En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

El dedo, la luna y George W. Bush (Amador Fernández-Savater)

La nueva derecha de la globalización (y la impotencia de la izquierda)

Sección:Anticapitalismo
Domingo 25 de septiembre de 2005 2 comentario(s) 4170 visita(s)

AMADOR FERNÁNDEZ-SAVATER
Director la revista ‘Archipiélago’*

¿Se está tomando alguien la molestia de analizar en profundidad la fuerza del fenómeno neoconservador en EE UU? La segunda victoria electoral de George W. Bush dejó perpleja a la izquierda del planeta entero: “¿cómo posible que la gente haya votado a un candidato sostenido clarísimamente por terribles mentiras que han sido desmontadas públicamente (Abu Ghraib, Michael Moore, armas de destrucción masiva, etc.)?” La respuesta más obtusa: “los americanos son tontos, miedosos, agresivos, no leen, no viajan, no sabrían ni señalar dónde está España en un mapa”. American way of life. Por tanto, nada de lo que inquietarse en Europa (a pesar de Haider, Berlusconi-Fini, Le Pen, etc.). La indignación moral y el desprecio contra la ‘América media’ (en los dos sentidos) se comen el espacio de un análisis riguroso sobre la potencia del imaginario cristiano fundamentalista y la decadencia imparable de la izquierda para producir deseo y sentido en los tiempos estallados de la globalización.

Sin embargo, hay populismo de derechas para rato. La máquina de guerra ‘neocon’ manipula como nadie los símbolos de comunidad en una época sin comunidad, codifica todos conflictos económicos y sociales entre ricos y pobres como conflictos culturales entre progresistas y conservadores (las llamadas cultural wars), sintoniza muy bien con los miedos de una “mayoría silenciosa” ambivalente, instrumentaliza el imaginario populista norteamericano (rechazo instintivo de la burocracia federal, énfasis en la independencia, la propiedad descentralizada y los valores comunitarios) y redirige cínicamente el ‘resentimiento de clase’ de millones de huérfanos de la globalización contra fantasma de una ‘nueva clase’ de ‘intelectuales elitistas de izquierdas’ que, al erosionar supuestamente los valores tradicionales y los lazos comunitarios (familia, vecindario, nación, ética del trabajo, etc.), han contribuido a producir pobreza, desempleo, delincuencia, etc. Y en lugar de meditar seriamente cómo es posible que el Partido Republicano sea para tantas personas humildes el defensor de la “gente común”, gran parte de la izquierda se limita al juicio moral (“fascistas, machistas, patrioteros, paletos, homófobos, etc.”). Se dice que “cuando el dedo señala la luna los idiotas miran el dedo”. Pues bien, el dedo neoconservador señala problemas reales que afectan a millones de personas (seguridad en las calles, descomposición de las escuelas, barbarización del vínculo social, precariedad de la vida, violencia generalizada, evaporación de toda cultura del respeto, etc.), mientras los idiotas se quedan mirando el dedo (sus propuestas represivas).

¿Se parecen los neoconservadores a los viejos conservadores como De Bonald o De Maistre? ¡En absoluto! Los neoconservadores tienen un proyecto imperial de gobierno estadounidense del globo y un proyecto de remodelación social encaminado hacia lo que Bush llama ownership society (sociedad de propietarios). Es decir: para ellos no se trata simplemente de ‘mantener la casa bien ordenada’, sino de dirigir el mundo entero. No se trata tan sólo de conservar la tradición, sino de fundar un nuevo lazo social y de fabricar un nuevo tipo de ciudadano, el individuo propietario desvinculado de cualquier trama social de obligaciones, responsabilidades y cuidados. La izquierda se desgañita contra esta fantasía ‘neocon’ y señala sus mimbres podridos: desastre en Irak, endeudamiento permanente, cálculos absurdos en los planes para privatizar las pensiones, etc. Pero sus protestas tampoco funcionan. Como explicó un alto funcionario de la Administración Bush al periodista Ron Suskind en la TV: “Usted pertenece a la comunidad que se basa en la realidad, esto es, todos aquellos que creen que las soluciones surgen de un estudio minucioso de la realidad apreciable. Pero el mundo ya no funciona así. Ahora somos un imperio, y cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad. Y mientras vosotros estudiáis la realidad, tan minuciosamente como queráis, nosotros volvemos a actuar, creando nuevas realidades, que podéis seguir estudiando, y es así como saldrán las cosas. Somos los actores de la historia... y todos vosotros sólo servís para estudiar lo que nosotros hacemos”.

