En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Un negocio redondo (Manuel Alcántara)

Infomoc

Sección:Comercio y producción de armas
Sábado 3 de marzo de 2007 1 comentario(s) 2263 visita(s)

EL CORREO 1-3-2007

Las fábricas de armas no temen por su futuro. En estas empresas no hay
el menor riesgo de suspensión de pagos y nunca se han declarado en
quiebra ni se habla de expedientes de crisis. En el negocio de matar no
hay esos altibajos, tan comunes en otros comercios, ni fluctuaciones en
la cuenta de resultados. La Bolsa puede subir o bajar, pero la vida,
quiero decir el arte de arrebatársela al enemigo, siempre otorga
crecientes beneficios. En vista de eso, en España nos esmeramos en
fabricar artilugios cada vez más eficaces y tenemos un gran éxito
comercial: sólo en el primer semestre de 2006 aumentó más del 150 por
ciento la venta de armas. Para disimular, a esa grandiosa exportación le
llamamos «material de defensa», como si no sirviera también para atacar.

Vender bien y no mirar a quién es nuestro lema. Las «ansias infinitas de
paz» que proclamamos se compensan con las ansias infinitas de que nos
compren cazas Mirage F-1, explosivos y diversas tecnologías de las
llamadas de «doble uso», aunque siempre se empleen de la misma manera.
«Tristes armas si no son las palabras», pero todos los gobiernos
permiten que se fabriquen y cuando alguna sobrepasa en efectividad a las
tradicionales, como ahora sucede con la llamada ’bomba-racimo’, se habla
hipócritamente de llegar a un acuerdo para moderar su empleo. Parece que
tampoco conviene que muchas guerras acaben demasiado pronto, ya que
habría que imprimirle un ritmo menor a las cadenas de producción.

No deja de ser una buena noticia que a nuestras fábricas de armas no
haya que hacerles presión como a Delphi para que continúen con su
trabajo. Tampoco será necesario que intervenga el bufete Garrigues para
ver por qué le van tan mal a una fábrica que ha funcionado
razonablemente bien durante un cuarto de siglo. En las armas no hay
miedo al paro. Son un negocio redondo, aunque los ataúdes sean alargados.

MANUEL ALCÁNTARA

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Un negocio redondo (Manuel Alcántara)

    4 de marzo de 2007, por gavilan

    Lo terrible del caso es que a la mayor parte de la ciudadanía se la trae al freso. ¡Cómo si todo esto no ocurriera en muy buena medida con el dinero de los contribuyentes! Casi nadie parece entender que con esas ingentes sumas de dinero se podría mejorar mucho las condiciones de vida (enseñanza, salud, investigación sana, vivienda, etc., etc.) de todos los ciudadanos. Parece imposible, pero es así. A veces he intentado hacer entender esta verdad de perogrullo a algunas personas, y me he encontrado con caras de sorpresa, de incomprensión e incluso de hostilidad. La verdad, cada día comprendo menos a la mayor parte de quienes me rodeaan, que, además, luego se quejan y protestan de ’lo mal que va el mundo’.
    Para terminar y por si alguien le interesa, un solo Eurofighter, el avión de combate que fabrica EADS-CASA, y del que nuestro ejército del aire tendrá 87 ejemplares (me gustaría que alguien me dijera para qué), vale, por ejemplar, 14 millones de euros. ¿Nos tomaremos la molestia de hacer algunos cálculos?



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.