En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Consideraciones de la séptima plenaria regional de la asamblea permanente de la sociedad civil por la paz-Antioquia

«Que la paz se tome la palabra»

Sección:Colombia
Jueves 19 de octubre de 2006 0 comentario(s) 2077 visita(s)

Que la paz se tome la palabra. VII Plenaria regional

En que momento estamos

Nunca habia tenido el proceso de desarrollo de la Asamblea Permanente de la Sociedad Civil un momento tan difícil como el actual. Estamos en un período donde en el plano internacional siguen resonando los vientos de las guerras preventivas y en el país se ha cerrado la oportunidad de hacer UNA NEGOCIACIÓN entendida como la apertura de espacios sociales, políticos y económicos que para que nuevos actores y personas sean incluidas en el desarrollo y para construir una paz sostenible donde la mayoría de los ciudadanos disfruten de los derechos humanos; una negociación entendida no como el ofrecimiento a los miembros de los grupos guerrilleros de condiciones para su reincorporación a la vida civil sino como una apuesta por transformar las condiciones que le han servido de caldo de cultivo. Estamos en un momento donde lo central que se le ha ofrecido a quienes se han levantado en armas contra el Estado es la guerra para llevarlos en condiciones a desventaja a una mesa de negociación.

Pero de otro lado se presenta como un gran avance en la paz el que se hayan desmovilizado mas de 32.000 miembros de los grupos paramilitares así mediante el decreto 128 se les haya indultado al 92% de ellos por no tener procesos pendientes y el 8% (unos 2600) están en una lista para ser llevados ante la Fiscalía y mas de tres millones de víctimas esperan poder ejercer su derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación. Los defensores de derechos humanos y paz hemos venido reclamando no solo la entrega de armas y la desmovilización sino el desmonte completo de las estructuras paramilitares y el poder que ejercen de manera indebida en las regiones y localidades del país. Hoy los voceros paramilitares son conducidos de Villa Esperanza a Prosocial dando fin a los reclamos sobre la ley de “justicia y paz” despues de conocido el fallo de la Corte Constitucional, reclamos que son recogidos en los decretos que luego de consultados con ellos se publicaron en estos dias, echando para atrás lo que la corte había enderezado que sumado a la inclusión a última hora de reconocidos narcos en la lista entregada a la Fiscalía le quita mas legitmidad y consenso al proceso

En ese ambiente pareciera arar en el desierto reclamar una negociación política con todos los grupos armados, no una negociación parcelada, que le ponga fin al largo conflicto armado que vive el país. La bandera de la solución negociada al conflicto mediante la negociación política ha sido el distintivo de la asamblea permanente de la sociedad civil por la paz y hoy a pesar de los vientos de guerra sigue siendo mas necesaria que nunca, pues cuatro años de ofensiva militar no han logrado la derrota de las guerrillas. Algunas ventanas para ese camino se abren con los esfuerzos del ELN con la Casa de la Paz y las diversas propuestas y campañas por los acuerdos humanitarios. El punto de la negociación hace parte del programa mínimo de paz.

Nos ha tocado transitar entre el 2002-2006 en un marco general de “las guerras preventivas y la lucha contra el terrorismo”, del cierre de los procesos de negociación en Colombia a partir del comienzo del 2002 y apostarle a la salida militar, de la “seguridad democrática y el estado comunitario”, de recorte de los logros de la Constitución del 91, de privatizaciones y negociación del TLC, de tránsito del paramilitarismo de la acción militar contra la población civil a la acción mas política, de configuración de un proyecto de neoconservador derecha que busca consolidarse y proyectarse en los próximos cuatro años con pretensiones de prolongarse aún mas.

Frente a este sector de la élite que jalona actualmente el Estado, otros sectores de ella han tratado de diferenciarse en algunos aspectos: frente a la legalización o aceptación del paramilitarismo, frente al TLC, frente a la negociación o acercamientos con las guerrillas y frente a unos valores democráticos y progresistas.

