, justicia y reparación

Tanguí es una comunidad que queda a 2 horas de Quibdó por el río Atrato. Su población al igual que muchas otras en el Chocó está permanentemente amenazada por los diferentes actores armados y la zozobra en mujeres, hombres, niños y niñas es cotidiana.

Sin embargo, el miedo no ha paralizado a esta comunidad. Allí las mujeres lideran el proceso organizativo y la actividad económica. Ellas pescan y cultivan la tierra. Igualmente, han formado grupos como las madres comunitarias para garantizar el cuidado de los niños y las niñas mientras sus madres salen al campo o al río. Igualmente, han formado el grupo de mujeres que bordan y cosen como una estrategia económica para la comunidad pero también para conservar su cultura. Son mujeres que desde su fortaleza y su capacidad de defensa del territorio resisten la crueldad de una guerra que no quieren y que no justifican desde ningún punto de vista.

En Tanguí, nos reuniremos setecientas mujeres de la Ruta Pacífica, allí estaremos el 25 de noviembre, día internacional del No a la violencia contra las mujeres para exigir con un acto político-simbólico de reparación para las mujeres del río Atrato que “vuelvan los peces al río y se vayan los guerreros”.

La Ruta Pacífica de Mujeres, estará en el Chocó para denunciar los efectos del conflicto armado en el cuerpo y en la vida de las mujeres, para visibilizar la disputa territorial producto de la confrontación por negocios, por corredores geoestratégicos para megaproyectos, por el comercio de narcóticos y armas. Estaremos en Quibdó y Tanguí para unir nuestras voces a las voces de las mujeres chocoanas y decirle a los actores armados “que no obliguen a la población civil a tomar partido en la confrontación, que no asesinen a quienes no queremos la guerra, que no destruyan la tradición y la cultura, que nos dejen vivir en paz..”


Irma Ortiz A. Comunicadora

Creemos que el conflicto armado colombiano es un asunto geopolítico. El centro de los conflictos está donde se concentran las mayores riquezas como nación

“... tiene uno que pedir limosna para poder conseguir la comida, yo soy una mujer de mi trabajo de criar gallinas, criar marranos, sembrar mis colinos, pa’ yo mantenerme, sembrar maíz, arroz, hoy por hoy no tengo ni que comer, tenemos que salir a la calle y pedir limosna y nos da mucha pena porque uno no está enseñado a eso y eso lo hace uno de necesidad....”
Testimonio de una mujer desplazada del Chocó

El Chocó reviste gran importancia estratégica, dada su especial ubicación como punto de encuentro de los océanos Pacífico y Atlántico donde han fijado su atención las políticas mundiales para el "desarrollo".

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, el departamento de Chocó aporta al país el 69% de la pesca marítima, el 70% de la materia prima para la industria pulpera, el 42,2% de las maderas aserradas, el 8,1% del platino, el 18% del oro y el 13,8% de la plata. En su territorio hay yacimientos de bauxita, manganeso, cobalto radiactivo, estaño, cromo y níquel, minerales claves para la siderúrgica, electrometalúrgica, industria aerospacial y para la producción de energía nuclear.

En este territorio confluyen propósitos como: un puente interoceánico y un poliducto, implementación de proyectos hidroeléctricos, investigaciones y estrategias para el manejo y control de la diversidad biológica y genética, posicionamiento de la región como una ruta comercial y de desarrollo industrial.

Por lo anterior, la Ruta Pacífica de las Mujeres evidencia una vez más que la disputa del territorio en el Chocó está motivada por la apropiación y explotación de sus tierras y riqueza, arrasando una cultura y poniendo en condición de desplazamiento y de confinamiento a miles de familias y de esta manera sometiéndolas a la miseria.


Irma Ortiz A. Comunicadora

Las voces de las mujeres de Chocó no están solas, les
Acompaña mujeres de Israel, Italia, Yugoeslavia y España.

