En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Ejecuciones de civiles por parte de las tropas ocupantes en Iraq como represalia tras sufrir un ataque

La policía iraquí ha acusado a las tropas estadounidenses de ejecutar a once personas, incluida una anciana de 75 años y un bebé de seis meses.

Sección:Iraq
Jueves 23 de marzo de 2006 0 comentario(s) 3345 visita(s)

Remitido por Alfredo Ramírez Vega

Sin palabras. Así me ha dejado este artículo confirmando lo que ya se sabía.

Simplemente macabro.

Está sacado de esta página.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=28618

Más abajo noticia del Diario Información de Alacant


INFORME DE LA POLICÍA IRAQUÍ DETALLANDO LA MUERTE DE CIVILES A MANOS DE
TROPAS ESTADOUNIDENSES

Matthew Schofield
Knight Ridder Newspapers

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

La policía iraquí ha acusado a las tropas estadounidenses de ejecutar a once
personas, incluida una anciana de 75 años y un bebé de seis meses, como
consecuencia del asalto llevado a cabo el miércoles pasado en una casa a
unas 60 millas al norte de Bagdad.

Los campesinos fueron asesinados después de que los soldados estadounidenses
les amontonaran en una única habitación de la casa, según un documento de la
policía obtenido por Knight Ridder Newspapers. Los soldados también quemaron
tres vehículos, mataron a los animales de los campesinos y dinamitaron la
casa, decía el documento.

Un portavoz militar estadounidense, el Mayor Tim Keefe, dijo que el ejército
de EEUU no tiene información que apoye las acusaciones y que no había oído
nada antes de que el domingo un periodista le llamara la atención sobre los
hechos.

“Estamos preocupados al oír acusaciones como esa, pero es también muy
probable que no sean verdad”, dijo. Añadió que los soldados estadounidenses
“tomaban todas las preocupaciones para evitar daños a los civiles. La
pérdida de vidas inocentes, especialmente de niños, es lamentable.”

Las acusaciones de que las tropas estadounidenses han asesinado a civiles
son algo común en Iraq, aunque en la mayoría de los casos que son juzgados
posteriormente se alega que son infundados o exagerados. Los investigadores
de la Marina anunciaron la pasada semana que estaban indagando si los
marines habían asesinado intencionadamente a 15 civiles iraquíes -cuatro de
ellos mujeres y cinco niños- durante el pasado noviembre.

Pero el informe de las matanzas en el área de Abu Sifa en Ishaqi, ocho
millas al norte de la ciudad de Balad, es inusual porque tuvo su origen en
la policía iraquí y porque esa misma policía estaba deseando
responsabilizarse del informe.

El relato, que también contenía breves descripciones de otros sucesos en la
zona, fue recogido por el Centro de Coordinación Mixta en Tikrit, una centro
de seguridad regional levantado con la ayuda militar de EEUU. Un coronel de
la policía iraquí firmaba el informe, que se basaba en comunicaciones de la
policía local.

El General de Brigada Issa al-Juburi, que dirige el centro, dijo que su
oficina había conseguido el informe el miércoles y que reflejaba exactamente
la dirección de la investigación policial que actualmente se desarrolla
sobre el incidente.

También dijo que conocía al oficial que dirigía la investigación. “Es un
policía entregado, y un buen agente”, dijo cuando contestó desde Tikrit a la
llamada telefónica desde Bagdad. “Confío en él”.

El caso implica un asalto llevado a cabo por soldados de EEUU, según un
informe oficial estadounidense, en respuesta a una información recibida de
que un miembro de al-Qaida en Iraq se hallaba en la casa.

Los vecinos, entrevistados por un corresponsal especial de Knight Ridder,
estuvieron de acuerdo en que el miembro de al-Qaida estaba en la casa.
Dijeron que estaba visitando al dueño de la casa, que era pariente suyo. Los
vecinos dijeron que el propietario de la casa era un maestro de escuela.

Según los relatos de la policía, militares y testigos presenciales, los
soldados estadounidenses se aproximaron a la casa alrededor de las 02,30
horas de la madrugada, produciéndose un incendio. Según todos los informes,
además del intercambio de disparos con alguien del interior de la cosa, las
tropas fueron apoyadas por un helicóptero de combate que disparó sobre la
casa.

Pero los relatos difieren acerca de lo que sucedió tras el fuego.

Según el informe estadounidense, la casa se derrumbó debido al intenso
fuego. Cuando las fuerzas de EEUU buscaron entre los escombros encontraron a
un hombre, el sospechoso de al-Qaida, vivo. Fue arrestado. También
encontraron un hombre muerto que creían tenía conexiones con al-Qaida, dos
mujeres y un bebé muertos.

