En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Faslane 365: Blair gana la votación sobre los Trident pero divide al partido laborista

Sección:Observatorio de conflictos
Jueves 15 de marzo de 2007 0 comentario(s) 1945 visita(s)

Press Association
Miércoles 14 de marzo, 2007 9:53 P
M

Tony Blair ha ganado el respaldo de la Cámara de los Comunes para sus planes de renovar el arsenal nuclear británico de los Trident, a pesar de la mayor rebelión en el partido laborista desde la guerra de Iraq.

Con el apoyo de los conservadores al Gobierno, una moción apoyando la renovación de los subamrinos nucleares Trident ha pasado confortablemente por 409 votos a 161, una mayoría de 248. Una enmienda presentada por los diputados laboristas rebeldes para retrasar la decisión ha sido rechazada por un margen parecido de 413 a 167 -una mayoría de 246 votos.

Sin embargo la votación ha dejado al partido laborista amargamente dividido con 95 diputados apoyando la enmienda crítica y 88 oponiéndose al gobierno en la moción principal.

Los rebeldes afirmaron inmediatamente que continuarán su campaña contra la renovación de los Trident, dejando al sucesor de Blair, Gordon Brown -si como se espera es elegido nuevo candidato laborista- con nuevas batallas por venir.

El izquierdista John McDonnell, que ha dicho que competirá con Brown, dijo que el liderazgo está desconectado del partido, insistiendo en que «la escala de la rebelión demuestra claramente que el Primer Ministro ha valorado equivocadamente la opinión mayoritaria del partido. Esto es sólo el principio de la campaña contra el reemplazo de los Trident».

El ministro de las Fuerzas Armadas, Adam Ingram, niega sin embargo que la votación haya sido un percance para el gobierno, según declaró a Sky News. «No veo esto como un puñetazo en la nariz. Lo veo como una opinión muy considerada por la Cámara de los Comunes. Fue un debate para la nación, no sólo para el partido laborista».

Además de los conocidos críticos con el gobierno, los rebeldes incluyeron al antiguo secretario de interior Charles Clarke y Andrew Smith, otro ex ministro del gabinete y aliado cercano de Brown.

Días antes, dos ayudantes ministeriales más -Stephen Pound, el secretario parlamentario privado (PPS) del presidente del partido laborista Hazel Blears, y Chris Ruane, el PPS del secretario de Irlanda del Norte Peter Hain- dimitieron como protesta.

En los Comunes, Blair defendió la decisión de mantener los Trident y dijo que era esencial que se tomara ahora una decisión para empezar a trabajar en el diseño de una nueva flota de submarinos. «Creo que es esencial para nuestra seguridad en un mundo incierto,» dijo a los diputados en el turno de preguntas. «No podemos eludir esta decisión. Tenemos que tomarla ahora».

Cameron dijo que los conservadores daban su apoyo al gobierno en el reemplazo de los Trident «por el interés nacional». «En un mundo peligroso e incierto, el desarme nuclear unilateral no ha sido y nunca será la respuesta correcta», dijo.

El sistema Trident, consistente en misiles balísticos intercontinentales ubicados en una flota de cuatro submarinos, tiene supuestamente una vida útil de 30 años, que teóricamente acabaría en 2024.

Sin embargo, el Gobierno ha propuesto unirse a un programa militar estadounidense que extendería la vida de los misiles hasta los años cuarenta, pero que exige construir mientras tanto una nueva generación de submarinos para reemplazar a los Vanguard.

Según el Libro Blanco del Ejecutivo, la decisión sobre la sustitución de las cabezas nucleares puede aplazarse hasta la próxima legislatura, pero no así la de reemplazar los submarinos.

Los nuevos sumergibles costarán, según el Gobierno, unos 29.000 millones de euros en un plazo de 30 años, si bien los ecologistas de Greenpeace calculan que el costo final podría ser hasta cinco veces más alto.

Al margen del grave problema del costo, están los argumentos en torno a la legalidad de la renovación, y así los críticos argumentan que ésta contraviene el artículo VI del Tratado de No Proliferación Nuclear, que obliga a los países signatarios como el Reino Unido a dar pasos hacia el desarme.


Extraido de The Guardian Unlimited:
http://www.guardian.co.uk/uklatest/story/0,,-6480495,00.html

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.