En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

¿Quien gana con la guerra civil en Iraq?

La Haine

Sección:Iraq
Martes 28 de febrero de 2006 0 comentario(s) 2167 visita(s)

¿A quién beneficia la violencia sectaria en Iraq?

x Carlos Varea

Una cadena de ataques sectarios en barrios de la capital culmina con la provocadora destrucción de la mezquita Askariya de Samarra. Probablemente sea más certero considerar que los ataques de esta semana hayan sido planificados y llevados a cabo -así como las acciones de represalia contra la comunidad sunní- por tramas de los nuevos cuerpos de seguridad iraquíes.

Una serie de ataques indiscriminados y sectarios contra la comunidad chií han golpeado esta semana varios barrios de la capital, culminado con la voladura de la mezquita Askariya de la ciudad de Samarra, situada a 100 kilómetros al norte de Bagdad, que, como mil años de antigüedad, alberga el mausoleo del imán al-Hadi y es por ello uno de los más importantes santuarios del Islam chií en Iraq y en la región. La respuesta a esta provocación ha sido el asalto y destrucción de al casi dos centenares de mezquitas sunníes y el asesinato en Bagdad, Basora y Baquba de al menos 130 personas [1], en un clima de confrontación civil que cabe indagar a quién beneficia más.

El lunes, 20 una explosión, provocada en un autobús supuestamente por un suicida, causaba la muerte a 12 personas y heridas a varias más en el barrio de mayoría chií de Khadimiya, en la capital. Pocas horas antes, otra bomba había estallado en el centro de la Bagdad ante puestos de venta de comida, matando a cuatro trabajadores en paro. Al día siguiente, martes, un coche-bomba explotaba en el sector de predominio chií de Dora, un barrio situado en la periferia suroeste de la capital. En la explosión murieron 22 personas, resultando heridas otra treintena. Finalmente, el miércoles un grupo de hombres armados y vestidos de policía asaltaba la mezquita Askariya (conocida como la Mezquita Dorada ) de la ciudad de Samarra destruyendo su cúpula dorada.

Represalias

La Asociación de Ulemas Musulmanes (AUM), la máxima instancia sunní de Iraq, ha condenado esta cadena de ataques contra los chiíes y denunciado el asalto en represalia de 168 mezquitas sunníes, así como el asesinato de 10 imanes y el secuestro de otros 15 de esta rema del Islam. La AUM acusó en un primer momento a los líderes religiosos y políticos chiíes de alentar el enfrentamiento intercomunitario tras el ataque a la mezquita de Samarra, llamamientos particularmente graves en el caso de Muqtadar al-Sáder [2], quien parece aprovechar cualquier ocasión para medrar como líder populista de la comunidad chií frente a otros líderes de la comunidad.

Posteriormente, la UAM ha acusado a los nuevos cuerpos de seguridad vinculados a las milicias confesionales chiíes y al Ejercito del Mahdi de al-Sáder de estar perpetrando los ataques contra la comunidad sunní. Ciertamente, algunas de estas agresiones de represalia tiene la clara marca de los Escuadrones de la muerte vinculados a la policía iraquí, como el asesinato de 47 personas en Bagdad cuando regresaban de una manifestación unitaria contra la violencia sectaria, que fueron asesinados a sangre fría tras ser obligados a descender de un autobús. Según informa el periódico al-Zaman el gran ayatolá al-Sistani apareció en la televisión en Nayaf el mismo miércoles junto otros líderes religiosos chiíes llamando a la calma y a la protección de las mezquitas sunníes de la capital y resto del país [3].

La autoría

Ningún grupo se ha responsabilizado aún de esta cadena de atentados sectarios contra la comunidad chií de este semana, claramente destinados a favorecer una escalada de enfrentamientos intercomunitarios en Iraq. Podría tratarse sin duda de una provocación de la red de al-Zarqaui, la nebulosa de grupos taqfiristas (anatemizadores) asociada a Al Qaeda. Precisamente, los ataques del lunes y martes se han llevado a cabo en barrios populares de la capital -Khadimiya y Dora- controlados por organizaciones anti-ocupación [4], mientras que el del miércoles en Samarra lo ha sido en una ciudad mixta con fuerte presencia de la resistencia y que no ha podido ser controlada por los estadounidenses -de hecho, las fuerzas de ocupación han levantado un muro en torno a su perímetro [5].

La trama de Al Qaeda en Iraq y la resistencia han rota ya desde hace meses abiertas hostilidades armadas [6], y estas acciones, si han sido llevadas a cabo por la red de al-Zarqaui, podrían querer significar por parte de ésta un desafío al control territorial de una resistencia que se reclama no confesional y que condena las acciones de terrorismo indiscriminado y sectario.

Pero probablemente sea más certero considerar que los ataques de esta semana hayan sido planificados y llevados a cabo -así como las acciones de represalia contra la comunidad sunní- por tramas de los nuevos cuerpos de seguridad iraquíes. Es muy significativo que estos atentados indiscriminados (no está acreditado que la voladura del autobús en Khadimiya haya sido una acción suicida) y la provocación de la destrucción de la mezquita Askariya de Samarra coincidan con la multiplicación de indicios sobre la implicación de los nuevos cuerpos de seguridad iraquíes del ministerio del Interior con los Escuadrones de la muerte. Estos cuerpos están controlados por las formaciones confesionales chiíes de al-Dawa y del Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Iraq, y se afirma que tienen directos vínculos con Irán [7].