“... queremos decirles que ni ustedes allá
ni nosotras acá estamos solas,
somos ya un movimiento global,
somos mujeres de todos los continentes
y de todos los colores para que una vida
sin guerra y sin injusticia sea posible...”
Mujeres de negro - Bat Shalom - Israel

La Ruta Pacífica de Mujeres, hace parte del Movimiento Internacional de Mujeres de Negro. Hoy mujeres de Israel, Italia, Yugoeslavia y España preparan plantones de mujeres de negro en las ciudades de Sevilla, Barcelona, Madrid, Adova, Bologna, Verona, Torino, Alba, Milano y Belgrado como una expresión de acompañamiento a la movilización de las mujeres colombianas hacia el Chocó.

Ellas, mujeres de diversas nacionalidades, con distintas culturas, de diversos idiomas se unen a las voces de las mujeres del Chocó. A todas nos une la certeza de no querer la guerra, todas sabemos que los efectos del conflicto armado se ensaña en el cuerpo y en vida de las mujeres. Todas sabemos que nosotras, en la guerra, estamos en un permanente estado de indefensión. Estamos expuestas al maltrato, al abuso sexual y por consiguiente al deterioro de nuestra salud física y psicológica.

“Algunas de las formas de violencia que a las mujeres afrocolombianas les impone el conflicto armado interno están relacionadas con la irrupción violenta del mismo en sus prácticas culturales y en su cotidianidad. Otras están atravesadas por prácticas discriminatorias y racistas, de los actores armados y no armados. Y muchas de ellas dejan ver lo que supone el desarraigo y la pérdida de sus tradiciones culturales, al ser forzadas a vivir dentro de su territorio pero bajo el control de los actores armados, o bien fuera de su territorio por el desplazamiento, enfrentando al llegar a las ciudades una triple discriminación por ser mujeres, por ser afrocolombianas y por estar desplazadas. “

En un acto de solidaridad con las mujeres chocoanas se movilizarán al Chocó mujeres representantes del movimiento internacional de Mujeres de Negro, representantes de gobierno del ayuntamiento Santa Pau y representantes del cuerpo diplomático.


Irma Ortiz A. Comunicadora

Comunicado a la Opinión Publica

La Ruta Pacífica de las Mujeres por la Resolución Política del Conflicto Armado Colombiano y la comisión Vida y Justicia y paz de la Diócesis de Quibdo, denuncian ante la opinión pública la restricción del derecho a la libre movilización por el territorio chocoano, que impidió la movilización de las mujeres de la Ruta Pacífica de las Mujeres Regional Antioquia, quienes en el marco de los actos conmemorativos del 25 de noviembre, Día Internacional, se solidarizaron con las mujeres chocoanas, bajo el lema “La Guerra y el Hambre no han destruido nuestra Dignidad”.

Este hecho pone de relieve la situación permanente de restricción a la libre movilización a la que se ven abocadas las comunidades indígenas, campesinas y afrocolombianas que habitan esta zona.

Hechos

1. El día 24 de noviembre de 2004, una delegación de 240 mujeres de la Ruta Pacífica Regional Antioquia y mujeres representantes internacionales, que en un acto de solidaridad con las mujeres chocoanas se disponía a llegar a Quibdó para participar en los actos de conmemoración del 25 de noviembre, no pudo continuar su marcha debido a la quema de cuatro camiones, hecha por la guerrilla del Ejercito Revolucionario Guevarista en la carretera entre el Carmen de Atrato y Quibdo para anunciar el inicio de un paro armado indefinido.

2. Por lo anterior la caravana debió regresar a la cabecera municipal del Carmen de Atrato y realizó un acto simbólico en solidaridad con las comunidades de la región con el respaldo del equipo de Pastoral del Municipio y del Grupo de Mujeres Camino y Vida.

3. Las mujeres de Quibdo que esperaban la llegada de la caravana en un acto de resistencia pacífica decidieron continuar con los actos de acogida de la movilización y con la jornada de recuperación del río Atrato.

Exigencias

1. A los actores armados y a las autoridades del estado colombiano, el respeto a la vida y la integridad de todas las mujeres que están participando en la caravana y el respeto a la libre movilización para su retorno a Medellín

2. Igualmente el respeto y las garantías para la delegación de las mujeres de Quibdo que se movilizarán hacia Tanguí por el río Atrato

3. Al estado colombiano, el compromiso en el restablecimiento en la normalidad de la vida de las comunidades de la región para que puedan permanecer allí y retornar quienes aun se encuentran en situación de desplazamiento.

