En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Hipocresía en el comercio de armas (Pedro Otaduy)

Diario de Noticias

Sección:Comercio y producción de armas
Domingo 14 de enero de 2007 1 comentario(s) 2785 visita(s)

Diario de Noticias

EL último viernes del año aparecía en los periódicos una noticia sobre el anteproyecto de ley del Gobierno sobre el control del comercio exterior de material de defensa, nombre bajo el cual se esconde la exportación de armas. El titular era llamativo: La nueva ley exigirá valorar los derechos humanos en el país de destino . En el desarrollo de la noticia se leía que otra de las cautelas que se iban a aplicar era que habrá que valorar si las armas vendidas pueden perturbar la paz o la estabilidad .

Confieso que dada la época del año en que nos encontramos pensé en la posibilidad de una inocentada, pero no, era 29 de diciembre. No sabiendo a qué agarrarme se me ocurrió que igual era que una inocentada de la víspera distribuida por algún gabinete graciosillo había colado como noticia en los periódicos del día siguiente, pero no: el sábado la referencia del Consejo de Ministros de la víspera daba cuenta de que ese anteproyecto de ley efectivamente había sido tratado, aprobado y remitido al Parlamento.

Hace ya veinte años que desde la campaña de Objeción Fiscal a los Gastos Militares nos pusimos en contacto con Antonio Mingote. Queríamos su permiso para utilizar una de sus viñetas y Mingote amablemente nos lo dio. No dejaba de ser chocante que quisiéramos utilizar una viñeta aparecida en el ABC para apoyar nuestras tesis, pero es que no era una viñeta, era un verdadero ensayo de sólo una frase. Estaban dos hombres de los de Mingote en un despacho con un puro en la mano y uno le decía a otro: "Hemos desarrollado un arma mortífera terrible, pero sólo se la vendemos a gobernantes con buenas intenciones".

En pocas palabras quedaba de manifiesto toda la hipocresía que encierra la producción y el comercio de armas que, se vista como se vista, se basa y se nutre del sufrimiento de los seres humanos que van a ser víctimas de ese macabro negocio.

Han pasado veinte años y lo que entonces fue una profunda ironía ha vuelto a aparecer en los medios de comunicación elevado ahora a la categoría de noticia. En estos veinte años han pasado muchas cosas y una y otra vez se ha demostrado que con las armas lo que se hace no es la paz, sino la guerra. Las soluciones militares no son soluciones, sino dolorosas equivocaciones cuando no, simple y llanamente, estafas.

En estos veinte años varios miles de personas hemos apostado por la objeción fiscal a los gastos militares. Los insumisos ganaron su lucha noviolenta y el servicio militar físico desapareció de nuestra sociedad.

Hoy casi ya ni nos acordamos de ello. Pero en el siglo XXI sigue habiendo un servicio militar impuesto, el servicio militar económico, que nos pretende obligar a colaborar con los ejércitos, con la industria de armamentos, con el negocio de la muerte. Hoy ya no nos obligan a que aprendamos a matar, pero siguen obligándonos a pagar a quienes se muestran dispuestos a hacerlo en nuestro nombre. Pero eso sí, el Gobierno nos aclara ahora que eso se hace sólo respetando los derechos humanos y sin perturbar la paz y la estabilidad.

La vida es el principal derecho de las personas. No es un tema para ironías. Lo que hay que hacer con el comercio de armas es lo mismo que se hace con su uso: prohibirlo. Dice el Gobierno que se va a preocupar de que se respeten los derechos humanos en este tema. Eso, que lo haga. El derecho humano a la libertad de conciencia incluye el derecho a la objeción de conciencia a lo militar. En las sociedades desarrolladas de principios de este siglo este derecho se respeta sólo si se nos reconoce el derecho a la objeción de conciencia fiscal. Las armas que se fabrican y se venden sirven para lo que sirven: para matar. Cualquier otra consideración es pura hipocresía. No nos pueden obligar a participar en ello.

http://www.noticiasdenavarra.com/ediciones/2007/01/09/opinion/d09opi5.784225.php

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Hipocresía en el comercio de armas (Pedro Otaduy)

    25 de enero de 2007, por july

    Que curioso como nos envuelven de cefolan el caramelo envenenado de la industria militar. Tendría que tipificarse como delito el ser militar, bélico, guerrillero.


Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.