En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Irán, ¿guerra o finta? (Santiago Alba Rico)

Diagonal 49

Sección:Observatorio de conflictos
Martes 27 de marzo de 2007 1 comentario(s) 2204 visita(s)

http://www.diagonalperiodico.net/article3366.html

El arabista y escritor Santiago Alba Rico analiza el déjà vu experimentado ante el discurso de la Administración Bush frente a una posible intervención en Irán. El recuerdo de los momentos previos a la intervención en Iraq se hacen inevitables.

Desde que en enero de 2006 el sobrio investigador canadiense Michael Chossudovsky anunciara una inminente agresión militar estadounidense contra Irán, la mayor parte de los análisis internacionales, durante el último año y medio, no han hecho otra cosa que aplazar la fecha sin descartar jamás el ataque. Incluso el siempre prudente Wallerstein, tan atento a los detalles, ha acabado por aceptar recientemente esta posibilidad. Hasta tal punto la escenografía de la tensión reproduce milimétricamente la que precedió a la invasión de Iraq -forcejeo a través de la ONU, amenaza de sanciones, criminalización mediática del régimen de Teherán- que también este coro de Casandras, y la indiferencia que les responde, parecen hacer inevitable el desenlace. La discusión se centra más bien en si EE UU se limitará -elocuente paradoja- a lanzar bombas nucleares sobre las centrales nucleares iraníes o desencadenará también una ofensiva terrestre.

¿Pero es en verdad tan evidente? ¿No podría ser por una vez engañoso este déjà vu? Lo cierto es que, examinados los indicios, la certeza se desprende de una cascada de peros que en realidad disuelve toda conclusión fehaciente. Irán molesta a EE UU desde 1979, pero éste nunca ha tenido menos recursos contra Teherán. Para acabar con Sadam Hussein, EE UU ha entregado Iraq a su enemigo y ahora tiene que arrebatárselo, pero Irán tiene 141.000 rehenes estadounidenses en Iraq. EE UU está empantanado en Iraq, pero no puede reconocer su derrota sin ceder terreno en el marco de una nueva Guerra Fría con Rusia y con China. EE UU está pendiente de un contexto geoestratégico más amplio que impone gestos temerarios, pero se enfrenta a una oposición interna cada vez mayor, incluso entre los militares.

La debilidad de la Administración Bush y el rechazo ciudadano a la guerra en EE UU aumentan todos los días, pero un nuevo avispero de hecho comprometería a un eventual gobierno demócrata, dentro de dos años, en las políticas imperialistas de los neocon. Bush quiere fijar de antemano el gobierno de una eventual administración demócrata, pero para ello tiene que contar con el apoyo incondicional del Pentágono. El Pentágono tiene planes de intervención en Irán desde al menos noviembre de 2003, pero tiene también planes muy minuciosos para la mayor parte del mundo, incluso para Canadá. EE UU tiene planes muy esquemáticos para enfrentar un buen número de amenazas potenciales, pero manda 20.000 soldados más a Iraq y tres porta-aviones al golfo Pérsico. EE UU refuerza su presencia militar en la zona -mientras Siria e Irán responden con maniobras y ejercicios muy aparatosos-, pero los tres países citados se preparan para negociar en la cumbre de Bagdad (iniciada el pasado 10 de marzo). La situación de EE UU en Iraq es tan difícil, y su dependencia de Irán tan estrechamente perversa, que uno tiene la impresión de que el gesto de sacudírsela sería más bien suicida, o al menos tan atroz que nadie podría gestionar sus consecuencias.

No digo que el Gobierno Bush no sea capaz de un disparate; y no digo que nuestra incapacidad para imaginar disparates tan colosales no alimente al mismo tiempo nuestra indiferencia y su temeridad. Pero cabe pensar también que EE UU -que lleva haciéndolo mucho tiempo en secreto- quiere negociar con Irán y que se prepara realmente para la guerra porque, en términos militares, la realidad es el teatro de toda negociación.

Las sanciones y los portaviones (y las filtraciones a la prensa del uso posible de armamento nuclear) forman parte de la escenografía de unas conversaciones en las que cada parte exhibe su capacidad para presionar. En este sentido, quizás la reproducción mecánica del esquema de Iraq, con su sensación de déjà vu, está orientada sobre todo a dar credibilidad a una amenaza que, al contrario de lo que ocurría en Iraq, EE UU tiene mucho más complicado materializar en Irán.

