En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Acción en Madrid contra la Escuela de la Guerra del Ejército

Rompamos el Silencio. Siete Días de Lucha Social.

Sección:Desobedece a las guerras
Miércoles 28 de junio de 2006 0 comentario(s) 3379 visita(s)

Dentro de las actividades de Rompamos el Silencio en Madrid se ha llevado a cabo una acción de clausura simbólica de la Escuela de la Guerra del Ejército Español, situada en pleno centro de Madrid. Un grupo de unas quince personas pertenecientes al Eje de Antimilitarismo de estas jornadas, han sellado la puerta del cuartel con cinta y han pintado el conocido símbolo pacifista del casco y la flor a lo largo de la fachada mientras a la vez sustituían el cartel de la entrada por una pancarta donde se leía «cluasurada por enseñar a matar». Paralelamente una concentración de unas cien personas ha mostrado una pancarta donde se leía el lema «Por la desmilitarización social». Posteriormente en la sede de Rompamos el Silencio, el cine Bogart, que fue okupado pacíficamente el pasado domingo como inicio de las jornadas, se llevó a cabo un taller sobre feminismo y antimilitarismo en el que se debatieron diferentes aspectos relacionados con los numerosos puntos en común de estos dos movimientos y se mostró una exposición en la que se visualizaban diferentes facetas de cómo las mujeres sufren y resisten la militarización. Con estas actividades se pretendía reclamar para uso civil instalaciones militares a la vez que se lanzaba un mensaje a la opinión pública para animar a debatir acerca de necesidad de cambiar un modelo social que permite situaciones tales como que se deteriore notablemente las condiciones del acceso a la vivienda en Madrid mientras que grandes extensiones de terreno de esta ciudad son utilizadas para el adiestramiento en la ciencia del asesinato.

Más información sobre el resto de las jornadas en: http://www.rompamoselsilencio.net

Galería de fotos de esta acción:

http://www.rompamoselsilencio.net/galeria.php3?id_article=134&id_document=382

Crónica en tiempo real de la acción elaborada por el Centro de Medios de Rompamos el silencio

18.27 Unas sesenta personas salen desde Bogart en dirección al Metro para acudir al lugar donde se va a realizar la acción, que todavía desconocemos.

18.43 Las y los participantes en la acción se aproximan al lugar donde va a tener lugar. Por el camino, han tapado varios carteles del grupo fascista Acción Juvenil Española.

18.53 Los y las participantes, unas ciento cincuenta personas ya, han llegado a la Escuela de Guerra del Ejército de Madrid (junto al Centro Cultural Conde Duque, en la calle Santa Cruz de Marcenado). De momento unas sesenta personas están pintando flores con un casco de guerra, un símbolo clásico del antimilitarismo, en las fachadas e intentando precintar las puertas para impedir el acceso a su interior. A la llegada ha habido un pequeño encontronazo con la seguridad privada del centro.

18.56. Las participantes han precintado la puerta con cinta blanca, y están dibujando plantillas con spray en la paredes; han tapado la placa de la puerta, que dice «Escuela de Guerra». En la puerta había un guardia de seguridad, que ha entrado al edificio, y ha salido un militar que ha cerrado definitivamente la puerta

18.58. Han desplegado dos pancartas: la que tapa la puerta, por encima del precinto, dice «Guerra: crimen contra la humanidad» y la segunda dice «Por la desmilitarización». En los muros siguen pintando lemas antimilitaristas con sprays: «No a la guerra», «Desobedece» y «Gastos militares para fines sociales».

19.02 Unas 80 personas están en la Escuela de Guerra, que ha sido reclamadas por los vecinos para que tenga un uso social. En estos momentos ha llegado varios agentes de la Policía Municipal.

19.04. La gente, al término de la acción, ha empezado a bajar por la calle. A la altura de la calle Amaniel, la policía había cortado el trafico en esa calle. Los activistas se encuentran retenidos en estos momentos mientras la policía les identifica. Se están viviendo momentos de tensión.

19.08 Nos comentan que al principio les han obligado a caminar por la acera y todas aquellas personas que no acataban las órdenes han sido identificadas. Finalmente han sido identificados todos.

19.10 En principio han identificado a tres personas, que son las que están retenidas en la calle. En estos momentos los retenidos están pidiendo al resto de activistas que abandonen el lugar, porque están cerrando la zona. En estos momentos están llegando diferentes agentes de los cuerpos policiales.

19.11. La policía acaba de devolver las identificaciones a las personas que permanecían apartadas del resto. El hecho de que todavía llevaran las manos llenas de pintura verde les había hecho pensar en la posibilidad de que no les dejaran marcharse, pero finalmente ha sido posible. En estos momentos, están intentando salir de ahí.

19.15 Ahora continúan unos 6-7 coches policiales y varias motos, con una actitud bastante chulesca de los policías. Al principio el grupo de apoyo no pretendían abandonar la zona, pero finalmente han empezado a marcharse, unas 100 personas. La policía había cortado dos calles, pero había dejado otra libre, donde la gente ha abandona la zona tranquilamente.

19.18 El problema inicial ha sido que la policía no sabía con quien negociar. El grupo organizador ha decidido hablar con ellos, la policía les ha dicho que habían realizado una concentración ilegal porque era superior a 20 personas. En ese momento, han preguntado a algún activista porque llevaba las manos pintadas. Los responsables directo ante una subida de la tensión han decidido entregar los DNI, pero incluso a una persona que simplemente pasaba por allí, sin tener que ver con la acción.

