En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

En el Reino Unido se utilizarán mini-helicópteros para la vigilancia de los espacios públicos

Otra dosis de democracia

Sección:Documental
Martes 29 de mayo de 2007 0 comentario(s) 3056 visita(s)

¿Es casualidad que precisamente un británico como George Orwell, el autor de «1984», diera la señal de alarma ante el «Gran Hermano»?

En cualquier caso los británicos parecen estar empeñados en igualar el número de cámaras de videovigilancia (CCTV) al de habitantes. Para conseguirlo solamente necesitan un poco más. Por el momento están en servicio 4,2 millones de cámaras, una por cada 14 habitantes.

Mientras las cámaras vigilan calles y plazas, desatienden los espacios interiores. La mayor «tienda del espía» de Europa está en Londres y ofrece la «Bear-cam», un osito de peluche con videocámara. El osito gusta entre los padres paranoicos que quieren controlar a sus hijas. La cámara puede ser escondida también en otros animales de peluche.

Gracias a las cámaras, en las calles y las viviendas ya no hay nada que temer pero, ¿qué pasa con el peligro que viene desde arriba? ¿Qué pasa con los persas en alfombras voladoras que no saben conducir por la izquierda? ¿Qué pasa con los ladrones de caballos del Este de Europa que aterrizan en paracaídas en los jardincillos ingleses?

Estos son ahora filmados también en el distrito de Merseyside con la ayuda de un mini-helicóptero a control remoto. El espía-robot zumba en el cielo y graba a los sospechosos. «Es una ayuda nada expensiva para vigilar a criminales y grabar comportamientos antisociales», dijo Simon Byrne, Oficial de policía, a la agencia Reuters. En caso de que el abejorro sea un éxito, podría ser implantado en todo el país.

El minihelicóptero dispone de cámaras de visión nocturna, es casi completamente silencioso y fue diseñado originalmente para el funciones de reconocimiento militar. Solamente mide un metro de ancho, pesa menos que un paquete azucar y puede grabar imágenes desde una altura de 500 metros. Puede ser desplegado en menos de 3 minutos y volar usando sistemas preprogramados de posicionamiento global.

Se espera que esté operativo el próximo mes de junio.


En una ciudad como Londres, cada habitante puede ser fotografiado unas trescientas veces, según afirma la asociación de defensa de los derechos civiles Liberty.

Ante semejante nivel de vigilancia, algunos expertos se muestran preocupados por cómo podría afectar a la vida de las personas. A principios de año, un informe realizado por la Academia Real de Ingeniería, alertaba sobre el riesgo de quebrar la confianza entre ciudadanos y respecto al estado, y aventuraba que los males derivados de crear una red de videovigilancia tan amplia pueden ser mayores que los beneficios.

«El estado debería seguir siendo el último protector del derecho de los ciudadanos a la privacidad, y no debería arrogarse nuevos poderes para invadir la privacidad o incrementar la vigilancia sin una justificación adecuada», señala el informe utilizando un lenguaje muy medido.

También han expresado su preocupación algunos responsables policiales, que piensan que el exceso de cámaras está perturbando el orden en zonas antes tranquilas. Al parecer, hay pruebas incluso de que la presencia de cámaras puede provocar ciertos comportamientos criminales.

«Si la gente empieza a sentir que esta siendo vigilada constantemente puede generarse el comportamiento que las cámaras pretendían evitar», afirma Kirstie Ball, experta en la materia y profesora de la Open University Business School. «Una vez que te das cuenta de que todos tus movimientos están siendo registrados empiezas a buscar modos de evitar la vigilancia».

A partir de noticias en El País, GMX.net y The Guardian


Info en INSUMISSIA sobre Militarismo y Control social:

- Reino Unido pretende convertir a todo tipo de funcionarios en soplones de la policía

- Guía para inutilizar cámaras de videovigilancia (CCTV)

- Defensa lanzará dos satélites para facilitar las intervenciones militares y vigilar a los inmigrantes

- El Ministerio de Defensa español trabaja en un «Carnivore» mejorado

- Los artistas descubren los fallos de la videovigilancia

- El Ayuntamiento de Alicante instalará más de medio centenar de cámaras de vigilancia en las calles y colegios

- Nuevas tecnologías de la comunicación y control social (Francisco Sierra)

- Reino Unido: ¿adiós a la privacidad?

- Videovigilancia en la Sociedad Panóptica Contemporánea (Jacob Bañuelos)

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.