casco insumissia fusil roto
x
casco insumissia fusil roto

Para ponerse en contacto con nosotr@s envíanos un email a noticias @ antimilitaristas.org.

Entrevista a Imanol Zubero

Los movimientos sociales están sustituyendo a los partidos y sindicatos

Los movimientos sociales están sustituyendo a los partidos y sindicatos

Diario Vasco

El profesor de la UPV Imanol Zubero habló ayer sobre los cambios sociales, ciudadanía e identidad, en donde dijo que «ya ni los territorios son fijos»

El profesor de Sociología de la UPV Imanol Zubero, de 44 años, tomó parte ayer en una charla organizada por el colectivo Bateginik:Cambios sociales: Ciudadanía e Identidad. Zubero es doctor en Sociología y profesor titular en la Universidad del País Vasco. Es autor y coautor de numerosos artículos y libros sobre sindicalismo y cambio tecnológico, nuevas tecnologías de la información, movimientos sociales, voluntariado, violencia y política en el País Vasco.

- ¿La identidad no es un concepto que presenta elementos peligrosos, ya que según cómo se entienda puede plantear actitudes discriminatorias hacia la gente extranjera?

- Mientras que antes se decía que el concepto de identidad iba a desaparecer de las sociedades ahora está más vigente, más al pil-pil, por las transformaciones sociales que existen en el mundo. La identidad siempre es una forma de seguridad y es definir un nosotros, aunque, cada vez más, estamos construyendo un nosotros más consistente. Esto, también está generando sus problemas debido a que las fronteras políticas tienen un carácter ético y definen lo que somos nosotros y lo que son los otros. Unos tendrían derechos y protecciones y otros lo tendrían sobre el papel. El nacionalismo sigue siendo una fuerza importante. Estados Unidos está construyendo señas de identidad más nacionalistas; un ejemplo podría estar en las políticas de emigración que están promoviendo, y las comunidades más marginales, sin Estado, están metiéndose en proyectos nacionalistas.Tratamos de conseguir formas de protección de nuestras identidades y al final las posturas nacionalistas generan más problemas que soluciones. La identidad, según cómo se utilice,puede ser un elemento explosivo.

- ¿Piensa que la clase política nos abruma con mensajes sobre lo que es o no es vasco, catalán, europeo, ciudadano del mundo?

- Si preguntas a alguien por eso, se comprueba que las identidades locales tienen más peso. La gente se define más con su pueblo o con su región o con su provincia y después va subiendo. Hay mucha gente que su identidad más importante se define con sus aficiones, con su grupo de ocio, con su familia. Pero tampoco, me parecía justo acusar a los políticos de esto. Si esto hubiese sido un montaje de la política se acabaría con la identidad. Cuando nos identificamos con algo todos entramos en una dinámica. No cabe ya crear identidades cerradas tampoco porque quizás no vamos a trabajar donde hemos nacido, nos emparejamos con otras etnias e igual nuestros hijos no son naturales, sino que son adoptados. Para ello, son muy importantes estos tiempos, en donde cabe tener un riesgo por no contar con una identidad definida porque todo ello abre nuevas oportunidades. Tenemos que vivir a la intemperie esta certidumbre, pero las identidades tienen que manejarse con mucho cuidado

- ¿Cuál considera que es el cambio social más importante que está ocurriendo en este momento?

- Yo creo que el cambio más importante que se está produciendo es la globalización. Ya no hay espacios cerrados, ni las culturas se pueden delimitar fácilmente, ni el trabajo se puede situar territorialmente. Hace, 25 años, el emigrante que llegaba a un país se integraba dada la distancia que existía con relación a su origen. Ahora, con Internet y los vuelos baratos puede estar en mayor contacto con su lugar de nacimiento. Su integración y adaptación es diferente ahora. Ahora cuentan con una cultura diferente, dados los lazos que mantienen con sus orígenes.

- ¿Estamos preparados para ser solidarios con los inmigrantes?

- En la práctica todos somos tolerantes. Algunos estudios, dicen que los vascos pensamos que en Euskadi hay cuatro veces más inmigrantes que los que verdaderamente hay en la realidad. Tenemos una visión sobredimensionada. Pensamos que son demasiados. Mientras que son útiles nos viene bien, pero en cuando les vemos en todos sitios pensamos que son un poco invasores. Llegan a cubrir un hueco, pero después tenemos que entender que quieren ser como nosotros, haciendo su propia vida, con su derecho a la educación, a la cultura, a todo. Eso parece que nos complica la vida Somos un pueblo pequeño y tenemos que entender a la inmigración de una forma abierta, sin poner llaves

- En algún artículo habla que uno de los cambios sociales más importantes se ha producido en la escuela.

- La escuela como espacio en el que se educaba a personas ha entrado en crisis. No tanto, porque la propia escuela no eduque. Yo tengo una hija de 7 años que ha aprendido de valores, de coeducación, vialidad, de ecología mucho más que lo que yo aprendí en toda mi vida. La escuela es la única que educa en valores. La iglesia no sabemos lo que pinta y la familia no sabemos cómo dirigir, mientras que la escuela es un germen de niños-as con identidades distintas. Hay en las escuelas chavales de amplitud de orígenes. Por ello, la escuela no puede quedarse sola. Es importante que exista una continuidad entre lo que aprenden en la escuela y las vivencias en la calle.

- ¿Cuáles son los puntos fuertes o débiles de los movimientos sociales?

- El principal punto fuerte ha sido su capacidad de innovación. Las grandes cuestiones que se ponen en las agendas políticas no promueven los partidos, ni las instituciones fuertes. Ahí están, los temas como la igualdad de género, los matrimonios homosexuales que defienden estos movimientos sociales. No obstante, su punto débil es la debilidad. Impulsan cosas nuevas en la agenda política, pero su debilidad se traduce en que derechos sociales fundamentales siguen sin estar reconocidas. Se están convirtiendo en la práctica en alternativas a partidos y sindicatos. Los están sustituyendo.

- Dada su participación en Gesto por la Paz, ¿cómo ve el proceso político que se ha abierto?

- Lo veo con menos ilusión porque la ruptura de la anterior tregua vino acompañada de 40 muertos, pero hay más razones más la esperanza. Aquello, supuso la ruptura de la sociedad y de la izquierda abertzale. Una vez que ETA deje de matar la paz está asegurada, independientemente de sus contenidos. Nadie puede ser asesinado o amenazado.

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración RSS