En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

El MOC propone la objeción fiscal al gasto militar para luchar contra el negocio de la guerra

El movimiento pacifista critica que España contabilice su gasto en 21.000 millones de euros

Sección:Objeción Fiscal al Gasto Militar
Lunes 8 de mayo de 2006 0 comentario(s) 1957 visita(s)

Diario «Levante»

M. Tomás, Valencia

«La guerra es un negocio que determinados gobiernos mantienen en marcha para seguir alimentando los ingresos de las empresas que fabrican armamento». Con esta idea, y coincidiendo con las fechas en las que se realiza la declaración de la renta, la alternativa antimilitarista-MOC Valencia ha vuelto al Club Diario Levante para despertar conciencias y presentar la campaña que propone la objeción fiscal al gasto militar del Estado como acción desobediente comprometida con un mundo sin guerras.

«La única maniobra militar honorable es la retirada», afirma el colectivo pacifista. Bajo esa premisa, el MOC propone «la lucha contra la estructura que promueve las guerras» que, según explicaba Carlos Barranco,«consiste en cuestionar la industria; que ni un sólo euro se destine a fabricar máquinas de matar, y que nuestra acción sirva para promover el debate entre la gente no concienciada».

Desobediencia civil para generar discusión en una sociedad que, paradójicamente, salió a la calle con el No a la guerra con la intervención en Iraq, pero que no da ese paso más, el del poder individual de cada consumidor necesario para parar el complejo industrial militar que presiona para que las armas sean usadas por los ejércitos. «Todos estamos contra la guerra, pero hay que señalar los mecanismos que están en su origen».

El acto de la desobediencia era definido por Barranco como un «gesto comprometido, sencillo y sin repercusiones legales» que practican 900 ciudadanos en toda España de los que un centenar pertenecen a la Comunitat Valenciana. Importante: si la practicas, comunícalo al MOC para conocer la repercusión.

Los argumentos para objetar son potentes. El Estado no ha cambiado la naturaleza de su política. «Le interesa más matar que curar, cuidar o construir», decía Barranco. También está el peso de los números que permiten hacer la comparación con cómo se distribuye el dinero por ministerios. El gasto militar supone un 12,04% de los Presupuestos Generales y supera lo destinado a educación y ciencia, medio ambiente, cultura o sanidad.

Según el MOC, el montante destinado a este negocio asciende a 21.208,19 millones. Más claro, «la máquina militar española devora 58 millones al día». Cifras que no se refieren exclusivamente a lo presupuestado para Defensa. Hay otras financiaciones o subvenciones a fondo perdido que contribuyen al gasto militar y no se contabilizan como tales. Se trataría del ministerio de Exteriores, con las aportaciones a la OTAN; del ministerio del Interior, con el gasto en seguridad ciudadana; de la deuda del Estado, «que sólo por comprar lo que fabrican las empresas de armas asciende a 18.000 millones de euros hasta el 2021», y otros. Cifras que, según denuncia el MOC, «son una realidad oculta». Otro dato: la investigación militar. «España es el segundo país del mundo por detrás de EE UU que más dinero en relación con su PIB, el 2,21%, dedica a la investigación militar», añadía.

La objeción consiste en hacer constar en la renta la negativa a pagar el porcentaje de los impuestos que el Estado desvía al gasto militar y destinarlo a una organización que trabaje en favor de la paz. Para ello, la presentación incluía la participación de colectivos que apoyan la objeción. Carles Porcel, del Centre de Recursos i Informació en Consum y de la revista Opcions; Rebeca Soriano, representante de la Inspecció civil a la base de la OTAN de Bétera, y Charo Altable, de Dones de Negre, comentaban los proyectos que se benefician del desvío de este dinero.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.