En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

¿En qué se gastaron los fondos reservados españoles para la guerra de Iraq?

Infomoc

Sección:Iraq
Martes 7 de febrero de 2006 2 comentario(s) 2797 visita(s)

De la revista INTERVIÚ

Los fondos reservados de la guerra de Irak.

Maletines cargados de euros y dólares llegaban a Irak procedentes de
los fondos reservados del Estado. Fajos de billetes del Credit Suisse
Bank de Zúrich volaban hasta las bases españolas en Irak.
Reportaje por: Luis Rendueles / Manuel Marlasca

¿Nadie sabe cuánto se gastó allí en fondos reservados?. Un
oficial de inteligencia español que participó en la guerra de Irak
asegura que el dinero con el que el Ejército pagaba distintas
necesidades llegaba en maletas y en helicóptero: “Una vez, el 14 de
diciembre de 2003, vino con el ministro Trillo en helicóptero desde
Basora; otras veces desde Hilla, donde estaban los polacos, que eran los
jefes de la División”. La foto de la maleta con el dinero procedente de
un banco suizo que acompaña este reportaje se tomó en el viaje del
entonces ministro de Defensa, confirman fuentes militares. “La maleta
viajó en el helicóptero del ministro, en el que fue su segundo viaje a
Irak. Allí iban media docena de personas”, explican.

Según datos facilitados por el Gobierno actual al Parlamento, España
gastó casi 370 millones de euros (más de 61.000 millones de pesetas) en
la operación de Irak. El actual ministro de Defensa, José Bono, explicó
en el Congreso que 262,7 millones se gastaron en temas militares, y
otros 107, en ayuda civil y preparación de la Conferencia de Donantes de
Madrid.

“El dinero se usaba para comprar jefes de tribu y políticos locales”,
asegura uno de los militares de la segunda sección de la Brigada Plus
Ultra, la que manejaba los fondos reservados. En ocasiones, ese dinero,
cuyo uso está aprobado por la ley, se mezclaba con los pagos para la
reconstrucción. “Tú le dabas a un jeque mil o dos mil euros con la
excusa de que era para reconstruir un colegio; sabías que al colegio iba
una cuarta parte y el resto se lo quedaba él, pero así le tenías ya
cogido. ¿Eso es ayuda humanitaria o es algo más?”, se pregunta un
oficial de inteligencia veterano de las misiones en Bosnia e Irak.

“Nosotros siempre pagábamos con dólares”, añade este agente. “Un chivato
podía costarnos entre veinte y cien dólares. Nos daba datos de tráfico
de armas, de emboscadas que nos querían hacer, ese tipo de cosas”. Este
militar asegura que entre ellos y los agentes del CNI había diferencias:
“Ellos movían cinco veces más dinero que nosotros. Pagaban cinco y diez
mil euros con mucha soltura. Estaban en la base con nosotros e iban
sobrados”. Ocho agentes españoles habían sido asesinados en Irak desde
el comienzo de la guerra, y según este oficial, los espías trataron en
vano de comprar a algún lugarteniente de Muqtada Al Sadr, el clérigo
chií que dirigió la rebelión contra las tropas españolas en abril de
2004. “No se podía comprar a nadie. De un lado, esa gente recibía dinero
de Irán. De otro, si traicionaban a su gente, había que darles salida
porque, si no, eran hombres muertos”, añade este veterano.

Según las mismas fuentes, el uso de fondos reservados fue totalmente
legal e imprescindible. “No creo que nadie pretenda que se hagan
transferencias de bancos en la guerra; simplemente se pedía el dinero al
jefe, y si estaba de acuerdo, nos lo firmaba”, comenta uno de los
oficiales consultados para este reportaje. También fueron eficaces,
según los militares sobre el terreno. “En Diwaniya se controló bien a la
gente, a los que tenían ambiciones se les daba un cargo en la policía o
algo; lo mismo se hacía con los politicuchos locales. A los jeques y
jefes de tribu se les compraba; no hacía falta mucho dinero”. A veces,
sin embargo, comprar voluntades tenía sus riesgos. “A algunos les
llamábamos y les dábamos mil dólares. A los pocos días volvían y pedían
más. Nos decían que, si no, tendríamos problemas”. En cuanto a los
políticos, oficiales españoles que participaron en la entrega de dinero
aseguran que “si hay un grupo político que te tira piedras y otro no,
aunque no te aplauda, tú ayudas al último. Es una cuestión de sentido
común, una inversión”.

Lo que no hicieron los militares españoles fue comprar con fondos
reservados a periodistas para que informaran bien de la guerra. The New
York Times publicó la semana pasada que el Gobierno de Bush gastó más de
20 millones de dólares para que la empresa Lincoln Group, una tapadera,
consiguiera publicar en periódicos iraquíes de la provincia de Al Anbar
varios artículos sobre la cara buena de la llegada de los militares.
“Los americanos lo hicieron en una zona suní. Nosotros no te teníamos
ese problema, los chiíes no querían a Sadam. No tuvimos que comprar
periodistas, ni nos lo planteamos, pero supongo que no serían caros”,
matiza otro oficial de inteligencia.