¿Y en España? Por un lado, el Gobierno del PP y su entorno mediático promovieron y jalearon cualquier desregulación económica que disminuyera (aún más) la autonomía de lo político frente al mercado. Por otro lado, trataron de aprovechar la angustia que produce el vaciamiento de todas las formas de pertenencia tradicionales insistiendo en el discurso nacionalista español. Nacional-liberalismo. Pero nunca se atrevieron a llegar tan lejos como ahora en la impugnación de los mecanismos procedimentales del sistema de partidos: cuestionamiento de la victoria electoral del PSOE el 14 de marzo, sospechas sobre su participación en el mismo atentado, etc. Eso anima a algunos a hablar de “neofranquismo” (fantasmas de guerra civil, etc.). ¿Es un término adecuado para nombrar y describir la estrategia del PP, Libertad Digital, FAES, etc.? Desde luego, la derecha está manipulando con mucha eficacia el imaginario victimista de las “dos Españas” (1936, el nacionalismo vasco, la crisis de la familia, etc.). Pero, ¿hay algún aspecto nuevo en esta derecha (integrada, como el caso de los ‘neocon’, por numerosísimos ex-izquierdistas radicales)? Por ejemplo, la manifestación contra el matrimonio homosexual, ¿ha sido una expresión activa del conservadurismo tradicional patrio o bien la producción de un chivo expiatorio que condensa los miedos a la “crisis de los cuidados” y la erosión contemporánea del lazo social?

Cuando “todo lo que era sólido se desvanece en el aire”, la derecha neoliberal y populista se mueve como pez en el agua. La izquierda oficial no puede hacerle frente, porque carece de todo lo necesario para ello (arraigo social, ideales y mitos, convicciones profundas, inteligencia, honestidad, etc.). Tampoco los movimientos sociales pueden considerarse a sí mismos una respuesta total: atraviesan el mismo desierto de lo real en el que pesca la derecha populista, pero sus experimentaciones concretas y locales de lazo social, comunidad y valores alternativos no pueden (ni deben, según creo) tratar de hacerse cargo de la hondura de su vacío. Eso sí, en lugar de juzgar y moralizar tanto, se puede tratar al menos de pensar con quién se comparte ese filo de navaja que es hoy en día nuestro mundo.

Nota
‘Archipiélago’ prepara para octubre de 2005 (en colaboración con la Universidad Internacional de Andalucía) un seminario sobre el ascenso global de la derecha neoliberal y populista.


Publicado en Diagonal nº 12, del 1 al 14 de septiembre de 2005

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Dedos y lunas, respuestas y preguntas

    25 de septiembre de 2005, por Crates perezoso

    La ’izquierda oficial’ no está falta, sino sobrada de mitos (si incluimos al PSOE en izquierda oficial, contiene el mito de que es izquierda; y de todo lo que está a la izquierda del PSOE, para que vamos a contar). Despojada de mitos y abastecida de sentido común y participación, todo lo demás se le dará por añadidura.

    En cuanto al dedo y la luna: una de tres, o la derecha neocon está dando soluciones a esos problemas generales, o no son verdaderos problemas generales, o no está dando soluciones. En el primer caso, no hay más cera que la que arde, y la derecha tendrá razón; en cualquiera de los otros dos casos, el problema se ’reduce’ a que la persona que lo percibe se haga responsable de sus ideas y a que explique al vecindario que está satisfecha con la solución de derechas porque está en un error, no a analizarle.