Transitamos también por un proceso de articulación de diversas expresiones políticas regionales y político sociales en una expresión nacional de izquierda cuyas banderas están en lo social, los derechos humanos, la paz, la democracia, la inclusión, las relaciones con América latina. Esta izquierda logró dos cosas importantes en estos tres años: ser gobierno en regiones importantes del país lo que implica pasar de la crítica y el contestatarismo a la construcción y resolución de los problemas de la población de las regiones o ciudades en un contexto general dominado por la derecha; la otra es mostrarse como opción de gobierno nacional al ser la segunda fuerza del país.

Asistimos a una reconfiguración de los partidos al pasar de mas de 60 personerías jurídicas- partidos existentes a solo 15 (diez de ellas nacionales y cinco por las minorías). De los siete partidos que hoy conforman la coalicción uribista: tres provienen del Partido Liberal (Partido de la U, Cambio Radical, Colombia Democrática) , dos del Partido Conservador (Partido conservador , Alas Equipo Colombia), dos emergentes (Convergencia Ciudadana y Colombia Viva).

El fortalecimiento de dos proyectos políticos diferenciados propone como hipótesis de trabajo en el próximo cuatrienio un tránsito hacia una confrontación política entre proyectos de derecha y proyectos de izquierda con el recurso cada vez menor de la guerra sucia y el narcotráfico..

La detención en Aguadas (Caldas) del líder social Fredy Escobar, quien reconoció su pertenencia a las Farc, hecho que le ayuda al Estado y a los paras en su estigmatización de las organizaciones sociales, de las opiniones críticas al gobierno actual y de opositores al gobierno local y de otro lado, el asesinato del líder de la Comuna 13, Haider Ramirez, que unido al asesinato de la lidereza Teresa Yarce y de otras personas despues de la Operación Orión en el 2002, muestran de un lado el fracaso del Estado por consolidar su presencia en la zona afectando gravemente las organizaciones comunitarias y su confianza en que la situación va a mejorar y del otro la necesidad inaplazable de la solidaridad, del deslinde y de la autonomía del movimiento.

Las víctimas

Cuando hablamos de las víctimas se hace referencia a quienes han sido sometidas a todas las atrocidades que la violación generalizada de los derechos humanos y la guerra ejercen sobre las personas. La idea de la víctima es la de persona inocente, que sufre las violaciones , que es colocada en situación de desventaja. La víctima representa una reclamación de una injusticia sufrida. entendemos por víctima a las personas que individual o colectivamente hayan sufrido daños, físicos o mentales, sufrimiento emocional, pérdida financiera o menoscabo sustancial de los derechos fundamentales como consecuencia de acciones u omisiones que violen la legislación penal vigente, incluida la que proscribe el abuso de poder.

El concepto de víctima hace referencia a civiles o a personas protegidas por el dih no a los combatientes. De allí que no se puedan presentar como víctimas los que hacen parte del ejército o de los grupos armados irregulares: paramilitares o guerrilleros. Sólo sin personas protegidas por el dih o ya se han desmovilizado y sufren allí agresiones. Otro aspecto importante de señalar es la necesaria distinción entre víctima y victimario.

Uno de los problemas concretos a resolver es construir el acuerdo de quienes son las víctimas: de las masacres, las desapariciones forzadas, las torturas, las ejecuciones extrajudiciales, el desplazamiento forzado, el secuestro, las violaciones de mujeres..El otro problema concreto es identificar la cantidad de víctimas existentes en la región y en el país. A manera de indicador y solo partiendo del número de desplazados estamos hablando de no menos de tres millones en el país y cerca de quinientos mil personas desplazadas forzadamente en Antioquia . Estamos hablando de una cifra de víctimas que gira entre el 7 y el 10% de la población.

Hoy en el país existe de un lado el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, que hizo su asamblea regional el pasado miercoles 6 y del otro un conjunto de organizaciones que agrupan además a víctimas de los grupos armados.

La reparación a las víctimas con los bienes de los victimarios particulares, con el presupuesto asignado del país o apropiando los recursos necesarios. Un aspecto crítico es la identificación de los bienes arrebatados por los grupos armados, a los campesinos, especialmente la tierra y poder restituirla a sus dueños.