Solicitud

A la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a la comunidad internacional, al cuerpo diplomático, organizaciones de derechos humanos y organizaciones de mujeres que continúen en el seguimiento a esta actividad de la Ruta Pacífica.

¡La Guerra y el Hambre no han destruido nuestra Dignidad!

Ruta Pacífica de las Mujeres por la Resolución Política del
Conflicto Armado Colombiano

Comisión Vida Justicia y Paz de la Diócesis de Quibdó

RUTA PACIFICA DE LAS MUJERES

Bulletin to Public Opinion

The Ruta Pacifica of Women for a Political Solution to the Armed Conflict in Colombia and the Commission for Life, Justice and Peace of the Diocese of Quibdo, denounce before public opinion the restriction of the right to pass freely through the territory of Choco, which precluded the mobilization of women of the Ruta Pacifica of the region of Antioquia, who, within the framework of acts commemorating the 25th of November [International Day of Non-violence Against Women], came together with the women of Choco bearing the slogan: “War and hunger have not destroyed our dignity.”

This occurrence accentuates the permanent restriction to the freedom of movement to which the indigenous, rural and Afro-Colombian communities that live in this area are relegated.

FACTS

1. On 24 November 2004, a delegation of 240 women of the Ruta Pacifica of Antioquia and international women representatives, who, in an act of solidarity with the women of Choco, were headed towards Quibdo to participate in the events to commemorate the 25th of November, were not able to continue their march because of the burning of four trucks by the guerillas of the Ejercito Revolucionario Guevarista (Guevarista Revolutionary Army) on the highway between Carmen de Atrato and Quibdo, perpetrated to announce the beginning of an indefinite paro armado. (This is an act of war that the guerrillas frequently use, which is intended to cause the local populace to rise up against the government. In this case, there was no reaction from the local people, not even a strike.)

2. Because of the above, the caravan had to return to the municipal center of Carmen de Atrato where they carried out a symbolic act in solidarity with the communities of the region, with the backing of members of the Pastoral del Municipio and the women’s group Camino y Vida.

3. The women of Quibdo who were awaiting the caravan, in an act of peaceful resistance, decided to continue with the acts planned for welcoming the mobilization and the recovery of the Atrato River.

DEMANDS

1. Of the armed actors and authorities of the State of Colombia, we demand respect for life and the integrity of all the women who are participating in the caravan and respect for their freedom to mobilize and return to Medellin.

2. Likewise, we demand respect and guarantees for the delegation of women of Quibdo who will mobilize towards Tangui along the Atrato river.

3. We demand of the State of Colombia a commitment to reestablish normalcy in the lives of the communities of the region, so they can stay there and so that those who have been forcibly relocated can return.

REQUEST

We request of the United Nations Office of the High Commissioner on Human Rights, the international community, the diplomatic corps, human rights organizations and women’s organizations, to continue following developments in this activity of Ruta Pacifica.

War and hunger have not destroyed our dignity!

Ruta Pacifica of Women for a Political Resolution to the Armed Conflict in Colombia

Commission on Life, Justice and Peace of the Diocese of Quibdo

Translated from Spanish by
Trisha Novak, USA


Cartas de apoyo

Sra. Dra. Noemí Senín
Embajadora de Colombia en España
Pº. Martínez Campos, nº 48
28.010 Madrid
Teléfono: 91 700 47 70
FAX: 91 310 28 69

De Mujeres de Negro contra la guerra de Madrid
Mª Concepción Martín Sánchez
C/ San Cosme y San Damián Nº 24, 2º- 2
28.019 - Madrid
Tfno/ Fax: 91 560 32 39

Sra. Embajadora:

Durante el mes de noviembre he estado en Colombia visitando y compartiendo la vida cotidiana con amigas y amigos de su país. A las mujeres de negro nos gusta conocer cómo viven nuestras amigas en los lugares difíciles. Además, he podido conocer y disfrutar un poco la belleza incomparable de su país.

