En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

¿Impaciencia revolucionaria? (Peace News)

Peace News 2459 (marzo 2005)

Sección:Objeción Fiscal al Gasto Militar
Domingo 27 de marzo de 2005 0 comentario(s) 1807 visita(s)

Un grupo de siete resistentes a los impuestos de guerra -los Peace Tax Seven- están a punto de iniciar pasos legales contra el gobierno británico a través de una revisión judicial por la Corte Suprema de la política de impuestos militares obligatorios. En el movimiento por la paz, hay los que argumentan que este enfoque no sólo está condenado al fracaso sino que además podría causar más perjuicios que beneficios. Para saber más acerca de ello, Peace News pidió a las dos posturas que expusieran sus puntos de vista. Esto es lo que dijeron:

Simon Heywood: Nosotros pensamos que la política de impuestos militares obligatorios contraviene los derechos humanos, como aparecen en la Convención Europea, así que son ilegales bajo la Ley de Derechos Humanos de 1998. Si el Tribunal nos da la razón, esta política será declarada ilegal, tal como fue el caso de las detenciones de Belmarsh. Pensamos que, como medio para lograr la paz y la justicia, la guerra no funciona y que nunca se intentó de manera seria. Creemos tener ya el derecho a que se reconozca este punto de vista. Queremos que los tribunales confirmen este derecho, y por el camino, queremos llamar la atención sobre temas de paz y del movimiento por la paz, y, lo que no es menos importante, difundir las noticias sobre las alternativas noviolentas a la guerra, que traen mucha más paz por cada libra de impuestos gastada.

Andreas Speck: Estoy de acuerdo en que necesitamos resistir a los impuestos militares. Como parte del equipo de la Internacional de Resistentes a la Guerra, empezamos hacer objeción a los impuestos de guerra en enero de 2002, después de la guerra de Afganistán como el primer «acto» en la llamada guerra contra el terrorismo, y hasta la fecha, la IRG ha sido llevada a juicio dos veces por ello. Sin embargo, tengo mis problemas con tu enfoque legalista. Primero, porque me parece demasiado estrecho. La objeción a los impuestos de guerra no es solamente cuestión de derechos humanos, también tiene que ver con «resistencia»: es decir, es un acto de desobediencia civil, y por ello un acto muy poderoso. La legalización quitaría mucho de la fuerza a este rechazo. Segundo, la acción legal sólo tiene sentido, si existe la posibilidad de ganar. No veo esta posibilidad, ya que no ha habido ningún debate dentro de la profesión jurídica, y hasta ahora, no hay ninguna organización internacional de derechos humanos que haya declarado la objeción de conciencia a los impuestos militares como derecho humano. Si se dan pasos legales y lo que se consigue es otra sentencia de un tribunal contra el derecho a rechazar el pago de impuestos para la guerra, el camino legal será obstruido para el futuro próximo.

SH: Hay que ser realista, pero por ejemplo no tendría sentido mantener la esclavitud solamente para aumentar el impacto (como resistencia) de la desobediencia civil contra la esclavitud. La resistencia sirve para progresar. Por supuesto existen siempre riesgos asociados a un fallo en contra, pero es difícil imaginarse un momento mejor para intentarlo que ahora. Tenemos un ejemplo de guerra muy claro a la que una persona razonable puede objetar; los tribunales están ocupados con casos relacionados con la guerra; la relación entre el estado y la ley seguramente es una cuestión de debate entre los especialistas jurídicos; y hay indicios de que se están haciendo concesiones a nivel internacional -por ejemplo en Italia. La legislación que permite apelar a los derechos humanos no se ha puesto a prueba aún, pero es la mejor de todos los tiempos en Gran Bretaña. Ninguna de estas cosas da una garantía para la victoria o disminuye las consecuencias de una derrota, pero estos peligros existirán siempre. Entonces, si no ahora, ¿cuándo?

AS: No creo que ahora sea el momento de ir a los tribunales con la objeción a los impuestos militares, ya que estoy seguro que perderéis, y el Acta de Derechos Humanos no tendrá mucha importancia al respecto. El último punto de referencia será el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en Estrasburgo, y allí no parece haber mucha probabilidad de tener éxito. En 1986, el TEDH declaró inadmisible un caso de objeción en Gran Bretaña, al igual que había hecho con solicitudes parecidas en 1983. ¿Cuándo sería un buen momento entonces? Cuando la resistencia fiscal sea un tema de debate legal y político: Cuando hayamos conseguido que las grandes organizaciones de derechos humanos se impliquen (por ejemplo, cuando Amnistía Internacional incluya la objeción de conciencia al gasto militar en sus informes sobre los países) y haya debate sobre el tema dentro de ámbitos más convencionales de la profesión legal. Estoy muy a favor de la impaciencia revolucionaria (aunque el reconocimiento legal difícilmente será una medida revolucionaria), pero también creo que hay que ser realista. Y tal como yo entiendo la situación política y legal, me parece que nos queda mucho camino aún.

SH: Las decisiones de inadmisibilidad de Estrasburgo son tan relevantes como cualquier otra decisión de hace dos décadas. Desde entonces ha habido mucha jurisprudencia en el TEDH, y la legislación ha ido evolucionando durante este proceso. La interpretación del artículo 9 era mucho más estrecha entonces que la que se suele hacer ahora, y tenemos buenas razones para sostener que no se pueden predecir las decisiones actuales partiendo de decisiones hechas hace veinte años. Sea cual sea la opinión de un juez sobre los argumentos de fondo, solamente un abogado muy extraño podría no ver que 2005 no es lo mismo que 1983; especialmente porque en los años que han pasado ha habido muchos casos que han ido saliendo adelante en Europa y en América del Norte, un buen número de libros y artículos, argumentos, decisiones y opiniones escritas, pasos hacia el reconocimiento legal en Italia que parecen significativos, y muchos miembros destacados dentro de la profesión legal que están trabajando este tema. Hace poco era noticia a nivel nacional, y mientras escribo no hay signos de que este interés esté disminuyendo. Pero en último término, el reconocimiento de derechos es un asunto legal. Si vamos ahora al tribunal, lo que hacemos es continuar una campaña legal e internacional que está bien establecida y que lleva décadas. No logrará todo, pero es probable que sirva para bien y no haga daño.

AS: Los Peace Tax Seven se centran en la acción legal, cuando la resistencia a los impuestos para la guerra aún no está bien arraigada; admitámoslo, seguimos siendo muy pocos en número. No soy muy optimista acerca del probable resultado de una revisión legal. No veo que haya debate sobre el tema dentro de la profesión legal, no veo que haya debate dentro de los organismos de derechos humanos, la ONU, el Consejo Europeo, etc. No estoy en contra de usar el camino legal, pero si no existe la posibilidad de ganar, que no creo que la tengáis, creo que realmente puede hacer más daño que bien.


Simon Heywood forma parte del grupo Peace Tax Seven. Ver http://www.peacetaxseven.com

Andreas Speck es miembro liberado de War Resisters’ International. Ver http://www.wri-irg.org


Traducción: K. Schlierf

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.