casco insumissia fusil roto

¿Dónde estaban pues las armas de destrucción masiva? En Israel y Estados Unidos, naturalmente

Varios cadáveres de libaneses presentan restos de fósforo blanco

Varios cadáveres de libaneses presentan restos de fósforo blanco

Nasrallah asegura que su grupo no habría capturado a los soldados hebreos si hubiera sabido que Olmert respondería con una guerra.

E. GARCÍA GASCÓN/JERUSALÉN

Las autoridades médicas libanesas han enviado a un laboratorio de París algunos restos de varios cadáveres de la guerra que muestran síntomas de que la muerte les sobrevino a causa de fósforo blanco, una sustancia que no se puede utilizar en una contienda bélica, según las convenciones internacionales.

Durante las últimas semanas han circulado rumores en el sentido de que Israel utilizó armas prohibidas, como el fósforo blanco o el uranio empobrecido, pero hasta ahora no se ha podido demostrar. El doctor Husein Mahmud al-Chel explicó que los cuerpos que han suscitado las sospechas no presentan ninguna herida externa, están totalmente contraídos y tienen un color verde negruzco, lo que en su opinión son síntomas de que han sufrido las consecuencias del arma química.

Las cadáveres pertenecen a civiles y no a milicianos, y llegaron a su hospital desde Brital, un pueblo que está situado en el Valle de la Bekaa, muy cerca de la ciudad de Baalbek. Esta zona, de mayoría chií, fue atacada repetidamente por la aviación israelí durante los 34 días que duró la guerra. Pero la información sobre lo que ocurría en la región fue muy escasa, ya que ningún periodista internacional consiguió llegar hasta allí.

La utilización del fósforo blanco, conocido como ’nuevo napalm’, está explícitamente prohibida por las convenciones internacionales en su uso contra personas, combatientes o no, aunque se puede usar con otras funciones, como la iluminación de un campo de batalla en el que en ese momento no haya personas. Ahora, será el laboratorio militar de París el encargado de analizar las muestras de los cadáveres y determinar si el tipo de heridas que presentan proviene del uso de esta sustancia.

Mientras tanto, Estados Unidos siguen estudiando si Israel utilizó bombas de racimo contra objetivos civiles en Líbano, algo que parece derivarse de los artefactos de este tipo que se han encontrado en los últimos días en algunas zonas del sur del país.

Estados Unidos entregó esas bombas a Israel porque este país se comprometió a no utilizarlas contra objetivos civiles. Si se demostrara que Israel no ha respetado esta condición, Washington podría adoptar sanciones contra el Estado judío.

En los años ochenta, el presidente Ronald Reagan ya penalizó al Gobierno hebreo por utilizar este tipo de armas contra objetivos civiles.

«El 1% de certeza»

El jefe de Hezbolá, el jeque Hasan Nasrallah, aseguró ayer que no hubiera capturado a los dos soldados israelíes si hubiera tenido el «1% de certeza» de que iba a desembocar en una agresión hebrea. El líder fundamentalista agregó que de conocer las consecuencias, la operación del 12 de julio no se hubiera llevado a cabo por «causas humanitarias, morales, sociales, militares, económicas y políticas».

Además, Nasrallah acusó al enviado especial de la ONU para Oriente Próximo, Terje Roed Larsen, de «servir a Tel Aviv de forma clara» y comentó que no sabía «si los israelíes le pidieron que fuera a Líbano para asustar a la población».

Alternativa Antimilitarista - moc
Administración