En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Se desconocen los objetivos reales de la misión de Afganistán en la que han muerto militares españoles.

"La democracia y la libertad", la igualdad para las mujeres, o la paz, no se encontraban entre ellos.

Sección:Afganistán
Martes 16 de agosto de 2005 0 comentario(s) 2990 visita(s)

Crónica Afganistán:
RAWA pide que se deje de apoyar a los fundamentalistas en Afganistán y se apueste por la democracia

La organización de mujeres afganas denuncia que los fundamentalistas y los señores de la guerra reciben apoyo del Gobierno afgano y EEUU

http://www.rawa.org/

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) Afganistán se dispone a celebrar elecciones legislativas el próximo 18 de septiembre y pese a que ya hace más de tres años de la caída del régimen talibán y de la presencia de tropas extranjeras encabezadas por Estados unidos en el país, no se ha producido "ninguna mejora social, política o económica", según denunció hoy en Madrid Mariam Raui, representante de la Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán (RAWA). Según esta defensora de los derechos de las mujeres afganas, los fundamentalistas y los señores de la guerra son quienes controlan el país gracias al apoyo tanto del Gobierno como de otros países e incluso en algunos casos de Estados Unidos. De ahí la necesidad de acabar con ellos por la vía de la democracia y no de la fuerza.

En una entrevista concedida a Europa Press, Raui subrayó que en su país se siguen "violando los derechos de las mujeres" y cometiendo violaciones, asesinatos o secuestros que en la mayoría de los casos no se investigan y cuando se hace sus responsables no son condenados. "Desde la caída de los talibán no ha habido ninguna mejora social, política o económica y los fundamentalistas y los señores de la guerra siguen dominando algunas partes del país", afirmó, y subrayó que "no sólo tienen poder político sino también militar" ya que cuentan con armamento e incluso con ejércitos privados a su servicio.

Ante este panorama, la representante de la organización feminista afgana se mostró convencida de que, aunque "las elecciones en general son un paso positivo en Afganistán", "los fundamentalistas, que tienen apoyo del Gobierno, de otros países vecinos como Pakistán e Irán, y en algunos casos de Estados Unidos también, directa o indirectamente, se apoderarán del Parlamento y ocuparán los escaños".

Por eso, añadió, "es muy importante" que las "pocas personas que realmente representan a las mujeres y los hombres afganos, los deseos de paz y prosperidad" estén representadas en el Parlamento como "candidatos independientes" y que cuenten con todo el apoyo posible tanto del pueblo afgano, como de organizaciones o gobiernos extranjeros. Este es el mensaje que Raui transmitió a los miembros de la comisión mixta Congreso-Senado para los derechos de la mujer y la igualdad de oportunidades, ante los que pronunció esta mañana un discurso. En nombre de RAWA, la representante invitó a senadores y diputados a prestar "su apoyo financiero, político y moral" a estos candidatos e incluso a enviar una delegación de apoyo a Afganistán.

PAPEL DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

En opinión de Mariam Raui, la comunidad internacional no está haciendo lo suficiente para ayudar a Afganistán pese a que "durante un breve periodo de tiempo tras el 11-S la comunidad internacional, los medios de comunicación, las agencias humanitarias y los distintos Gobiernos estaban preocupados" por este país y por prestar su ayuda, pese a que previamente a nadie le había importado que en los 25 años anteriores los Derechos Humanos hubieran sido "pisoteados" por soviéticos, la Alianza del Norte o los talibán. Estados Unidos se decidió a atacar con el "ejército mejor equipado y más avanzado" del mundo y bombardeó a un país "hambriento y pobre causando más víctimas que los atentados de las Torres Gemelas y el Pentágono", denunció.

Se consiguió que cayeran los talibán pero "no se mermaron sus recursos de combate" y luego surgió la crisis de Irak, añadió, y los medios de comunicación empezaron a decir que "las mujeres eran libres, que Afganistán era seguro y tenía una nueva Constitución y un presidente, y nadie estuvo ya interesado en hablar sobre Afganistán". Pero la realidad, según Raui, es que la situación "es trágica" y el país "no es libre".

Afganistán necesita de la ayuda exterior para salir de la situación actual y librarse de los fundamentalistas y de los terroristas de Al Qaeda presentes en su territorio. Para ello, según la representante de RAWA, hay que "dejar de apoyarles, porque política y militarmente son muy fuertes pero si no tuvieran armas no serían los gobernantes". Así, aseguró que si estas fuerzas se convirtieran en un "partido político pacífico serían bienvenidos". No obstante, "algunos de ellos son criminales en la historia de Afganistán y deben ser llevados ante la justicia por el Tribunal Penal Internacional y no deberían estar en el poder", previno.

DEMOCRACIA CONTRA EL TERRORISMO

Según explicó, su organización no defiende la presencia prolongada de las tropas extranjeras en Afganistán, sino que lo que desea es que éstas adopten una "política adecuada" que, además de "aportar seguridad" apoye la celebración de las elecciones y a los "grupos que representan la democracia y están en contra del fundamentalismo". "La lucha contra el terrorismo no es sólo lucha militar, bombardear Afganistán y destruir y matar a su pueblo, sino que el primer paso es construir la democracia para el pueblo", aseveró.

Por otra parte, en lo que respecta a la presencia de mujeres en el Parlamento y en el futuro Gobierno del país, Mariam Raui, que se encuentra en España a invitación de la ONG Paz Ahora, subrayó que lo importante no es que éstas estén presentes, algo que ya garantiza la Constitución en el caso de la Asamblea Nacional y que sucede en el actual Gobierno, en el que hay tres ministras, sino "cúal es su mentalidad y su idea de lo que son los derechos de las mujeres". "Desgraciadamente las ministras que hay actualmente en el Gobierno están comprometidas en cierta manera con los fundamentalistas y los señores de la guerra y no representan los deseos de las mujeres afganas de derechos e igualdad", concluyó.

Durante su intervención ante la comisión mixta, Raui tuvo palabras de reproche para el presidente afgano, Hamid Karzai, a quien acusó de no haber cumplido con sus promesas electorales de "seguridad, libertad, educación y un sistema sanitario para los afganos". También denunció la falta de libertad de expresión en el país, en contra de lo que afirma el Gobierno, ya que, dijo, "nadie puede hablar o escribir en contra de los líderes fundamentalistas". Contra estos fundamentalistas, señaló, "la única medicina que puede curar las heridas afganas es un Gobierno secular laico".

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.