    Cabe que no sean problemas generales, sino parciales. La fobia a la conducta sexuales alternativas a la propia, por ejemplo, es eso, fobia a las conductas sexuales alternativas a la propia, no «erosión de un vínculo social»; el apego de un niño a un móvil que le roban los gitanillos del colegio es eso, apego de un niño a un objeto de consumo que le roban los gitanillos del colegio, no «barbarización de las relaciones sociales». Una «víctima de la sociedad» que se hace fascista es un fascista, no una victima de la sociedad. Incluso aunque se esté de acuerdo o muy de acuerdo con la parte del artículo de Zizek que señala estos problemas, o con el artículo donde alguién tan cutre como Wilhelm Reich las señalaba hace ochenta años, lo que queda no es buscarles vueltas a las cosas que no las tienen. O como diría aquel: «Dazwischen gibt es nichts» (premio para el que sepa quien era aquel).

    Claro, que igual hay que buscarles vueltas para tener un dedo al que mirar cuando la luna cae sobre nosotros.



  • El dedo, la luna y George W. Bush (Amador Fernández-Savater)

    18 de agosto de 2007, por  yahoo.com.ar">parapiti pora

    Opinión DÓLARES DE GEORGE W. BUSH PARA LA IZQUIERDA EN PARAGUAY LUIS AGÜERO WAGNER
      «Si un sacerdote viene hacia nosotros para realizar una labor política conjunta y cumple con probidad el trabajo de partido, sin combatir el programa de éste, podemos admitirlo en nuestras filas, ya que una organización política no puede examinar a sus militantes para saber si no existe contradicción entre sus conceptos y el Programa partidario» ( Lenin, en «Actitud el partido obrero hacia la religión»).
      El peculiar izquierdismo regado por dólares de la embajada norteamericana, que se ha hecho sentir en la encarnizada lucha por el destaque periodístico y el ascenso político que hoy envuelve a toda la sociedad paraguaya, con el nombre de «Bloque Social y Popular», ha emitido en estos días uno de los más disparatados comunicados en la historia política de este país, instando a la oposición a «retirarse del proceso electoral» si resultase impugnado el obispo católico Fernando Lugo, pre-candidato opositor a la presidencia de Paraguay.

    Antes de analizar el grado de «ingenuidad» implícita en el hecho de pretender confiar en que nadie de entre la inconsecuente y codiciosa oposición paraguaya se ofrecerá como voluntario para hacer de oposición rentada, legitimando a la ANR (partido gobernante hace más de 60 años) en las elecciones del 2008 a cambio de acceder al olimpo del consumo suntuario que marca a la privilegiada clase política del subdesarrollo, conviene acotar al margen que algunos de los más importantes referentes de dicho bloque surgieron en la izquierdista «Casa de la Juventud» de Paraguay.

    En el 2004 la susodicha «Casa de la Juventud» recibió 127.000 dólares de la Inter American Foundation (IAF), por dos años, supuestamente para «proporcionar apoyo institucional, educativo y técnico a organizaciones para jóvenes. La donación de la IAF teóricamente apoyaría la participación de los jóvenes en audiencias públicas, fortalecería sus destrezas para la búsqueda del consenso y financiaría el diseño de campañas públicas de información y otorgamiento de pequeñas donaciones a jóvenes paraguayos de aproximadamente 10 localidades.»La Casa" supuestamente beneficiaría a cerca de 4.200 jóvenes de vecindarios de bajos ingresos.


    La lucha social franquea los muros de la política

    Sin embargo, súbitamente, los beneficiarios principales de la «ayuda» de IAF -Rocío Casco y Karina Rodríguez.- en lugar de atender esos asuntos, se zambulleron en el proselitismo municipal y realizaron una ruidosa campaña con costosos afiches y onerosos avisos publicitarios en la Televisión local, logrando hacerse de un curul en la Junta Municipal de Asunción, luego de las elecciones de Noviembre de 2006.