Pero el informe realizado por el Centro de Coordinación Mixta, que se basó
en un informe realizado por la policía local, dijo que las fuerzas de EEUU
entraron en la casa cuando todavía estaba en pie.

“Las fuerzas estadounidenses reunieron a los miembros de una familia en una
habitación y ejecutaron a once personas, incluidos cinco niños, cuatro
mujeres y dos hombres”, decía el informe. “Después, bombardearon la casa,
quemaron tres vehículos y mataron a los animales.”

El informe identificaba a los muertos por su nombre, dando sus edades. Los
dos hombres muertos tenían 22 y 28 años. Una de las mujeres 22, otra 23, una
tercera 30 y la cuarta tenía 75 años. Dos de los niños tenían 5 años, dos
tenían 3 y el quinto tenía 6 meses, decía el documento.

El informe aparecía firmado por el Coronel Fadhil Muhammad Khalaf, que era
descrito en el documento como el ayudante jefe del Centro de Coordinación
Mixta.

Un comandante de la policía local, el Teniente Coronel Faruq Hussain,
entrevistado por un corresponsal especial de Knight Ridder en Ishaqi, dijo
que las autopsias en el hospital de Tikrit “revelaron que todas las víctimas
tenían agujeros de bala en la cabeza y que todos los cuerpos estaban
esposados”. Los esfuerzos llevados a cabo el pasado domingo para contactar
con los portavoces del hospital fueron infructuosos.

Keefe, el portavoz militar estadounidense, dijo que había visto fotografías
de las víctimas y que no se veían esposas, lo que le hacía dudar de la
fiabilidad del informe.

Sin embargo, expresó que no había razones para dudar del relato
proporcionado por la policía local.

“Llevamos a cabo una investigación preliminar”, dijo. “Hay oficiales
investigadores sobre el terreno”.

Keefe dijo que no sabía qué unidad había llevado a cabo el asalto. Un
informe oficial del asalto proporcionado el domingo por los militares
tampoco mencionaba por su nombre la unidad implicada en el mismo.

Ibrahim Hirat Khalfa, cuyo hermano Faiz era el propietario de la casa y
estaba entre los muertos, dijo que había observado y escuchado el asalto
desde su casa a una distancia de 100 yardas. Dijo que las tropas
estadounidenses habían utilizado seis misiles desde los helicópteros para
destruir la casa cuando se marcharon.

Abu Hijaran, de 38 años, y vecino, dijo que los que vivían en la casa eran
personas buenas y respetadas, aunque el miembro de al-Qaida buscado no era
bien conocido.

Rashid Thair, un empleado de Ishaqi, dijo que la ciudad estaba en estado de
shock por las matanzas.

“Todo el mundo asistió al funeral”, dijo. “Queremos que los estadounidenses
den una explicación por este horrible crimen que se llevó la sonrisa y los
sueños de once personas en una noche de primavera, y destruyó hasta los más
sencillos juguetes de los niños.”

Tres corresponsales especiales de Knight Ridder Newspapers han contribuido a
este informe. Sus identidades se mantienen en el anonimato por razones de
seguridad.


INFORME POLICIAL

Esta es la traducción del informe de la policía iraquí obtenido por Knight
Ridder, que incluye informes de sucesos no relatados en el asalto de Ishaqi.

En el nombre de Dios misericordioso

Esto son los sucesos que tuvieron lugar en la mañana y tarde del 15 de marzo
de 2006.

1. Operaciones del Ministerio del Interior:

Todas las fuerzas pertenecientes al Ministerio del Interior permanecerán en
su totalidad en estado de alerta desde el miércoles 15.3.2006 hasta las
10,00 horas del 17.3.2006.

2. Centro de Coordinación de Beji:

A las 8,10 h., hombres armados en un vehículo blanco, tipo pato (referencia
al nombre local de un modelo Toyota) secuestraron al niño Mohamed (Badei
Khaled) en la escuela de Samaha en Beji (mapa de coordenadas 617667).

3. Centro de Coordinación de Dujail:

A las 07,30 h. un camión de benzina ardió cerca de la gasolinera de Gassem
al Queisy, después de que uno de sus neumáticos se incendiara. En el
incidente se abrasó el conductor (Hamed Abdalilah) y fue transportado al
hospital (mapa de coordenadas 263519).