La conclusión, en definitiva, es que el ataque a Irán se puede producir y se puede no producir. Parece poco, pero en realidad debería ser suficiente para mantenernos muy preocupados. En primer lugar porque esta acumulación de peros en suspenso demuestra que vivimos ya en un mundo tan volátil y tan complejo que ni siquiera podemos contar con la providencia de un plan o de un proyecto, aunque fuera perverso. Ojalá los EE UU tuvieran un plan, porque siempre es preferible una conspiración al desorden puro. Pero mucho me temo que la decisión del suspense iraní dependerá de factores muy inmediatos, muy aleatorios, muy idiosincrásicos, la capacidad de Israel para persuadir a un subsecretario, la ocasión de un negocio millonario privado, el delirio ideológico de una noche de juerga en un tugurio de Washington.

Pero debemos preocuparnos, además, porque la propia preocupación se ha naturalizado como un dato más, inseparable de esa potencia hegemónica cuya legitimidad nadie se atreve a cuestionar y casi como aliciente intelectual de un mundo que oscila entre la supervivencia y la desaparición. La sola posibilidad de lo que podría ocurrir en Irán no debería preocuparnos. Debería movilizarnos.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Irán, ¿guerra o finta? (Santiago Alba Rico)

    28 de marzo de 2007, por Crates

    Suscribo estas palabras de Alba Rico.

    esta acumulación de peros en suspenso demuestra que vivimos ya en un mundo tan volátil y tan complejo que ni siquiera podemos contar con la providencia de un plan o de un proyecto, aunque fuera perverso.

    Dicho lo cual, creo que cuando muchos nos quedamos o nos hemos quedado perplejos por el contraste entre:

    - por un lado, lo notorio de los signos que anuncian un ataque de Estados Unidos o Israel sobre Irán

    y

    - por otro, lo improbable de que estos atacantes obtengan un beneficio directo de tal ataque

    olvidamos aquella fábula de los envidiosos que se encuentra en los libros de economía:

    Un envidioso y su amigo caminan por el desierto. Aparece un genio burlón y le dice al envidioso: Te concederé lo que me pidas, pero de lo a ti te dé o haga, a tu amigo se lo haré o daré por partida doble.

    El envidioso piensa unos instantes y dice, con sonrisa gozosa: Hazme tuerto, cojo y manco.

    Aquí el envidioso puede ser EE.UU,, su amigo el resto de países del norte, y el genio el tan pronosticado ataque. ¿Qué no?: leamos en Violencia sectaria y recursos energéticos:

    En un hipotético, aunque quizá no tan lejano caso de cierre del Estrecho de Ormuz, ... cierre que podría ser total y sería la consecuencia inmediata de un ataque occidental sobre Irán, previsiblemente liderado por los EE.UU. y/o Israel, si éste durase varios meses o incluso más de un año, conviene preguntarse cual sería la situación más probable... Lo que se empieza a vislumbrar en el futuro, no es una lucha EE. UU. con Irak o Irán, sino más bien, una lucha final de monstruos consumidores por lo que queda en el golfo Pérsico. En estas circunstancias, si finalmente se produce un cierre total y prolongado en el tiempo en el Estrecho de Ormuz... : ¿Quién de esos grandes monstruos consumistas quedaría en pie o menos dañado de entre todos ellos? ¿Aquel, como Japón, cuyo consumo total de petróleo depende en un 86,7% de un Estrecho de Ormuz abierto? ¿Quizá India, China o Europa, cuyos consumos actuales dependen en un treinta y tantos o en un veintitantos por cien de que ese Estrecho siga abierto? ¿O los EE.UU., que apenas dependen en un 12,3% del petróleo de la zona? Existe una razón poderosa por parte de los EE. UU. para tener intereses en que la zona se desestabilice mucho y se pueda dar un cierre total del Estrecho de forma prologada.

    Y aquí tendríamos las razones de la sonrisa del envidioso, que no es un monstruo irracional, sino el viejo cálculo egoísta.



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.