En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Una guerra ’virtual’ para los soldados de Irak con estrés postraumático

Una simulación por ordenador abre una nueva vía para tratar este trastorno mental

Sección:Documental
Martes 20 de febrero de 2007 1 comentario(s) 3205 visita(s)

CARLOS MARTÍNEZ (Enviado especial de elmundo.es)

SAN FRANCISCO.- Un soldado atraviesa una carretera en Irak. Se escuchan sus pasos, el llanto de un niño a lo lejos, sirenas de ambulancias, el ladrido de un perro. El soldado continúa avanzando. Hay una explosión y disparos mientras suena de fondo música árabe. Un helicóptero sobrevuela la escena. Nuevas explosiones. Huele a plástico ardiendo. La descripción no corresponde a un documental sobre la guerra de Irak, sino a una simulación diseñada por especialistas en realidad virtual del Instituto de Tecnologías Creativas de la Universidad de Southern California.

El proyecto, parte de una iniciativa impulsada por la Oficina de Investigación Naval de EEUU, está diseñado para que los soldados que vuelven de Irak con estrés postraumático revivan de nuevo las emociones que no logran procesar y les producen el trastorno.

Una de las formas de abordar el estrés postraumático es colocar de nuevo al paciente ante la situación que lo atenaza. Pero eso no es posible en situaciones extremas, como en conflictos bélicos. Se estima que alrededor del 15% de los soldados destinados en Irak sufre el trastorno. La realidad virtual puede ofrecer una nueva vía para su tratamiento.

Con unas gafas, un casco y unos guantes especiales, la inmersión en la escena es completa. Las explosiones producen una vibración en el asiento donde se sitúa el paciente, un paso más allá en la utilización de recursos propios de la industria de los videojuegos. Los olores se recrean a partir de ocho elementos. El soldado huele de nuevo la pólvora, las especias de la comida local, el cordero a la brasa. También el olor corporal en situaciones de estrés.

«No es una terapia pasiva en la que los soldados se sientan y se exponen a escenas de guerra», dijo Albert Rizzo, de la Universidad de Southern California, en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), que concluye hoy en San Francisco.

"Desde 2005 la Oficina de Investigación Naval de EEUU financia la investigación de programas de tratamiento mediante realidad virtual. El presupuesto es de cuatro millones de dólares (algo más de tres millones de euros), que permiten cubrir los proyectos de varias universidades.

Revivir las escenas

El tratamiento diseñado por los especialistas de la Universidad de Southern California consiste en dos sesiones a la semana de hora y media. Entre ellas, los soldados escuchan la descripción que hicieron de sus sensaciones cuando estaban inmersos en la realidad virtual. En ocasiones, la experiencia permite que afloren situaciones que los afectados no lograban formular o que ni siquiera pensaban haberlas vivido.

La terapia empieza con escenas cotidianas de la guerra. «Con el transcurso de las sesiones hacemos que los soldados se vayan exponiendo a sus recuerdos traumáticos», dice el especialista. Lo hacen con cuidado, gradualmente, para que el choque no sea excesivo.

La acción se desarrolla poco a poco. Parece un videojuego de última generación. En una de las escenas el soldado está en un tanque, en el desierto, con una metralleta en las manos. Durante varios segundos no ocurre nada, pero el sonido y los olores permiten recrear la tensión del conflicto. El punto de vista es siempre en primera persona, un recurso que utilizan algunos populares juegos de guerra para ser más realistas.

«Es una experiencia muy interactiva», dice Rizzo. Pero, ¿funciona el tratamiento? Uno de los objetivos del programa es evaluarlo clínicamente con la colaboración de varios hospitales. De momento, el Weill Cornell Medical College de Nueva York está probando el sistema en testigos directos del atentado terrorista del 11 de septiembre en las Torres Gemelas.

Hay otras experiencias similares en marcha. El Instituto Nacional de Salud Mental de EEUU financia un trabajo que combina realidad virtual con la administración de un fármaco para tratar el miedo a las alturas. Un proyecto oficial evalúa aplicaciones similares en pilotos de combate y personal sanitario en Irak. El objetivo es tratar a 150 personas con estrés postraumático.

Diario El Mundo

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Una guerra ’virtual’ para los soldados de Irak con estrés postraumático

    20 de febrero de 2007

    Hay una manera óptima para evitar cualquier enfermedad: La prevención.

    internete 1234567

    PD: Pontificando, que es gerundio...



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.