4. Centro de Coordinación de Balad:

A las 02,30 h. del 15.3.2006, según el telegrama (informe) del directorio de
policía de Ishaqi, las fuerzas estadounidenses utilizaron helicópteros para
transportar tropas hasta la casa de Faiz Harat Khalaf, situada en el pueblo
de Abu Sifa del distrito de Ishaqi. Las fuerzas estadounidenses reunieron a
los miembros de la familia en una habitación y ejecutaron a once personas,
incluidos 5 niños, 4 mujeres y dos hombres, después bombardearon la casa,
quemaron tres vehículos y mataron a sus animales (mapa de coordenadas
098702).

Los asesinados eran:

Turkiya Muhammed Ali, 75 años.

Faiza Harat Khalaf, 30 años.

Faiz Harat Khalaf, 28 años.

Um Ahmad, 23 años.

Sumaya Abdulrazak, 22 años.

Aziz Khalil Jarmut, 22 años.

Hawra Harat Khalaf, 5 años.

Asma Yusef Maruf, 5 años.

Osama Yusef Maruf, 3 años.

Aisha Hara Khalaf, 3 años.

Husam Harat Khalaf, 6 meses.

(Firmado)

Coronel del equipo

Fadhil Muhammed Khalaf

Ayudante Jefe del Centro de Coordinación Mixta.

16 de marzo de 2006.

Texto original en inglés:

www.mercurynews.com/mld/mercurynews/news/world/14138980.htm


Diario Información de Alacant

LA OCUPACIÓN

EE UU investiga si marines asesinaron por venganza a quince civiles iraquíes

Un ataque de 150 rebeldes contra sedes oficiales deja 17 policías y soldados muertos al norte del país

AGENCIAS. BAGDAD

Poco después de que una bomba a pie de carretera acabara con la vida de un marine en la ciudad de Haditha el 19 de noviembre, las fuerzas americanas entraron en el poblado y mataron a 15 miembros de dos familias del lugar, entre las que había siete mujeres y tres niños, según afirmaron los residentes.

El incidente no fue revelado hasta que la pasada semana el Ejército norteamericano comenzó a investigar posibles negligencias de sus soldados tras el ataque insurgente a la ciudad que tuvo lugar el pasado año.

El caso lo desveló la revista estadounidense «Time». Aunque inicialmente el Ejercito estadounidense aseguró que todos habían muerto en la explosión de una bomba, varios testigos y una organización de derechos humanos contradicen esta versión y afirman que fueron los propios soldados estadounidenses los que acribillaron a tiros a los civiles en venganza por la muerte de su compañero.

El jefe del hospital de Haditha afirmó que llegaron dos vehículos del ejército norteamericano con los cuerpos de hombres, mujeres y niños con heridas de bala.

Mientras, la ONG facilitó un video a la revista «Time» en el que puede verse que la mayoría de víctimas estaban en pijama, que tenían heridas de bala y que en el interior de sus viviendas había numerosos agujeros provocados por disparos.

Mientras, la jornada de ayer dejó 21 muertos, entre ellos 17 policías, en varias acciones de la insurgencia. El cómputo asciende a más de 50 víctimas mortales en 48 horas tras los 24 fallecidos registrados en la víspera, cuando también se hallaron los cadáveres de 12 personas asesinadas.

El ataque más mortífero de ayer se produjo en Mukdadiya, 85 kilómetros al norte de Bagdad, donde entre 100 y 150 insurgentes armados con fusiles y lanzagranadas atacaron varios edificios gubernamentales y mataron a 17 policías y soldados iraquíes.

Según fuentes policiales, fue un ataque simultáneo contra una comisaría de policía, un tribunal y una oficina de coordinación militar iraquí-estadounidense. También murieron tres rebeldes.

Además, una persona falleció hoy y tres resultaron heridas en Mosul, al estallar un coche bomba junto a la carpa que acogía el funeral del director de una empresa de productos petroleros asesinado ayer.

El presidente de EE UU, George W. Bush, dijo ayer que no retirará totalmente sus tropas en Irak mientras él sea presidente y negó que haya una guerra civil en ese país, como sostuvo Iyad Alaui, ex primer ministro iraquí.

Bush reiteró que hay progresos en Irak, pese a que los estadounidenses lo dudan cada vez más, lo que ha dejado su popularidad en menos del 40%, el nivel más bajo de su Presidencia.

Bush avisó a Irán de que no interfiera en los asuntos de su vecino: «Cualquier intento de fomentar la violencia sectaria (en Irak) o quizás transportar piezas que podrían usarse en bombas caseras es inaceptable».

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.