En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Una emboscada mortal en Bint Jbeil

Página 12

Sección:Informativa
Jueves 27 de julio de 2006 0 comentario(s) 1464 visita(s)

Página 12

Por Robert Fisk * Desde Qlaya, sur del Líbano

¿Es posible -es concebible- que Israel esté perdiendo su guerra en el Líbano? Desde este pueblo en el sur del país, veo las nubes marrones y negras de humo del último ataque en la ciudad de Bint Jbeil: hasta 14 soldados israelíes muertos y otros rodeados, después de una devastadora emboscada de la guerrilla de Hezbolá en lo que se suponía que era un exitoso avance israelí contra un “centro terrorista”.

El humo se ve también a mi izquierda, sobre la ciudad de Khiam, donde un puesto de observación aplastado queda como el único recordatorio de los cuatro soldados de la ONU -la mayoría de ellos decapitados el martes por un misil fabricado en Estados Unidos- muertos por la fuerza aérea israelí. Soldados indios del ejército de la ONU en el sur del Líbano, visiblemente conmovidos por el horror de traer a sus camaradas canadienses, fijianos, chinos y austríacos de vuelta en por lo menos 20 pedazos, desde el puesto de la ONU, al lado de la prisión de Khian, dejaron sus restos en el hospital de Marjayoun ayer a la mañana.

En años anteriores pasé horas con sus camaradas en este puesto de la ONU que está claramente marcado con pintura blanca y azul, con la bandera celeste de la ONU frente a la frontera israelí. Su deber era reportar todo lo que vieran: el cruel fuego de misiles de Hezbolá desde Khian y la brutal respuesta israelí contra los civiles del Líbano. ¿Era por esto que debían morir, después de haber sido blanco de los israelíes durante ocho horas, mientras sus oficiales le rogaban a la Fuerza de Defensa israelí que cesara el fuego? Un helicóptero israelí hecho en Estados Unidos se ocupó de eso.

Mientras tanto, en Bint Jbeil, otro baño de sangre tenía lugar. Declarando que “controlaban” esta ciudad libanesa del sur, los israelíes eligieron meterse en una trampa de Hezbolá. Cuando llegaron al mercado desierto, fueron emboscados por tres lados, y sus soldados cayeron al suelo bajo el fuego sostenido. El resto de las tropas israelíes -rodeadas por los “terroristas” a los que supuestamente debían liquidar- pidieron ayuda desesperadamente, pero cuando un tanque israelí Merkava y otros vehículos se acercaron para ayudarlos, también fueron atacados e incendiados.

Diecisiete soldados israelíes murieron hasta ahora en esta operación desastrosa. Durante su ocupación del Líbano en 1983 más de 50 soldados israelíes murieron en un solo ataque suicida. A esta altura de la guerra, aniquilar a Hezbolá parece una meta ya olvidada. Los soldados israelíes intentan matar a Hasán Nasralá, líder de Hezbolá. Sin acabar con su vida, difícilmente podrán cantar victoria. En Kiryat Shmona y en Metula, en el extremo norte del Estado hebreo, a pocos kilómetros del campo de batalla, la artillería se empleaba a fondo. Dispararon cientos de proyectiles sobre el sur de Líbano, prácticamente desierto de civiles. Y la aviación también atacó la sede central en Beirut de Amal, el partido chiíta cuyo líder, Nabih Berri, a su vez presidente del Parlamento libanés, se entrevistó con la secretaria de Estado norteamericana, Condoleeza Rice, el lunes. Todo apunta, a tenor del fracaso de los diplomáticos, a que la situación va a empantanarse. Así lo afirmó un general israelí: “La ofensiva durará varias semanas”.

Pero Israel es el que se está quedando sin tiempo en el sur del Líbano. Por quinta vez en treinta años sus ataques lo han colocado en el banquillo de los acusados por crímenes de guerra en el Líbano. El número de muertes civiles ya llegó a 400. Y todavía Estados Unidos no quiere intervenir para evitar la masacre, ni aun para pedir un cese de fuego de 24 horas para permitir que los 3000 civiles todavía atrapados entre Qlaya y Bint Jbeil, que incluyen a un número de habitantes con doble nacionalidad (dos canadienses entre ellos) puedan huir.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.