En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

El juez absuelve al bloqueo del tren de la OTAN del delito pero condena a la multa máxima por «desobediencia leve»

600 euros por barba para las cuatro personas

Sección:Desobedece a las guerras
Jueves 22 de marzo de 2007 3 comentario(s) 2921 visita(s)

El Juzgado Penal nº2 de València ha comunicado la sentencia a los 4 antimilitaristas que bloquearon la salida de un tren con equipamiento de la base de la OTAN en 2004: absolución del delito de «desórdenes públicos» pero multa de 600 euros a cada uno por una falta de «desobediencia leve». Los antimilitaristas celebran la absolución, recurrirán la multa y seguirán participando en más acciones desobedientes.

En la sentencia, el juez rechaza la petición del fiscal de 1 año de cárcel por «desórdenes públicos» pero también los argumentos de la defensa, apoyados en sentencias del Tribunal Supremo que tuvieron en cuenta la «finalidad última» de protesta social para absolver a acusados en acciones análogas (por ejemplo la ocupación por jornaleros del SOC de las vías del AVE en la estación de Santa Justa en Sevilla). Tomando como prueba el sorprendente informe de RENFE donde se afirma que el convoy militar ya había salido (cosa que puede desmentir cualquiera de las personas que asistieron a la acción), el juez considera que no hubo interrupción del tráfico de ningún tren, y por tanto, no hay desórden público.

Sin embargo, considera probado que hubo desobediencia reiterada a las órdenes de los policías, a pesar de los contradictorios testimonios de estos en la vista. Así, uno de los agentes declaró que ordenó a dos de los pacifistas que les acompañaran y así lo hicieron, mientras que el otro agente declaró que les ordenó que se marcharan del lugar y no lo hicieron. El juez acepta la petición del fiscal en este terreno y condena a los 4 pacifistas a pagar la multa máxima contemplada para la "desobediencia leve a agente de la autoridad": 600 euros cada uno, 2400 euros en total.

Los 4 antimilitaristas, por una parte, celebran que se derrumbe parcialmente este intento de criminalizar la protesta social pacífica, y aplauden su absolución del delito de «desórdenes públicos» y de la pena de cárcel que lleva aparejada. "Esto respalda la legitimidad de la desobediencia civil como forma de participación social y política, como forma de abrir debates amordazados por poderosas alianzas económicas e institucionales, como es el caso aquí del debate sobre la abolición del Ejército, silenciado por el entramado militar-industrial", han dicho. Pero al mismo tiempo lamentan la condena por «desobediencia leve» y la alta multa asociada porque no se ajusta a la realidad de los hechos y revela una voluntad del juez de compensar la absolución del delito con una multa exagerada: dos de las activistas siguieron en todo momento las indicaciones de los agentes y no hay especiales circunstancias agravantes que justifiquen la multa en su cuantía máxima.

Además, recientemente el juez a cargo del Juzgado nº1 de Llíria absolvió por esta misma falta a los participantes en la última "inspección ciudadana«a la base de la OTAN de Bétera. Según este juez,»lo que pretendían era demostrar su oposición frontal a la OTAN y a todo lo que esta institución representa, posición perfectamente legítima", y el objetivo de la acción era el "ejercicio de reivindicación de unas creencias absolutamente legítimas". El juez concluye su justificación de la sentencia absolutoria afirmando que "resulta lógico que el grupo, para captar atención sobre sus reivindicaciones tuviera que llevar a cabo una actuación llamativa y ello fue lo que les empujó a entrar en la base pese a que lo prohibiesen las fuerzas y cuerpos de seguridad"

Los 4 pacifistas han anunciado que continuarán llevando a cabo acciones de desobediencia civil. Por ejemplo, entre otras, la que se está organizando para el próximo 5 de mayo, la quinta edición de la inspección ciudadana a la base de la OTAN en Bétera, que reclama el cierre de esta instalación de guerra y netamente ofensiva, y su devolución para un uso social y ecológico. O también la marcha e inspección de la base de radares militares en el pico de Aitana, en Alicante.


