En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Guatemala, armada hasta los dientes

Infomoc

Sección:Varios
Viernes 17 de febrero de 2006 0 comentario(s) 2536 visita(s)

Más de 2,5 millones de armas están en poder de los civiles en uno de los países más violentos de América Latina JOSÉ ELÍAS - Guatemala

ELPAIS.es

GUATEMALA
Capital: Ciudad de Guatemala
Gobierno: República
Población: 14.280.596 (2004)

Fruto tardío de los conflictos que ensangrentaron Centroamérica en la década de los ochenta, un floreciente mercado negro siembra de armas la región. Sólo en Guatemala, donde la ley permite tener y portar armas, se estima que están en poder de particulares, sin ningún registro, entre 2,5 y 3 millones de estos artefactos, frente a 293.000 ciudadanos que las portan cumpliendo los requisitos legales.

La primera consecuencia es el alto índice de criminalidad. De acuerdo con cifras de la policía, el año 2005 cerró con 5.338 asesinatos. Entre el 1 de enero y el 5 de febrero de este año se han registrado 340 muertes violentas; 51 de las víctimas eran mujeres. Lo más dramático, en palabras del defensor del pueblo, Sergio Morales, es la impunidad. Ni siquiera hay estadísticas al respecto. Según la policía, de los 45 pandilleros asesinados en enero, se investigan ocho casos y se han librado cuatro órdenes de captura que están sin cumplir.

A lo anterior se suma un nuevo fenómeno: la fabricación artesanal de escopetas por parte de las pandillas juveniles, conocidas como maras, responsables, según las autoridades, de por lo menos el 70% de los asesinatos ocurridos en el país.

Esto, como colofón a una guerra sucia de 36 años plagada de crímenes de lesa humanidad, ha dejado en el guatemalteco una cultura de miedo que le lleva a armarse como instinto de supervivencia. En una de las 55 tiendas autorizadas de la capital guatemalteca, donde cualquier ciudadano mayor de 25 años puede adquirir una, este corresponsal pregunta por el valor de una pistola calibre 3,80. Uno de los clientes se le acerca y comenta: "No compre juguetes. Como están las cosas en Guatemala, hay que usar magnum o 45", en alusion a calibres de alto poder. En estas armerías se puede comprar un revólver o pistola desde 250 euros. El límite de munición que se venden a un particular es de 500 por día.

En el mercado negro que funciona en el barrio El Gallito, a escasos 800 metros del cuartel más importante de la policía guatemalteca, se ofrecen incluso fusiles de asalto por menos de 500 euros, a pesar de que la ley los clasifica como armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas. Todos los intentos de capturar a los traficantes han fracasado, porque los capos del negocio son alertados por sus infiltrados en la policía.

Difícil solución

Ante esta realidad, el Gobierno ha creado una Comisión Nacional para la Erradicación de Armas Ilegales, cuya finalidad va más allá de las acciones represivas y hace énfasis en el factor preventivo. "Hay un esfuerzo institucional del Estado para combatir el problema", dijo a EL PAÍS Juan Carlos Leal, coordinador nacional de esta Comisión.

Leal señala que la Comisión funcionará con cuatro ejes estratégicos: el control de armas, la prevención de la violencia armada, el cumplimiento de convenios y compromisos internacionales y el fortalecimiento institucional del Estado. El esfuerzo se adivina de largo aliento, en una sociedad cansada de la violencia y con resentimientos acumulados de una guerra interna marcada por crímenes contra la humanidad que permanecen impunes. "El guatemalteco necesita recuperar los valores que permiten la convivencia ciudad.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.