Frente a este trasiego de fondos reservados, el circuito oficial del
dinero español en la guerra estaba perfectamente regulado. “Formábamos
parte de un GST (Grupo de Apoyo al Gobierno)”, explica un militar que
estuvo en Irak. “Había dinero de España, de la Unión Europea y de los
americanos. Había varias áreas, de seguridad, de petróleo, de
infraestructuras, cada una con un jefe. Se visitaba a la gente cuando se
podía, nos decían qué necesidades tenían, por ejemplo una escuela, un
hospital, una comisaría... Eso sí, siempre se trataba de edificios
destruidos por la guerra, no antes. No hicimos reconstrucción, más bien
reparación de lo que se destruyó en la guerra”.

Este militar español revela que el sistema era similar a cualquier
concesión de obras, aunque ellos hacían de contacto con las autoridades
locales y los contratistas. “Se hacía un proyecto, se pedía presupuesto
a los constructores locales y hacían su oferta. Luego, en una reunión
entre nosotros se exponía al teniente coronel lo que había y se decidía
qué se ponía en marcha y quién lo hacía”, explica uno de los oficiales
encargados de los proyectos. Una de las fotografías de este reportaje,
realizada dentro de una base española, muestra la entrega a un
constructor del dinero para su proyecto. Los militares españoles tenían
que vigilar “a pie de obra” el buen uso del dinero.

En ese marco, el dinero español sirvió, por ejemplo, para reconstruir
101 escuelas, 20 centros sanitarios, 20 subestaciones eléctricas, ocho
mataderos, siete plantas potabilizadoras de agua, cinco bibliotecas, y
destruir más de 60.000 bombas, según datos oficiales. Algunos de los
proyectos, cuyas copias figuran en poder de esta revista, fueron comprar
pupitres, sofás, sillas, material de oficina para reconstruir la escuela
primaria de Yafa por valor de 9.800 dólares, y la creación de un cuerpo,
llamado FPS, de escoltas de edificios oficiales. Estos guardias jurados
cobraban 120 dólares al mes. En octubre de 2003 el Ejército español
firmó para comprarles 2.000 pantalones y otras tantas camisas y gorras.
“La camisa del uniforme debe ser gris pero como no todos tienen se está
llevando blanca”, afirma un informe del Ejército al que ha tenido acceso
interviú.

Los militares españoles ayudaron a formar policías iraquíes. Muchos eran
asesinados por los terroristas. Los que se quedaban cobraban 120 dólares
al mes asumiendo grandes riesgos, de forma que muchos no se atrevían a
salir a patrullar. “La comisaría de policía está llena de gente sin
hacer nada. Lo único que hacen es estar juntos y hablar, no están
distribuidos los puestos ni las funciones y tampoco se vislumbra ninguna
dirección ni supervisión. En los puntos de control y en el resto de
servicios pasa lo mismo, están juntos hablando y sin hacer nada”, se
asegura en un informe español sobre la policía iraquí en Al Quadisiyah.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • ¿En qué se gastaron los fondos reservados españoles para la guerra de Iraq?

    2 de agosto de 2007

    Parece mentira que algunos se llamen periodistas sin informarse bien, en primer lugar esas maletas de dinero venian de las cuentas de Sadam en Suiza, los oficiales y suboficiales que trabajaban en el GST hicieron muchisimas mas cosas que las mencionadas en el articulo, como reconstruccion de estaciones de bomberos, infraestucturas industriales, todo ello echado a perder en un largo periodo de ineficacia de las instituciones anteriores ,introduccion a la poblacion a un sistema productivo mas propio de la zona y no el de servicios implantado, que no hizo mas que traer pobreza etc etc, asi como la disolucion y no creacion, de la FPS como dice el articulo .Aparte de todo esto tambien el GST y en ocasiones la fuerza, suplieron areas tradicionales de las ONG,s (mas procupadas de manifestarse en Madrid o de actuar en Bagdad por figurar en los medios, siendo esta mucho menos necesitada que las de nuestra area de actuacion mas empobrecidas por el regimen anterior por ser chiies)como traslado de niños a españa para ser operados, tratamiento en zona de cualquier necesitado, incluidos miembros de la insurgencia incluidos, introduccion de la mujer en el mundo politico y laboral etc etc



  • ¿En qué se gastaron los fondos reservados españoles para la guerra de Iraq?

    3 de febrero de 2008, por TERESA

    eS INCREIBLE QUE EN UN PAIS TAN POBRE SE ESCAPE EL DINERO TAN FACILMENTE, TERMINAREMOS SIENDO UNOS ESCLAVOS SI SEGUIMOS PERDIENDO NUESTRO DINERO Y NUESTRA TECNOLOGIA: TODOS LOS ASTILLEROS FUERA, GRANDES EMPRESAS EN MANOS EXTRANJERAS, FONDOS RESERVADOS (QUE DEBIERAN DE ESTAR CONTABILIZADOS, PUES EL DINERO NEGRO HACE TIEMPO QUE DEJO DE EXISTIR, POR LO MENOS PARA LOS DE NOMINA).



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.