En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Se confirma que los señores de la guerra afganos se sentarán en la Wolesi Jirga.

Gracias, Fuerzas Armadas.

Sección:Afganistán
Miércoles 12 de octubre de 2005 2 comentario(s) 2626 visita(s)

Insumissia lo advertía en su momento (ver «Criminales de guerra amparados por la OTAN y la ONU en el «proceso democrático» de Afganistán»). Ahora que alguna agencia de noticias lo difunde ya como una certeza surgida con el 90% de los votos escrutados de unas elecciones caracterizadas por cualquier cosa menos por el voto libre y secreto, apenas se hace eco nadie en los «mass media» españoles. Pero la cosa no se podrá prolongar mucho: el 22 de octubre se conocerán los resultados oficiales.

AFGANISTAN-ELECCIONES

Los señores de la guerra afganos se sentarán en la Wolesi Jirga

Bonino había advertido de la dificultad de desarmarlos si ganaban escaños

Agencia EFE

Farhad Peikar

Miércoles, 5 de octubre 2005

Conocidos señores de la guerra afganos, algunos acusados de abusos contra los derechos humanos, lideran el recuento de las elecciones legislativas del pasado 18 de septiembre en Afganistán, escrutado el 90 por ciento de los votos.

Como se sospechaba, varios comandantes de milicias y antiguos muyahidín, además de algún ex talibán, estarán con casi total seguridad entre los 249 parlamentarios de la Wolesi Jirga (Cámara Baja), a falta de que se divulguen los resultados definitivos.

Escrutado el 90 por ciento de los votos emitidos por los 6,8 millones de afganos que participaron en los comicios parlamentarios y provinciales, el resultado ofrece los quebraderos de cabeza que se temían observadores como la Unión Europea (UE).

Los resultados provisionales de algunas provincias serán dados a conocer mañana, jueves, aunque faltarán por anunciar los de lugares como Herat, Paktika o Khost pues se ha decidido divulgarlos por fases, y el recuento definitivo no será público hasta el día 22.

Pero, según señala hoy la página web de la Comisión Electoral afgana (JEMB), la suerte parece echada en provincias como Kabul.

Encabeza el recuento Hayi Mohamed Mohaqeq, un conocido «señor de la guerra» de etnia hazara acusado de liderar un Ejército durante la época de los muyahidín, seguido del ex jefe militar Yunus Qanuni, principal opositor al presidente afgano, Hamid Karzai.

Se da la circunstancia de que ambos quedaron tercero y segundo, respectivamente, en las elecciones presidenciales del pasado año, que ganó Karzai con claridad.

En cuarto lugar por la provincia de Kabul aparece Abdul Rub Rasoul Sayaf, quien fue acusado de abusos a los derechos humanos durante las guerras de los muyahidín y de relaciones con la red terrorista Al Qaeda.

Un informe de la organización de derechos humanos Human Rights Watch, con sede en Nueva York, ha señalado que Sayaf y otros candidatos están acusados de abusos a los derechos humanos y mostrado su disconformidad con que fuesen incluidos en las listas.

Otros candidatos controvertidos que, con casi total seguridad, se sentarán en la Wolesi Jirga son el ex comandante Haji Almas, quien se presentó por la provincia de Parwan y ha sido relacionado con el tráfico de opio, o Hazrat Ali, a quien se ha relacionado con las milicias y que lidera la lucha por Nangahar.

Además, han obtenido buenos resultados Burhanuddin Rabbani, que fue presidente de 1992 a 1996 -la época más sangrienta hasta la llegada de los talibanes- por Badajhshan; el ex comandante talibán mulá Abdul Salam Rocketi por Zabul, y Qayuom Karzai, hermano mayor del actual mandatario, por Kandahar.

Los señores de la guerra han controlado tradicionalmente grandes partes de Afgansitán y siguen teniendo un fuerte poder en sus feudos pese al proceso de desarme puesto en marcha por la ONU, por el que han entregado sus armas 62.000 ex comandantes de milicias.

Pese a que la ley electoral prohibía expresamente que se presentasen a los comicios comandantes de milicias armadas ilegales, finalmente se permitió que concurriesen conocidos señores de la guerra, muchos de ellos con lazos con las drogas y las organizaciones criminales, sobre todo en las zonas rurales.

El grupo de observadores enviado por la UE a Afganistán, encabezado por Emma Bonino, criticó la presencia en las listas de señores de la guerra a los que, una vez elegidos para la Wolesi Jirga, será más difícil desarmar.

En cualquier caso, habrá que esperar hasta el día 22 para conocer el resultado definitivo de estas elecciones.

El portavoz del JEMB dijo además hoy a EFE que más de 400 urnas no han sido contadas todavía debido a acusaciones de fraude e irregularidades de votación, y que se están analizando una por una para determinar si deben ser declaradas inválidas.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.