casco insumissia fusil roto

20 Minutos

Greenpeace exige al Gobierno español prohibir y desmantelar su arsenal de bombas de racimo

Greenpeace exige al Gobierno español prohibir y desmantelar su arsenal de bombas de racimo

20 Minutos

# España fabrica y posee bombas de racimo, según el informe de Greenpeace "Bombas de racimo: la lluvia de acero. Razones para la prohibición".

# Está confirmado que el ejercito español posee tres tipos de armas de racimo.

# Este tipo de armas son muy difíciles de desactivar.

Greenpeace exigió el miércoles al Gobierno español que prohíba la fabricación de las bombas de racimo y el desmantelamiento del arsenal existente de estas armas, cuyas víctimas en un 98% son civiles, especialmente niños.

"Razones para prohibirlas"

Un Gobierno que apuesta por la paz no puede permitir estas armas

El
apoyo a la adopción de un tratado internacional que prohíba bombas de
racimo y la mediación para la eliminación de este tipo de armas del
arsenal de las tropas de la Unión Europea, son otras de las peticiones de Greenpeace al Gobierno que se pusieron hoy de manifiesto durante la presentación del informe "Bombas de racimo: la lluvia de acero. Razones para la prohibición".

"Un
Gobierno que apuesta por la paz no puede permitir que en España se
fabriquen estas armas y que el propio Ejército español las posea", dijo
el director ejecutivo de Greenpeace España, Juan López de Uralde.

España, fabricante y poseedora 

España
es uno de los países que posee y fabrica bombas de racimo, señala el
informe, pero el secretismo que rodea la industria y el comercio
armamentístico hace complejo acceder a la información actualizada sobre
las empresas que fabrican estas armas y, especialmente, sobre los
destinatarios de sus productos.

Sin embargo, se conocen los nombres de algunas empresas que están asociadas a la producción de bombas de racimo en España.

Así, según el análisis de Greenpeace, estas son Expal Explosivos, Instalaza SA, Santa Bárbara e Internacional Technology, SA.

Presentes en 23 conflictos

Además, está confirmado que el ejercito español posee tres tipos de armas de racimo de las cuales dos son de fabricación nacional y una es importada de Estados Unidos, señala.

Las bombas de racimo pueden haber producido 100.000 víctimas

Según
la responsable de la campaña de Desarme de Greenpeace España, Mabel
González, las bombas de racimo se han usado en 23 conflictos y pueden
haber producido 100.000 víctimas.

"El último caso donde fueron
usados fue en Líbano el verano pasado donde el ejercito Israelí
bombardeo masivamente con bombas de racimo todo el territorio sur del
Líbano", afirmó González.

Submuniciones sin explotar

La
experta señaló que allí pueden quedar un millón de submuniciones sin
explotar que están en las casas, en las escuelas, en las tierras de
cultivo y en las ramas de los árboles.

La desactivación de
estas municiones sin explotar en el sur de Líbano es una de las
principales tareas que han tenido que asumir los soldados españoles
allí desplegados.

"Creemos que es paradójico que desde España
se estén vendiendo bombas de racimo y que luego los soldados españoles
tengan que asumir en muchos casos los riesgos que supone desactivar
estas armas", subrayó González.

Tratamiento distinto a las minas

El 5 y el 30% de las municiones no estallan y quedan dispersas sobre el territorio, sostiene el informe de Greenpeace.

El proceso de desactivación de estas armas exige un tratamiento distinto al de las minas:

  • Por la alta sensibilidad de su mecanismo de detonación,
    los especialistas afirman que estas submuniciones nunca deben moverse,
    sino que hay que destruirlas una a una desde cientos de metros de
    distancia, porque hasta ahí podrían llegar los fragmentos.
  • La limpieza con artefactos mecánicos es imposible, ya que por su alto potencial explosivo, la bomba puede dañar o destruir el aparato.
  • Tampoco pueden usarse perros
  • Los especialistas señalan que la altísima sensibilidad de estos residuos explosivos hace que puedan estallarse por un simple cambio de temperatura.
  • Al
    mismo tiempo, los expertos resaltan el peligro que representan estas
    submuniciones para los más pequeños que, en muchos casos, las confunden con una lata de refresco o un juguete brillante.
  • 23 de diciembre de 2006 02:19

    ¿Y no es mas facil meter a todos los politicos en la carcel, y a los fabricantes y al ejercito?

    Yo creo que si nos ponemos todos a ello,
    podemos hacerlo.

    Porque tiene ya bemoles este asunto del militarismo salvaje...

    ¡Revolucion no violenta!

    internete
    1234567

    Soldado: Te cambio el fusil y el casco
    por una hazada y un sombrero de paja.

    ! Asi dejarás de tener miedo !

    • 8 de abril de 2007 03:16

      venga jesucristo superstar vaya tela.
      y cuando vengan tios armados,que deciden qedarse aqui que hacemos.
      los pegamos con los sombreros de paja???

Alternativa Antimilitarista - moc
Administración