En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Otro mentiroso más en la Casa Blanca

Guerra Eterna

Sección:Iraq
Jueves 1ro de junio de 2006 0 comentario(s) 1464 visita(s)

Dicen que antes se pilla a un mentiroso que a un cojo. No siempre. Resulta complicado si el mentiroso logra esconderse en un lugar infranqueable. Ahí está ahora mismo, bien colocado dentro de la Casa Blanca, Karl Zinsmeister, el nuevo jefe del equipo de asesores de política interna de Bush.

Zinsmeister ha sido hasta hace poco director de la revista del American Enterprise Institute (la catedral académica de los neocon). Allí publicó hace un año, en junio del 2005, un artículo para declarar que la guerra de Irak había terminado. Y adivina quién había ganado: The War is Over, and We Won:

I could immediately see improvements compared to my earlier extended tours during 2003 and 2004. The Iraqi security forces, for example, are vastly more competent, and in some cases quite inspiring. Baghdad is now choked with traffic. Cell phones have spread like wildfire. And satellite TV dishes sprout from even the most humble mud hovels in the countryside. (...)

Increasingly, the Iraqi people are taking direction of their own lives. And like all other self-ruling populations, they are more interested in improving the quality of their lives than in mindless warring. It will take some time, but Iraq has begun the process of becoming a normal country.

Esa paz que se respiraba por las calles de Irak debía de ser bastante dañina para los pulmones de las tropas norteamericanas. En los seis primeros meses del 2005, murieron en Irak 410 soldados (78 en junio), probablemente al no poder asumir las dimensiones de su victoria.

Zinsmeister, en su doble condición de periodista e ideológo (más lo segundo que lo primero), ya había dejado una muestra de su acertada visión cuando cargó contra los periodistas de su país que, como él, estaban incrustados con las tropas de EEUU. Escribió en el 2003 que eran gente perezosa, acostumbrada a los lujos e incapaz de entender a los militares y sus virtudes guerreras. Son unos comentarios que conviene recordar ahora que el número de periodistas muertos en Irak ha llegado a 71.

Por culpa de su pereza, supongo.

Y mientras Zinsmeister disfruta de las prebendas de su puesto obtenidas gracias a sus inclinaciones ante el poder, los periodistas que entran y salen de Irak se rinden ante la evidencia de un país en estado de derribo. Uno de ellos, Nir Rosen, explica cómo está funcionando ese camino hacia la «normalidad»:

One morning 14 bodies were found, all with ID cards in their front pockets, all called Omar. Omar is a Sunni name. In Baghdad these days, nobody is more insecure than men called Omar. On another day a group of bodies was found with hands folded on their abdomens, right hand over left, the way Sunnis pray. It was a message. These days many Sunnis are obtaining false papers with neutral names. Sunni militias are retaliating, stopping buses and demanding the jinsiya , or ID cards, of all passengers. Individuals belonging to Shiite tribes are executed.

No sé si es correcto llamar o no guerra civil a lo que está ocurriendo en Irak. Tampoco sé qué consecuencias políticas tendrá asumir que la limpieza étnica es un hecho, que importantes áreas del Gobierno están en manos de milicias sectarias y de que cada día decenas de personas son asesinadas sólo porque rezan a Alá de una forma determinada y no de otra.

Lo que si sé es que la gentuza como Zinsmeister consigue ascensos y puestos de relieve por su innata capacidad para decir a sus jefes lo que éstos quieren oír. Y si suele molestarnos en nuestros centros de trabajo, no veo por qué tiene que parecernos mejor cuando se produce en el corazón del poder. Estos últimos pueden ser mucho más peligrosos para la salud de sus compatriotas.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.