Qué mejor justificación para continuar con su guerra sucia contra la resistencia y la población sunní que estas agresiones directas contra la comunidad chií que sitúan a Iraq al borde la confrontación civil y de la fragmentación sectaria, y, con ello, a los ocupantes estadounidenses y británicos en una situación de extrema precariedad ante quienes hoy hegemonizan las nuevas instituciones del país y tienen sólidas relaciones con Irán.

Notas:

1. Al-Jazeera, 24 de febrero, 2006.

2. Al-Jazeera, 23 de febrero, 2006.

3. Al Fanar, Revista de Prensa Árabe, 23 de febrero, 2006.

4. En este barrio estuvo alojada la delegación de la CEOSI que viajó a Iraq en abril de 2005 bajo la protección del sheij de su mezquita, al-Jalesi, secretario general del Congreso Fundacional Nacional Iraquí, plataforma anti-ocupación.

5. Véase en IraqSolidaridad: Dahr Jamail y Arkan Hamed: Siniya, una ciudad convertida en cárcel. El ejército de EEUU levanta muros en torno a numerosas ciudades iraquíes.

6. Véase en IraqSolidaridad: Al Qaeda asesina al alcalde de Faluya, el ’sheij’ al-Nazar al-Duleimi. La resistencia crea una organización unificada en al-Anbar para hacer frente a la red de al-Zarqaui.

7. Sobre la conexión entre las milicias confesionales chiíes y los nuevos cuerpos de seguridad del ministerio del Interior iraquí e Irán, véanse en IraqSolidaridad: Loles Oliván: Irán en Iraq, una amenaza a la hegemonía de EEUU.

Artículos:

| Tom Lasseter: Irán gana influencia y poder en Iraq a través de las milicias - Paul Martin y Maria Cedrell: Militares iraníes al frente de los centros de tortura en Iraq.

| International Crisis Group: Los partidos chiíes de Iraq, ¿’agentes’ de Irán?

| Mahan Abedin: Badr, Irán y los nuevos cuerpos de seguridad iraquíes IraqSolidaridad (www.iraqsolidaridad.org), 24 de febrero, 2006.


Algunos quieren empujar a Iraq al borde de una guerra civil

x Txente Rekondo - La Haine

Algunos en Iraq señalan que la estrategia del enfrentamiento civil ha fracasado con anterioridad y que ahora también fracasará, pero la pregunta es ¿hasta cuando se podrá mantener esa tesis?

La autoría del atentado contra la mezquita Askariyah es un factor importante para entender el devenir de los acontecimientos en Iraq, pero probablemente no sea el determinante. El amplio abanico de posibles autores y la diversidad de intereses hace muy difícil señalar sin equivocarse en una sola dirección. Sin embargo, existen otra serie de hechos que pueden ayudar a una mejor contextualización de las consecuencias que pueden generarse.

Es evidente que el atentado ha sido contra la comunidad chiíta, la misma que horas previas a la bomba se estaba manifestando masivamente en Karbala contra las caricaturas sobre Mahoma, aumentando entre ellos el sentimiento contrario a la ocupación y los norteamericanos. La elección del momento, en plena celebración chiíta del martirio de Husayn, y el lugar, una de los cuatro lugares santos para esa rama del islam, que fue levantado en honor a tres imanes venerados por los chiítas, entre ellos Muhammad al-Mahdi, el doceavo, el desaparecido que los chiítas esperan su retorno, también es importante.

Y en este panorama tan oscuro aparece nuevamente la figura de Muqtada al-Sadr, denostado y descalificado por occidente, pero que estaría jugando un papel clave en la arena política del país. Los votos de sus seguidores, más del veinte por ciento dentro de la Alianza Unida Iraquí, y que podía contar con otro doce por ciento de otros sadristas, han sido determinantes a la hora de elegir a Al Jaafari como primer ministro, en detrimento del favorito del CSRII.

Este movimiento ha permitido que al Jaafari cuyo partido tiene menos peso en la Alianza, dependa de la política que desarrolle al-Sadr, y esto no es del agrado de kurdos y sunitas, y menos aún de Estados Unidos.

Recientemente Muqtada al-Sadr ha visitado Irán, Jordania, Siria y Líbano, manteniendo reuniones al más alto nivel, prueba del peso que ha ganado en los últimos meses, una situación que desagrada enormemente a Washington. Ante una relativa división chiíta, una incómoda situación entre los kurdos que se muestran críticos con la situación, una alianza sunita que asienta sus posiciones y una resistencia que se muestra cada día más audaz y con mayor capacidad operativa, el horizonte de una guerra civil no beneficia a las alternativas iraquíes.

Algunos en Iraq señalan que la estrategia del enfrentamiento civil ha fracasado con anterioridad y que ahora también fracasará, pero la pregunta es ¿hasta cuando se podrá mantener esa tesis?

* Gabinete Vasco de Análisis Internacional (GAIN)

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.