En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Importantes protestas tras el ataque indiscriminado de soldados de EEUU contra civiles afganos

Las tropas aliadas, en plena labor de pacificación

Sección:Afganistán
Lunes 5 de marzo de 2007 1 comentario(s) 1928 visita(s)

Al menos ocho personas murieron en el ataque suicida y el tiroteo posterior

KABUL, 4 Mar. (EP/AP) -

La polémica marcó la última jornada de violencia en Afganistán, con diez personas muertas en un confuso incidente en el que está implicado un pequeño contingente estadounidense en la provincia de Nangarhar. Fuentes del Ministerio del Interior afgano informaron de que fallecieron diez personas y otras 36 resultaron heridas, entre ellas un soldado americano. El Ejército estadounidense asegura que estas muertes son responsabilidad de los insurgentes, quienes dispararon desde varios puntos contra los ’marines’ justo después de la detonación de una furgoneta-bomba, pero los propios civiles afganos heridos mantienen que no había milicianos insurgentes, aparte del suicida, y que fueron los norteamericanos los que dispararon indiscriminadamente contra ellos.

Todo comenzó cuando un terrorista suicida detonó su furgoneta-bomba al paso de un convoy de vehículos de las Fuerzas Especiales de los ’Marines’ cuando éstos circulaban por una de las carreteras con más tráfico del este de Afganistán, a 50 kilómetros de la frontera con Pakistán, en la provincia de Nangarhar.

Según el Ejército estadounidense el ataque suicida fue una «emboscada compleja», con milicianos disparando contra los soldados desde tres puntos distintos, por lo que los civiles afganos podrían haber sido heridos por el fuego de los rebeldes. «Creemos que es posible que el fuego de los atacantes es total o parcialmente responsable de las bajas civiles», aseguró el mayor William Mitchell. El Ejército estadounidense asegura que hay ocho civiles muertos y 35 heridos sólo «en el ataque inicial», aunque horas antes informaron de que había 16 muertos y 24 heridos.

Sin embargo, varios testigos presenciales e incluso los heridos en el incidente aseguran que no hubo ataque posterior al atentado y que fueron los estadounidenses quienes comenzaron a disparar indiscriminadamente contra los civiles afganos cuando huían del lugar del ataque y durante el tiempo que tardaron en recorrer unos diez kilómetros de la carretera.

Otra fuente, el responsable de la Sanidad provincial, Ajmel Pardus, asegura que son ocho los fallecidos y tres los heridos. Según Pardus, entre los muertos habría una mujer y dos niños y cuatro de los heridos estarían en condición crítica.

DISPAROS INDISCRIMINADOS

«Disparaban a todas partes, e incluso abrieron fuego sobre catorce o quince vehículos que pasaban por la autopista», aseguró Tur Gul, un afgano de 38 años que estaba al borde de la carretera, cerca de una gasolinera, cuando recibió dos disparos en su mano derecha. «Dispararon contra todos, contra los que estaban dentro de sus vehículos y contra los que iban a pie», apuntó.

Otros ingresados en el hospital de Jalalabad aseguraron que los estadounidenses dispararon desde sus vehículos y muchos coches se apartaron de la carretera conforme los veían llegar, pero los estadounidenses les atacaron igualmente.

«Cuando apartamos nuestro vehículo nos rebasaron y entonces abrieron fuego contra nosotros», aseguró Mohamed Ishaq, un joven de quince años que recibió dos impactos de bala, en su brazo izquierdo y en su oreja derecha. «Era un convoy de tres (vehículos blindados) ’Humvee’ estadounidenses. Disparaban desde los tres», aseguró.

Ahmed Najib, de 23 años, recibió un disparo en su hombro derecho. «Un americano iba en el primer vehículo y nos gritó que nos parásemos en el arcén, así que lo hicimos. Entonces desde el segundo vehículo dispararon contra nuestro coche», afirmó. El hermano de Najib, de dos años de edad, tiene un rasguño de bala en su mejilla. «Vi como se daban la vuelta y disparaban en nuestra dirección y después se dieron de nuevo la vuelta y dispararon de nuevo. Vi como un granjero recibió un balazo americano», explicó.

Poco después del incidente, cientos de afganos se concentraron en el lugar del incidente. Los manifestantes cortaron la principal carretera de la región y se enfrentaron a la Policía lanzándoles piedras. Los afganos gritaban consignas como «¡Muerte a América!, ¡muerte a Karzai!», en referencia al presidente del país, Hamid Karzai.

INVESTIGACIÓN

Un portavoz del Ministerio del Interior, Zemeri Bashary, aseguró que el jefe de la división criminal del Ministerio investigaría el incidente, pero aseguró que todo apunta a que el fuego estadounidense provocó la mayor parte de las bajas.

La coalición también asegura que el incidente está siendo investigado. Sin embargo, tropas norteamericanas borraron las fotografías y el vídeo grabado por un equipo de fotógrafos y cámaras que trabajaban para AP, a pesar de que no habían sido testigos directos de los enfrentamientos, según informó Rahmat Gul, uno de los fotógrafos del grupo.

Los soldados implicados en el choque formaban parte de la coalición liderada por Estados Unidos, y no de la misión de la ONU, la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF), por lo que es posible que fueran soldados de las Fuerzas Especiales estadounidenses.

Por su parte, un supuesto portavoz del grupo Herzb e Islami, una guerrilla vinculada a los talibán, reivindicó el ataque en una llamada telefónica a AP. El suicida es un afgano llamado Haji Ihsanullah, según estas fuentes. Qari Sajjad, el presunto portavoz de los insurgentes, aseguró que la explosión «destruyó dos vehículos y mató o hirió a varios soldados estadounidenses». El ataque es una represalia por los «actos crueles» cometidos por las fuerzas estadounidenses contra los afganos.

http://www.europapress.es/noticia.aspx?cod=20070304193155&ch=69

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Baile de cifras

    6 de marzo de 2007

    Yo creo que finalmente, han sido 18 insurgentes muertos, y ningun civil.

    internete 1234567

    PD: Esto se parece cada dia mas a las cifras de las manifestaciones...

    Si hay algun herido y falta algun muerto, se remata al primero para cuadrar las cuentas y listo.



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.