    Para conocer mejor el origen del dinero invertido en la promoción política de estos grandes enemigos del imperialismo, viene al caso aclarar que la Fundación Interamericana (IAF-The Inter-American Foundation) esuna agencia de cooperación internacional del Gobierno de los Estados Unidos, fundada en 1969, apoya proyectos de desarrollo creativos, sustentables y participativos propuestos por grupos de iniciativas de ciudadanos en América Latina y el Caribe. La Fundación Interamericana está gobernada por un Consejo Directivo integrado por nueve miembros designados por el Presidente de EEUU (hoy el vilipendiado George W. Bush) y ratificados por el Senado de los EEUU (hasta hace poco controlado por halcones republicanos partidarios de las leyes antiterroristas, las masacres de Irak y Afganistán, los bloqueos a Cuba, etc.). El mismo origen tienen, dicho sea de paso, los dólares que bancaron a los bien remunerados disidentes que «lucharon contra Stroessner» en los últimos meses de dicho gobierno, luego de haber permanecido por más de tres décadas en posición de la más abyecta sumisión a «mi general».

    Dirigentes del mismo grupo «izquierdista, revolucionario y anti-imperialista» como Camilo Soares y Richard Ferreira, habían asistido por su parte a la Segunda Asamblea del Movimiento Mundial por la Democracia, organizada por la «filantrópica» entidad norteamericana National Endowment for Democracy (enemiga declarada de los gobiernos izquierdistas-revolucionarios del sub continente y financista de la propaganda imperialista) , y realizada en la ciudad de São Paulo, Brasil, en noviembre del año 2000.
      Exhortos de contramano con la tradición local

    La facilidad con que aceptan dólares procedentes de Washington estos grandes revolucionarios de nuestra izquierda lunática, que constantemente se llenan la boca condenando al imperialismo y al capitalismo salvaje mientras vivan a las revoluciones cubana y bolivariana, no constituyen precisamente una prédica que aliente con mucha fuerza la actitud de dignidad y consecuencia opositora que reclaman a los demás actores políticos en caso de impugnación. De cualquier manera, ya que sólo ellos son la insignia de la pureza e inocencia política, le recomiendo que para conocer más a fondo la tradición del ambiente en que están insertos visiten el archivo del terror y consulten el libro P34, donde consta que el 19 de enero de 1977 el mismo Pastor Coronel fue investido por los liberales como árbitro de las disputas dentro de la «oposición», fallando a favor del grupo de Fulvio Celauro y Serviliano Alonso Peralta en perjuicio del prócer de la democracia Domingo Laíno, lo cual llevó a éste último a descubrir la dictadura de Stroessner casi un cuarto de siglo después que esta se hubiera iniciado. El servilismo a los intereses colorados que encarnaban en Stroessner por parte de los «opositores» liberales llegaba más lejos, ya que el 13 de Octubre de 1978 el Escribano Emilio Vallejos Chenú y Tadeo Centurión Sostoa informaban al Jefe de Investigaciones que al día siguiente (el 14) los «usurpadores» del nombre y símbolos partidarios liberales (los dirigentes del naciente PLRA) organizaban un «baile de carácter político», por lo cual solicitaban la intervención de las fuerzas represivas para desbaratarlo. En conclusión, pedir a nuestra oposición que renuncie al zoquete para presionar al gobierno a que no impugne a Fernando Lugo, es tan ingenuo como pedir a nuestros izquierdistas revolucionarios que renuncien a financiar campañas proselitistas con dólares procedentes de Washington.
      USAID y la revolución marxista

    Una pista que quizá ayude a comprender el enigmático comportamiento de la oposición paraguaya, tal vez pueda encontrarse en el famoso libro sobre el caso Watergate («Todos los hombres del presidente») del periodista del Washington Post , Carl Bernstein. En aquella narración testimonial el famoso informante Garganta Profunda aconsejaba al investigador, ante cualquier interrogante en su investigación periodística sobre el escándalo que envolvía a la administración Nixon; «seguirle la pista al dinero»(Follow the Money). Este sabio consejo que no ha perdido vigencia podría ayudarnos a atar cabos que quedaron sueltos en la pasada década, cuando el presidente paraguayo Juan Carlos Wasmosy destruyó la banca nacional paraguaya con el repaldo de la embajada norteamericana y el FMI, dejando un tendal de entidades financieras quebradas y ahorristas estafados.