EL BLOQUEIG DEL TREN DE L’OTAN NO ÉS DELICTE PERÒ REP UNA ALTA MULTA

El Jutjat Penal nº2 de València ha comunicat la sentència als 4 antimilitaristes que van bloquejar l’eixida d’un tren amb equipament de la base de l’OTAN en 2004: absolució del delicte de «desordres públics» però multa de 600 euros a cadascun per una falta de «desobediència lleu». Els antimilitaristes celebren l’absolució, recorreran la multa i seguiran participant en més accions desobedients.

En la sentència, el jutge rebutja la petició del fiscal de 1 any de presó per «desordres públics» però també els arguments de la defensa, recolzats en algunes sentències del Tribunal Suprem que van tenir en compte la «finalitat última» de protesta social per a absoldre a acusats en accions anàlogues (per exemple l’ocupació per jornalers del SOC de les vies de l’AVE en l’estació de Santa Justa a Sevilla).

No obstant això, considera provat que va haver desobediència reiterada a les ordres dels policies, a pesar dels contradictoris testimoniatges d’aquests en la vista. Així, un dels agents va declarar que va ordenar a dos dels pacifistes que els acompanyaren i així ho van fer, mentre que l’altre agent va declarar que els va ordenar que es marxaren del lloc i no ho van er. El jutge accepta la petició del fiscal en aquest terreny i condemna als 4 pacifistes a pagar la multa màxima contemplada per a la «desobediència lleu a agent de l’autoritat»: 600 euros cadascun, 2400 euros en total.

Els 4 antimilitaristes, d’una banda, celebren que s’enfonse parcialment aquest intent de criminalitzar la protesta social pacífica, i aplaudeixen la seua absolució del delicte de «desordres públics» i de la pena de presó que duu aparellada. "Això confirma la legitimitat de la desobediència civil com forma de participació social i política, com forma d’obrir debats emmordassats per poderoses aliances econòmiques i institucionals, com és el cas ací del debat sobre l’abolició de l’exèrcit, silenciat per l’entramat militar-industrial", han dit. Però al mateix temps lamenten la condemna per «desobediència lleu» i l’alta multa associada perquè no s’ajusta a la realitat dels fets i revela una voluntat del jutge de compensar l’absolució del delicte amb una gran multa: dues de les activistes van seguir en tot moment les indicacions dels agents i no hi ha especials circumstàncies agreujants que justifiquen la multa en la seua quantia màxima.

A més, recentment el jutge a càrrec del Jutjat nº1 de Llíria va absoldre per aquesta mateixa falta als participants en l’última "inspecció ciutadana«a la base de l’OTAN de Bétera. Segons aquest jutge,»el que pretenien era demostrar la seua oposició frontal a l’OTAN i a tot el que aquesta institució representa, posició perfectament legítima", i l’objectiu de l’acció era el "exercici de reivindicació d’unes creences absolutament legítimes". El jutge conclou la seua justificació de la sentència *absolutoria afirmant que "resulta lògic que el grup, per a captar atenció sobre les seues reivindicacions haguera de portar a terme una actuació cridanera i això va ser el que els va espentar a entrar en la base malgrat que ho prohibiren les forces i cossos de seguretat"

Els pacifistes han anunciat que continuaran portant a terme accions de desobediència civil. Per exemple, entre altres, la que s’està organitzant per al pròxim 5 de maig, la cinquena edició de la inspecció ciutadana a la base de l’OTAN a Bétera, que reclama el tancament d’aquesta instal·lació de guerra i netament ofensiva, i la seua devolució per a un ús social i ecològic. O també, la marxa i inspecció de la base de radars militar del Pic d’Aitana, a Alacant


Info relacionada:

- De «desórdenes públicos» a «desobediencia leve»: se desinfla el castigo a l@s cuatro antimilitaristas que bloquearon la salida del tren de la OTAN
- El juicio por bloquear el tren de la OTAN en Valencia será el 6 de marzo de 2007: cartas de apoyo y autoinculpaciones
- Suspendido de nuevo el juicio a l@s antimilitaristas (11-5-06)
- Web de la acción
- Fotos y video de la acción

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.