casco insumissia fusil roto

Insumissia

El artículo 8º de la Constitución española

El artículo 8º de la Constitución española

Javier Ortiz
Apuntes del Natural

Publicado en Rebelión

La alusión al papel de las Fuerzas Armadas como defensoras de la integridad territorial y el ordenamiento constitucional de España, realizada ayer por José Mena Aguado, teniente general de Sevilla, en el discurso que pronunció en la capital andaluza con motivo de la Pascua militar, ha levantado una enorme polvareda y, según todas las trazas, va a costarle su puesto de jefe de la Fuerza Terrestre del Ejército de Tierra. Mena aludió a esa atribución de funciones que figura en el artículo 8º de la Constitución tras referirse al Estatuto de Cataluña aprobado por el Parlament, que contiene, según él, aspectos inadmisibles para la milicia. (*)

La propuesta de su destitución ha partido del propio jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz Roldán. Dicen que se le acusará de haber violado las ordenanzas que prohíben a los militares hacer manifestaciones de índole política.

Parece fuera de toda duda que a Mena Aguado, que tiene 63 años y se prepara para pasar a la reserva dentro de dos meses, no se le calentó la boca, sino que midió bien sus palabras, consciente de los efectos que tendrían sobre la llamada «clase política», claro está, pero también sobre no pocos de sus compañeros de armas. Y lo cierto es que, si su intervención puede ser tildada de extemporánea e impropia de un alto mando castrense, de lo que de ningún modo cabe tacharla es de inconstitucional. Se atiene no sólo a la letra, sino también al espíritu del artículo 8º de la Constitución.

Quienes fueron testigos en su momento de cómo hizo su entrada ese artículo en el texto constitucional recuerdan que llegó de la mano de un conocido diputado de la derecha, que lo presentó con mucha solemnidad y dijo, sobre poco más o menos: «Aquí está este artículo, que viene de donde os podéis imaginar. Su redacción es innegociable». Y se introdujo tal cual.

Ese artículo es un auténtico desastre, porque atribuye a las Fuerzas Armadas un papel arbitral de primerísima magnitud, sin fijar de ningún modo en qué condiciones y por decisión de quién habría de ejercerlo. Tal como está redactado, nada impide interpretar que corresponde a las propias Fuerzas Armadas la facultad de dictaminar cuándo está en peligro «la integridad territorial de España», es decir, cuando ha de cumplir con su deber interviniendo para defenderla.

No se redactó así por casualidad, sino precisamente para dejar abierta esa puerta a la indeterminación.

Estoy seguro de que el teniente general Mena Aguado, que no es un chiflado de tres al cuarto, ha creído que al lanzar públicamente esa advertencia se hacía intérprete de un sentimiento extenso dentro de las Fuerzas Armadas. No me creo que haya realmente en estos momentos mandos militares que se planteen siquiera la hipótesis de un golpe de Estado -algo que en las actuales condiciones locales e internacionales resulta verdaderamente impensable-, pero sí me creo, y me encaja bien, que hayan pensado que una cierta presencia tutelar del artículo 8º en el debate sobre el Estatut podría contribuir a reenderezarlo en el sentido que les conviene.

Tampoco me extrañaría nada -nada de nada- que ciertos elementos del PP hayan puesto en circulación la idea de que una apelación de ese estilo al artículo 8º podría resultar muy «patriótica» y conveniente.

(*) Esto fue lo que dijo exactamente: «Siempre he recalcado que los militares no debemos entrar en disquisiciones políticas, que lógicamente corresponden a los políticos. Ahora bien, es nuestra obligación alertar de las graves consecuencias que tanto para las Fuerzas Armadas como institución como para las personas que las integran podría conllevar la aprobación del Estatuto de Cataluña en los términos que está planteado». A continuación, recalcó los tres puntos que «son verdaderamente preocupantes» para la milicia: el término de nación, la lengua y la justicia. Y añadió: «Si esos límites fuesen sobrepasados, lo cual en estos momentos, afortunadamente, parece impensable, sería de aplicación el artículo 8º de la Constitución».

www.javierortiz.net

Nota de Insumissia. Para refrescar, copiamos aquí el artículo 8º de la Constitución Española:

1. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

2. Una ley orgánica regulará las bases de la organización militar conforme a los principios de la presente Constitución.

  • 21 de agosto de 2010 11:05, por eugenio

    La Constitucion hay que respetarla y es de sentido común y además el más común de los sentidos (menos claro está los defensores de los nazionalismos sparatistas) que obra en el pensar de la mayoría de los españoles

    • 23 de agosto de 2011 14:33, por Alfred

      Si sentido común es impedir por la fuerza de las armas (por citar la frase del Decreto de Nueva Planta) el ejercicio del derecho (superior, anterior, previo a la Constitución, y que la propia ONU i UE han reconocido, y en casos bien recientes) de libre autodeterminación de los pueblos,,, Pues viva las caenas!!

      Eso no es democracia. Ni impedir el ejercicio de ese derecho inalienable ni amenazar con reprimirlo vía ejercito.

      Saludos

      • 14 de octubre de 2012 00:59, por Jeremías Fernández (León).

        Que el Ejército va a defender la Constitución, cuando y donde sea preciso, es bien cierto.
        Que nadie tenga la menor duda.
        Si el propio Rey se achanta o ironiza en respuesta a las algaradas independentistas vascas y catalanas, si el propio presidente Rajoy, les contesta diciendo "no es tiempo de plantear estas cosas" en lugar de un rotundo: "No es posible plantear la secesión de España de Comunidad Autónoma alguna, ya que no lo permite la Constitución Española", el Ejército hará lo que tenga que hacer de acuerdo al artículo 8 de la Constitución Española, pese a quien pese.
        El Ejército no ejerce de políticos, ni de incompetente Rey.

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración