En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Haití, ¿vamos hacia atrás?

Diagonal

Sección:Intervencionismo humanitario y misiones de paz
Domingo 20 de mayo de 2007 0 comentario(s) 1727 visita(s)

Artículo original

BALANCE: AYUDA ECONÓMICA Y OCUPACIÓN

Miguel Ángel Navarro Las hayas, coordinador del programa Ikas Dezaten en Haití de la Asociación Belatzak Eskaut Taldea.

Cuando ya se cumplen más de tres años de la intervención internacional en Haití, la inseguridad, los abusos de las tropas de la misión de la ONU, los ataques a la población civil y la corrupción siguen marcando la agenda del país.

Ya hace más de tres años de la ‘caída’ de Aristide de la presidencia de Haití, aunque quizá sea sarcástico hablar de caída y sería más certero hablar de derrocamiento o golpe de estado. A día de hoy sigue sin estar del todo claro, aunque el tiempo todo lo pone en su sitio y poco a poco se van conociendo detalles de lo que Eduardo Galeano llama muy acertadamente “la maldición blanca”, que ayudó a que se produjera la caída del presidente. Sin embargo, ha pasado tiempo suficiente como para poder hacer un pequeño balance.

Primer aspecto, ayuda económica. En una entrevista hecha por un medio de comunicación cubano al actual presidente electo, Rene Preval, éste afirmaba que de los 700 millones de dólares invertidos en Haití en el año 2006, se calculaba que el 80% no se habían gastando en el país. ¿Dónde están? El mismo presidente nos da la respuesta: “Inversiones en estudios, cooperación técnica, estudios para evaluar los estudios, estudios para evaluar la cooperación técnica, cooperantes, estudios para evaluar a los cooperantes, etc.” (cubadebate. cu). Un dato más clarificador es que, sólo en remesas, Haití recibe cada año más dinero que todo el que los países de la maldición blanca, perdón, del primer mundo, fueron capaces de recaudar para ayudarle, 1.000 millones. Segundo aspecto. Según la resolución 1542 (2004) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el primer mandato de la misión de los Cascos Azules en Haití (MINUSTAH) es crear un entorno seguro y estable. Para ello hay actualmente unos 8.000 efectivos desplegados por todo el país. Se puede esperar que pasados ya tres años, con un contingente tan amplio, y en un país que pese a las convulsiones internas que ha vivido no es especialmente violento, dicho mandato esté más que cumplido. Nada más lejos de la realidad. La inseguridad en Haití es, a día de hoy, mucho mayor de lo que era hace tres años, surgiendo nuevas formas de violencia hasta ahora desconocidas para la población haitiana, como el fenómeno de los secuestros, que se ha ido incrementando hasta afectar incluso a la población de los barrios más pobres. Fenómeno éste que amplios sectores de la población civil comienzan a vincular a los propios cascos azules.

Pero los secuestros no son el único hecho que está generando malestar hacia los militares de la ONU. La utilización desmedida de la fuerza contra población civil está aumentando la sensación de que se trata de un ejército de ocupación. En julio del 2005, una incursión de la MINUSTAH en el barrio de Cité Soleil acabó con 26 civiles muertos. En diciembre de 2006, otra operación militar en el mismo barrio acabó con la vida de 40 personas, entre ellas una mujer embarazada de seis meses. Cada vez más organizaciones están denunciando los abusos de los cascos azules y existen páginas web como la del Haití Information Project (haitiaction.net) que están documentando, con fotos, relatos y videos, dichos actos.

Pero mientras los barrios más pobres sufren las visitas de los cascos azules, bajo pretexto de luchar contra las bandas organizadas que crean inseguridad en el país, los ex militares que provocaron la caída del presidente Aristide, y que en algunos casos están acusados de crímenes contra la humanidad, siguen sin ser molestados, y en algunas ciudades del norte del país son un auténtico poder en la sombra. No contentos con todo esto, hay 1.600 militares y 1.700 policías integrantes de la MINUSTAH denunciados por abusos sexuales.

Las autoridades policiales están investigando una treintena de casos de violaciones, pedofilia y tráfico humano con destino al comercio sexual. Es de sobra conocida por la población que hay ciudades como Jacmel, a tan sólo dos horas por carretera de la capital, que se han convertido en auténticos prostíbulos a cuenta de los cascos azules. Recientemente, la asistenta de la secretaría general para las operaciones de paz, Jane Holl, ha afirmado que “hemos tenido un problema, probablemente desde el comienzo de la fuerza de paz, problemas de este tipo de explotación de población vulnerable” (ver bbc.co.uk).

Violaciones, secuestros, abuso de poder, violencia, pobreza, corrupción, etc., panorama complicado para el que fuera el primer país negro en conseguir la independencia y el primer país del mundo en abolir la esclavitud.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.