    Gran parte de aquel dinero volatilizado en medio de una tormenta social y política hoy reaparece en las campañas políticas, luego de haber esperado prudentemente una década en la semipenumbra. Es que no se puede exigir mucha formalidad en un ambiente dominado por representantes políticos de la mafia, menos aún cuando muchos impolutos «luguistas» de la izquierda revolucionaria y anti-imperialista que militan en movimientos marxistas-leninistas, acceden al curul en la Junta municipal con dólares de la Inter-american Foundation controlada por George W. Bush y sus halcones republicanos, o se invierten en promoción política de nuestra izquierda radical del «Bloque Social y Popular», los verdes billetes pellizcados a la USAID por los financistas del Movimiento Popular Tekojoja (Raúl Monte Domecq y Guillermina Kanonikoff) «para la publicación de material didáctico de comisiones vecinales».

    Para tratar de entender el grado de incoherencia implícito en utilizar dólares de la USAID para financiar al luguismo, debemos recordar que el origen de dicha nube de querubines se remonta al Plan Marshall para la reconstrucción de Europa, al término de la Segunda Guerra Mundial y al Programa Punto Cuarto de la Administración Truman. En 1961, el Presidente John F. Kennedy transformó el Proyecto de Ley de Asistencia Exterior en ley y a través de un decreto creó USAID. (November 3, 1961, President John F. Kennedy established the U.S. Agency for International Development, USAID). Hoy día el director para América Latina y el Caribe de USAID es Adolfo Franco, nacido en Cuba, en la ciudad de Cárdenas. Adolfo Franco pertenece al clan de asesores miamienses que orienta las políticas del Gobierno Bush acerca de Cuba. Bien integrado a la clase más adinerada de su nueva patria, ha estudiado en Iowa y ha trabajado en Missouri antes de «casarse» con la congresista cubano-americana Ileana Ros-Lehtinen. Extremista de derecha de la escuela de Otto Reich y Roger Noriega, Franco confesó ante un subcomité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes que su agencia regaló 20 millones de dólares a sus amistades mafiosas de Miami en menos de tres años. La mayor parte de este dinero fue destinada a las distintas organizaciones miamienses que se dedican a la ’fabricación’ de ’disidentes’ «generosamente remunerados», cuando no están promoviendo magnicidios, atentados terroristas en hoteles de La Habana o instalando explosivos en vuelos de Cubana de Aviación.-

    Apoyo mediático de la Ultraderecha
      En lo que respecta al apoyo mediático recibido por candidatos siempre «al frente de las encuestas» pero en cuyos actos políticos no vuela una mosca, vale recordar que destacan entre los principales propagandistas gente como Aldo Zucolillo, quien logró congraciarse en 1987 con el agente de la CIA y presidente de la Freedom House Leonard Sussman, recibiendo una generosa lluvia de dólares de la National Endowment for Democracy para cambiar su oficio de alabardero de los dictadores Jorge Rafael Videla , Alfredo Stroessner y mecenas del encargado del centro de detención y torturas de la dictadura paraguaya (Antonio Campos Alum), por el de «luchador por la democracia».
      Revolución sui generis

    Ya en 1909 Lenin se ocupó del problema que plantearía Fernando Lugo en Paraguay 98 años después, cuando en el número 45 de «Proletari» afirmó que se podía aceptar a un religioso en el partido comunista, dado lo desaconsejable de una guerra política contra la religión (como la que emprendiera Bismarck hacia 1870 contra el Partido Católico Alemán con persecuciones policíacas). También preparó una coartada en caso de impugnación -recordando el prólogo de Engels al folleto de Marx sobre la guerra civil en Francia-, donde aunque aquel reconocía la relación antagónica entre la religión y el partido obrero, declaraba que la religión era un asunto privado con respecto al estado. La inclusión de los dólares imperialistas y de la embajada norteamericana como vanguardia en la praxis del movimiento revolucionario, sin embargo, es una innovación en la que los «luguistas» y la izquierda paraguaya se llevan todas las palmas.




Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.