Quizás un problema es la estigmatización de que han sido víctimas algunas de ellas que les resta legitimidad ante la opinión pública.

Las organizaciones tienen diversos espacios de participación. Algunos son polémicos, como las mesas de negociación entre el gobierno y los grupos armados. Otro espacio polémico es la participación en los procesos que se inicien contra los desmovilizados de los grupos paramilitares en virtud de la aplicación de la ley de “justicia y paz” o en los espacios que cree la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación tanto para la interlocución de sus propuestas como para validar sus hallazgos o iniciativas.

El movimiento por la paz en Antioquia

En sentido estricto en el movimiento por la paz confluyen hoy tres vertientes:

Las iniciativas de paz que surgen desde la sociedad civil: como la asamblea permanente de la sociedad civil por la paz, las comunidades de paz, la red de iniciativas contra la guerra y por paz, la ruta pacífica de las mujeres, la objeción de conciencia, etc. Cuyo centro ha estado en la exigencia de la solución negociada del conflicto armado y el no involucramiento de la sociedad civil en el conflicto además en la promoción de que la sociedad civil tenga voz en la negociación.

Las organizaciones de derechos humanos que colocan como central el respeto, realización y garantía de los derechos humanos por parte del Estado y defienden en los procesos de negociación el derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación.

Las asambleas comunitarias y constituyentes que se han desarrollado en Antioquia en los últimos años alrededor de ejes como el conflicto armado, la gobernabilidad y la inversión social construyendo propuestas en los diversos municipios y como una alianza entre la sociedad civil y las administraciones locales.

Estas vertientes avanzan en procesos de articulación y construcción de una Agenda Mínima . Asamblea regional de derechos humanos y paz realizada el 26 julio señalan un camino de articulación y unidad.

En sentido mas amplio el movimiento por la paz esta compuesto por el conjunto de organizaciones del movimiento social que tiene por objetivo la consecución de la paz en el país.

En el seno del movimiento por la paz existen de un lado las discusiones en torno a su papel si promover la solución negociada al conflicto armado donde los actores centrales son el gobierno y los grupos armados y donde el movimiento por la paz estaría de alguna forma subordinado a la iniciativa que tengan las guerrillas o el gobierno o si su papel está mas en la agenda de transformaciones que la sociedad requiere y en que la población civil no sea afectada por el conflicto. El otro aspecto de discusión es sobre el tipo de agenda a promover: si ella recoge el conjunto de aspiraciones de equidad, democracia y justicia a ser logrados por la negociación; si la agenda de cambios la da la correlación de fuerzas existentes en la negociación o por fuera de ella; o si solo recoge la creación de condiciones para el silenciamiento de los fusiles y la reincorporación a la vida civil de los alzados en armas.

Propuestas generales

Esta VII plenaria estuvo precedida de varios encuentros sectoriales y regionales en los cuales se discutieron los temas de la plenaria y de la cual se recogen sus aportes.

Ante esta situación acordamos: Nuestro interés porque en Colombia se construya el Estado Social de Derecho, porque se garanticen los derechos humanos de todas las personas y por que la justicia opere superando los altos índices d impunidad existentes.

Nuestra apuesta por la democracia y por los mètodos democráticos y pacíficos para resolver los conflictos y para acceder al poder. Desde esta perspectiva nuestro rechazo a la lucha armada como camino para las transformaciones sociales que dicen simbolizar las guerrillas o como una manera de exigir la presencia del Estado o combatir a las guerrillas que han representado los grupos paramilitares. Es mediante la profundización de la democracia, de la participación y movilización de la ciudadanía que se podrá derrotar políticamente los proyectos que recurren a las armas.

