En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

El movimiento anti guerra no debe tender lazos con los partidos políticos

Entrevista publicada en DIAGONAL a John Catalinotto, pacifista estadounidense

Sección:Varios
Jueves 1ro de junio de 2006 0 comentario(s) 2880 visita(s)

El International Action Center (IAC) combina la denuncia del militarismo norteamericano con el activismo antirracista y por la igualdad en los EE UU. Su representante, John Catalinotto, repasa las prioridades del movimiento anti guerra.

Carolina Yacamán
Redacción

DIAGONAL: ¿Qué papel está representando el movimiento contra la guerra en Iraq?

JOHN CATALINOTTO: A medida que la guerra se prolonga, más y más gente se ha vuelto contraria a
ella. En estos momentos las encuestas muestran que el 70% de la población está en contra de la guerra, a pesar de que su opinión está siendo controlada por los mass media.

El movimiento contra la guerra debe de hacerse eco del sufrimiento
que siente la población norteamericana
con las muertes de los
soldados, y del sufrimiento de sus
familias. Gracias a las campañas
que se han realizado, el movimiento
contra la guerra ha logrado que
el número de personas que se alistan
a las fuerzas armadas haya disminuido
notablemente. Pero es necesario
seguir informando a los jóvenes
y a los inmigrantes. Es importante
hacerles saber el papel reaccionario
que tendrán que
representar en Iraq, y del peligro al
que estarán expuestas sus vidas.

Esto causa un efecto directo en el
Pentágono, pues le es cada vez más
difícil reemplazar los soldados que
se encuentran en Iraq.
Muchos de los soldados se han
alistado por razones económicas;
suelen ser jóvenes, precarios, en
paro o en situación de exclusión,
como el caso de los inmigrantes.

La única manera en que el ejército
puede atraer a los jóvenes, es ofreciéndoles
una estabilidad económica,
y una formación para encontrar
empleo en el futuro. El reclutamiento
se concentra en las poblaciones
con menos oportunidades
en la sociedad. Para los inmigrantes
el entrar al ejército les facilita el
poder acceder a los papeles.

D.: ¿Cuales son las estrategias del
Centro de Acción Internacional?

J.C.: Nuestro objetivo es unir un
sentimiento de resistencia de los
diversos sectores de la sociedad. El
movimiento anti guerra tiene la
oportunidad de contactar con otros
sectores de la población que también
están en contra de Bush. Es el
caso de la población afroamericana,
que está muy preocupada por
lo que vivió en Nueva Orleans, y
que ha sido excluida desde hace
muchos años. La lucha de los inmigrantes
sin papeles está siendo cada
vez más fuerte, y también está
la lucha de los trabajadores y los
sindicatos. Desde el IAC pensamos
que el movimiento anti guerra debe
construir conexiones entre los
sectores de la sociedad que están
en lucha para fortalecerse.

D.: ¿Sufre el movimiento anti guerra
algún control social por parte
de la Administración de Bush?

J.C.: El Gobierno es más represivo
de lo que era antes de 2001, antes
del 11-S. Con la Patriot Act
(Ley Patriota), el Gobierno puede
ser muy represivo con los inmigrantes
procedentes de Oriente
Medio, del sur de Asia o los musulmanes,
y después controlar a
todo el mundo. La represión por
parte del Estado se concentra
principalmente en la inmigración
musulmana, y es fácil que éstos
puedan ser encarcelados y expulsados
del país. En cuanto al movimiento
anti guerra también hay
represión, pero no es tan clara como
con los inmigrantes, pues nosotros
estamos organizados. Lo
que es cierto es que sí vigilan de
cerca a los activistas, y en algunos
casos han interferido en algunas
organizaciones. Pero esto no está
evitando que el movimiento siga
siendo muy activo.

D.: ¿Cuál es la principal demanda
del movimiento contra la guerra en
los Estados Unidos?

J.C.: Creo que el movimiento anti
guerra debe de hacerse eco del
sentimiento patriótico de los
Estados Unidos, y debe lograr que
sus ciudadanos exijan la retirada
de las tropas inmediatamente para
evitar tantas muertes de sus
soldados y de gente inocente en
Iraq. Sin hacer de nuestra consigna
un apoyo directo a la resistencia,
si logramos retirar las tropas
estadounidenses de Iraq, ayudaremos
a la resistencia a ganar el
control del país. En el terreno interno,
el movimiento no debe, en
ningún caso, tender lazos con
partidos políticos, que al estar en
la oposición, parecen ser menos
belicosos que Bush. Pueden tener
diferencias tácticas con la Casa
Blanca sobre el manejo de la guerra,
pero ellos siguen estando interesados
en proteger los intereses
imperialistas de EE UU, y una
inesperada derrota en Iraq causaría
mucho daño a los intereses estratégicos
norteamericanos.

D.: ¿Cuáles son las perspectivas?

J.C.: Vistos los resultados del 1º
de Mayo, el fortalecimiento de la
lucha de los inmigrantes, vigorizará
el movimiento anti guerra, e
influirá también al movimiento de
los trabajadores pues los sindicatos
son concientes la importancia
de los trabajadores inmigrantes
en la economía norteamericana.
Los inmigrantes vienen de países
donde se tienen una fuerte
conciencia política, y un gran
sentimiento anti imperialista,
aunque hayan ido a Estados
Unidos a trabajar. La lucha de
los inmigrantes fortalecerá el
movimiento anti guerra con una
fresca conciencia política y debilitará
al ejercito de los EE UU.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.