19.27 La acción ha terminado definitivamente y la gente se dirige a los metros más cercanos.

19.49 El grupo de activistas ya ha llegado al Centro Social Bogart, y se prepara para realizar una asamblea para valorar la acción que ha tenido lugar hace unos minutos. Además, al finalizar la asamblea habrá un taller sobre antimilitarismo y feminismo, acompañado de una exposición.

Más información sobre las escuelas de guerra del Estado español: http://www.antimilitaristas.org/article.php3?id_article=2320

Hace unos meses una campaña publicitaria anónima reivindicaba el uso de este espacio militar para el Plan de Vivienda Joven de la Comunidad de Madrid. http://www.nodo50.org/tortuga/article.php3?id_article=3684 En 2004 se realizó otra acción contra la Escuela de Guerra para reivindicarla como un polideportivo municipal: http://ania.eurosur.org/noticia.php3?id=10785

ESCUELA DE GUERRA DEL EJÉRCITO EN MADRID

En pleno centro de Madrid, en la calle Santa Cruz de Marcenado nº 25, se encuentra desde 1920 la así llamada también en la actualidad Escuela de Guerra del Ejército de Tierra. Sus instalaciones están incluidas en el Acuartelamiento de Guardias de Corps, actual Cuartel de Conde Duque.

Funciones militares

La antigua Escuela de Estado Mayor del Ejército es en la actualidad un centro que imparte una especie de cursos de «posgrado» para oficiales de las Fuerzas Armadas y también proporciona capacitación para el ascenso de estos militares a la escala de superior de oficiales.

La Escuela de Guerra está estrechamente vinculada con el Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC), órgano del Ejército de Tierra «responsable de la dirección, inspección, coordinación e investigación en materias de doctrina, orgánica, materiales, enseñanza y sistemas de instrucción, adiestramiento y evaluación para su aplicación al combate.»

Aunque pueda resultar paradójico, especialmente activo dentro de la Escuela de Guerra es su Departamento de Operaciones de Paz, que lleva organizando desde hace diez años un Curso de Operaciones de Paz dirigido fundamentalmente a oficiales de las Fuerzas Armadas «o miembros del Ministerio del Interior, con categoría/grado de Coronel, Teniente Coronel, Comandante o asimilados, que se encuentren en activo y sean propuestos por el Comandante de sus Fuerzas Armadas o autoridad Militar competente». Este año, entre el 17 de octubre y el 3 de noviembre tiene lugar su décima edición.

La Escuela de Guerra, según informa la página web del Ministerio de Defensa, cuenta con una biblioteca de unos 45.000 volúmenes especializada en temas tales como «historia y arte militar» (sic) así como estrategia, polemología, geopolítica, política exterior, relaciones internacionales, historia, etc

Repercusiones en el entorno

Pero la formación interna no es ni mucho menos la función única de la Escuela de Guerra. Este centro tiene también una orientación abiertamente intervencionista sobre el sistema general de estudios superiores. Así, coorganiza y colabora en multitud de cursos de posgrado y másters de universidades de todo el Estado. Es el caso de la Universidad Carlos III de Madrid (y su Instituto Universitario de Estudios Internacionales y Europeos “Francisco de Vitoria”), donde con la colaboración y asesoramiento de la Escuela de Guerra del Ejército se viene organizando un master-título de 250 horas de «experto en prevención y gestión de crisis internacionales», que cuenta entre sus docentes con el General Luis Villanueva Barrios (Director de la Escuela de Guerra del Ejército) y el General Miguel Alonso Baquer (Instituto Español de Estudios Estratégicos).

En octubre de 2002, varios de sus profesores, junto con otros de la Academia General Militar, y del Mando de Adiestramiento y Doctrina, impartieron conferencias en el Congreso Nacional de Estudios de Seguridad organizado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Granada. Algunas de estas conferencias fueron «Conflictos asimétricos: Amenazas, riesgos y desafíos», «Medio Ambiente y Seguridad», «Planteamientos, objetivos y desarrollo para una estrategia militar», «La seguridad en el sudeste asiático insular tras el 11-S», etc., en la que lo primero que se aprecia es ese intento inocular la doctrina segregada acerca de la construcción de la imagen del nuevo enemigo islamista, que pueda llegar a justificar la pervivencia de la estructuras militares.

Pero no sólo la universidad ha sido la destinataria de la doctrina militarista producida por la Escuela de Guerra. Como ejemplos podemos citar la colaboración con el Centro de Estudios de DIH de Cruz Roja española en 2003 para llevar a cabo el primer curso de información a periodistas, para «estrechar las relaciones y el conocimiento mútuo entre ambos profesionales». O también en 2003, las «Jornadas para corresponsales de guerra», en el que se impartieron «Identificación de materiales», «Lectura de planos y uso de GPS», «Prácticas de conducción todoterreno», «Primeros auxilios y medidas higiénico-sanitarias», «Acomodación en vehículos de combate acorazados y helicópteros», «Señalización de minas», y «Protección NBQ».

Parece que este curso tuvo gran éxito entre los periodistas, pues a finales del año pasado se desarrolló la tercera edición de estas jornadas, con novedosas materias como «Supervivencia como rehén», en la que los psicólogos militares, como grandes expertos en esas materias enseñaron a una treintena de periodistas técnicas budistas para, en caso de tortura por parte del «enemigo», resistir el dolor y el «lavado de cerebro», y también «la forma de practicarlo para un mejor conocimiento de la materia»..

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.