Estamos por la defensa las organizaciones sociales y sus diversas expresiones políticas, porque construyan su propia voz y participen en los diversos espacios de participación que se han abierto, porque se debatan públicamente las diversas propuestas de cambio, porque puedan construirse políticas públicas a favor de las mayorías y ser gobierno para desarrollarlas, porque los gobiernos rindan cuentas a sus electores y haya el debido control a ellos. El que una persona se reconozca miembro de un grupo armado no hace a la organización o la institución parte de ese grupo armado y desde allí rechazamos las estigmatización que se hace de lideres sociales, intelectuales, defensores de derechos humanos o funcionarios públicos.

La democracia es el derecho a disentir y la calidad de ella se ve también en como trata a las minorías y a la oposición. Rechazamos las amenazas que han circulado profusamente por correos electrónicos entre mayo y agosto de este año donde a nombre de grupos paramilitares se ataca a la izquierda, a los defensores de derechos humanos, a profesores y estudiantes de universidades públicas, a líderes sociales por no estar con el estado comunitario o el proyecto del presidente Uribe.

Nuestro deseo porque en el proceso con los paramilitares culmine plenamente con el desmonte de toda la estructura, porque se respete el fallo de la Corte, y porque se preserven los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación.

Propuestas en cada comisión

Negociación política del conflicto armado
-  Grupo de países amigos del proceso de paz en Colombia .
-  Plebiscito en las elecciones del 2007.
-  La exigencia del respeto del derecho internacional humanitario por parte de todos los actores. Alli la exigencia por un acuerdo global de carácter humanitario, el canje y los acuerdos de carácter especial. Además apoyar el desminado.
-  Discusión del modelo de desarrollo y de la estructura del Estado.
-  Asamblea Constituyente, mas como finalización del proceso .
-  Reestructuración de las Fuerzas Armadas y una política de seguridad ciudadana.
-  Sometimiento a la justicia en condiciones especiales para los actores del conflicto armado urbano y del narcotráfico

Además en la se plantearon propuestas sobre: una política pública de paz y allí la elección popular del Alto Comisionado; fortalecimiento del movimiento social por la paz,; verdad, justicia y reparación; estado social de derecho.

Víctimas

-  Exigir los derechos a la memoria, la verdad, la justicia y la reparación.
-  El problema de las tierras es un aspecto central a esclarecer.
-  Fortalecer las organizaciones de las víctimas.
-  Exigir una comisión de esclarecimiento histórico de la verdad(comisión extrajudicial de verdad).
-  Identificación de las víctimas de la desaparición forzada y de las fosas comunas y quienes se encuentren en ellas.
-  Frente al Miedo: verbalizar, analizar las cosas en grupos, atención sicosocial,
-  Recoger la información y documentar los casos.
-  Promover una mesa de víctimas para hacerle seguimiento a la situación.
-  entender por víctimas las que son afectadas por las violaciones de derechos humanos y el derecho internacional humanitario (crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra).

Movimiento de paz

-  Fortalecer las organizaciones de la sociedad civil y el movimiento de paz y derechos humanos, unitario. Apoyar la asamblea regional de paz y derechos humanos y la concertación de agendas.
-  Promover la objeción de conciencia frente al militarismo.
-  Asambleas constituyentes de paz y democracia para el Valle de Aburra y otras regiones y apoyar la Asamblea Departamental de Asambleas Constituyentes en noviembre.
-  La solución negociada del conflicto armado. Especialmente la necesidad de una negociación global con todos los actores.
-  La exigencia de los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación. Especialmente la necesidad de una comisión de esclarecimiento histórico y el tema de tierras.
-  La importancia de promover políticas públicas y ejercicios de gobernabilidad.
-  Politizar el movimiento social por la paz y tener vocación de poder.

Programa mínimo

- Solución negociada del conflicto armado
- Políticas públicas de paz. Elección popular del alto comisionado para la paz.
- Defensa del Estado social de derecho, vigencia de la constitución del 91 y vigencia integral de los derechos humanos.
- Verdad, justicia y reparación integral.
-  Participación ciudadana en la construcción de la paz.
-  Cooperación para la vida, la democracia y la paz. Vigencia de la CPI.

Medellin, 9 de septiembre de 2006.

Visite: www.asapazantioquia.org

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.