No pretendo hacer un diario del mes pasado en Colombia. Únicamente voy a recordar la cita en la Casa de la Mujer de Bogotá con integrantes de varios grupos de mujeres. Aquí hablamos sobre numerosos temas. Entre otras cosas comentaron que no tenían ningún conocimiento de la investigación del robo de las 5 CPU de los ordenadores de hace un año, ¿puede usted preguntar por ello?

He estado en la Comunidad de paz de San José de Apartadó. Impresiona la determinación de esta comunidad para vivir al margen de los actores armados. Y ello a pesar de todas las dificultades y de
las incriminaciones falsas que pretenden hacerles. Una ocurrió durante mi estancia allí. El 16 de noviembre, el Coronel Duque (XVII Brigada del Ejército) realizó unas declaraciones en una radio de Apartadó diciendo “que gracias a la colaboración, apoyo e informaciones de la Comunidad de Paz de San José y de las ONGs internacionales que la acompañan, acerca de donde se encuentran los grupos al margen de la ley, se habían realizado entregas de personas comprometidas con la subversión”. Hace muy poco tiempo justo habían dicho que la comunidad y las mismas ONG eran colaboradoras de la guerrilla. Tanto una declaración como la otra son totalmente falsas pero sirven para aniquilar iniciativas de paz al margen de la guerra. No voy a hacer una enumeración de todas las repercusiones que suponen tanto una como otra declaración porque usted las conoce perfectamente, pero sí dejo mi reconocimiento a personas que han tenido tantas pérdidas humanas en manos del ejército, paramilitares y guerrilla, así como hostigamientos continuos a su proyecto.

Por otro lado, es bastante llamativo que a pesar de la desmovilización de paramilitares en Urabá (eje bananero) no han cesado las violaciones contra la comunidad.

También he participado en la Movilización de mujeres al Chocó del 25 de noviembre, día Internacional del no a la violencia contra las mujeres. Adjunto van dos comunicados con el objetivo de la movilización y un tercero en el que se informa que por primera vez las mujeres no hemos podido llegar al destino de la movilización: Quibdó, y el río Atrato. Bien es cierto que se continuó con el programa, pero 240 mujeres nos quedamos en el camino.

No poder llegar a Quibdó nos supuso a todas las mujeres una serie de sentimientos de frustración, tristeza, dolor..., tanto a las que nos quedamos a medio camino, como a las que esperaban en Quibdó, como a todas las mujeres de la Red Internacional de Mujeres de Negro que estaban acompañándonos el día 25 en una jornada de solidaridad con las mujeres de Colombia.

Ahora hay otro sentimiento muy importante: la vulnerabilidad de las mujeres del Chocó ha aumentado, tanto de las organizadoras de la movilización como la de las participantes. Los actores armados no toleran que haya voces autónomas que no quieran guerra, que sí quieran y trabajen por la paz con justicia y dignidad. Tenemos mucho miedo por estas mujeres.

Mujeres de Negro de Madrid, y estamos seguras que desde toda la Red Internacional de Mujeres de Negro, trasladamos aquí nuestra preocupación por estas mujeres, pidiendo protección y seguridad para ellas. Así como que el próximo año pueda desarrollarse sin problemas el 25 de noviembre la movilización nacional al Chocó, en el día Internacional del no a la violencia contra las mujeres.

Atentamente

M. Concepción Martín Sánchez
de Mujeres de Negro

Madrid a 10 de diciembre del 2004


Sr.D. Ernesto Zulueta
Director Secretaría de América Central y del Caribe
Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación
Pza. Marqués de Salamanca
Madrid
FAX: 91 577 91 83

Sr. D. Juan Villar Escudero
Consejero de la Embajada de España
Bogotá
consejero@embajadaespanacol.org

De M. Concepción Martín Sánchez
Mujeres de Negro contra la guerra de Madrid

Estimados señores Villar y Zulueta:

En primer lugar quiero agradecerles la disponibilidad, atención y ofrecimientos que nos dispensan, tanto en Madrid como en Bogotá.

En estas líneas quiero manifestar que he comprobado personalmente en Colombia la cotidianidad de los proyectos que acompañamos en la distancia.

He estado en Apartadó, en la Comunidad de Paz de San José. Esta iniciativa de paz, como tantas otras en Colombia, me ha impresionado de nuevo por su claridad y determinación en mantener su postura al margen de los actores armados y por el precio que están pagando. Ni el gobierno colombiano, ni el ejército, ni los paramilitares, ni la guerrilla la toleran ni respetan.

Ustedes conocen muy bien las declaraciones reiteradas del Sr. Uribe, de otros miembros del gobierno y del ejército, incriminando a la Comunidad de San José y las ONG internacionales que les acompañan por su relación con la guerrilla. No sé si conocen las declaraciones que el 16 de noviembre realizó el Coronel Duque (XVII Brigada del Ejército) en una radio de Apartadó, diciendo “que gracias a la colaboración, apoyo e informaciones de la Comunidad de Paz de San José y de las ONGs internacionales que la acompañan, acerca de donde se encuentran los grupos al margen de la ley, se habían realizado entregas de personas comprometidas con la subversión”. Como no han conseguido sus objetivos relacionándolos con la guerrilla, ahora el coronel Duque dice lo contrario para hacerlos blanco del otro lado, y así, paso a paso, ir destruyendo una iniciativa civil de paz. Ustedes son buenos conocedores de la realidad colombiana y saben muy bien todas las consecuencias que pueden generar las distintas declaraciones. (Entre paréntesis digo que entre las y los acompañantes extranjeros saben que hay españolas y españoles).

Por otro lado, es bastante llamativo que a pesar de la desmovilización de paramilitares en Urabá (eje bananero) no han cesado las violaciones contra la comunidad.

En Apartadó he conocido la realidad de la omnipresencia del paramilitarismo en Uraba, que atraviesa y controla todas las instituciones públicas, sin salvarse ninguna. La entrega de las armas por el grupo de paramilitares en Turbo ha sido una pantomima.

También he participado en la Movilización de mujeres al Chocó del 25 de noviembre, día Internacional del no a la violencia contra las mujeres. Adjunto van dos comunicados con el objetivo de la movilización y un tercero en el que se informa que por primera vez las mujeres no hemos podido llegar al destino de la movilización: Quibdó, y el río Atrato. Bien es cierto que se continuó con el programa, pero 240 mujeres nos quedamos en el camino.

No poder llegar a Quibdó nos supuso a todas las mujeres una serie de sentimientos de frustración, tristeza, dolor..., tanto a las que nos quedamos a medio camino, como a las que esperaban en Quibdó, como a todas las mujeres de la Red Internacional de Mujeres de Negro que estaban acompañándonos el día 25 en una jornada de solidaridad con las mujeres de Colombia.

Ahora hay otro sentimiento muy importante: la vulnerabilidad de las mujeres del Chocó ha aumentado, tanto de las organizadoras de la movilización como la de las participantes y nos preocupa su seguridad. Los actores armados no toleran que haya voces autónomas que no quieran guerra, que sí quieran y trabajen por la paz con justicia y dignidad. Tenemos mucho miedo por estas mujeres.

Con el Sr. Juan Villar tuve ocasión de hablar sobre la intención de la Embajada, por indicaciones de Cooperación, de apoyar iniciativas y proyectos de género y paz. Mujeres de Negro pide desde aquí que se preocupen e interesen cerca del gobierno colombiano por la seguridad de éstas mujeres.

El próximo año, de nuevo el 25 de noviembre, pretenden realizar otra movilización al Chocó. Serían 3.000 mujeres esta vez de toda Colombia. Tras los problemas de éste año tienen que trabajar considerando todas las dificultades posibles, para que puedan conseguir culminar con éxito la movilización y dar voz a las propuestas de paz de las mujeres. Queremos pedirles que apoyen éste proyecto política y económicamente, tanto desde España como desde la Unión Europea. Proyecto que consideramos servirá para empoderar a las mujeres, a la sociedad civil, frente a los actores armados.

Atentamente

Mª Concepción Martín Sánchez
de Mujeres de Negro

Madrid 10 de diciembre del 2004

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.