En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Medio ambiente, militarismo y energía (Agapito de Cruz Franco)

Charla de Pere Ortega en La Laguna (Tenerife)

Sección:Medio Ambiente
Domingo 10 de junio de 2007 0 comentario(s) 2213 visita(s)

«Imagina que hay una guerra y no vamos nadie...» Esta frase, en su simpática sencillez, encierra una profunda verdad: el pacifismo activo. Hoy, jueves 7 de junio y a las 19,30 h, en el Colegio Mayor San Fernando de La Laguna las asociaciones “Justicia y Paz” y el MOC -Movimiento de Objeción de Conciencia-, organizan una conferencia sobre el gasto militar en el Estado español. Diserta Pere Ortega, del Centro de Estudios por la Paz J. M. Delàs de Barcelona. Cercano al 5 de junio -Día Mundial del Medio Ambiente- y en plena Declaración de la Renta, un análisis de los gastos militares desde las cuentas públicas, y del impacto en el medio ambiente del militarismo, parece interesante.

Según el periódico alternativo Diagonal, “el incremento de misiones en el extranjero y de tropas en Afganistán desmintieron en 2006 la imagen pacifista del Gobierno. El Ejército realiza hoy operaciones en una decena de países, superando a las legislaturas anteriores (Afganistán, Líbano, Congo, Bosnia, Kosovo, Sudán, Etiopía-Eritrea y países bálticos)” Además, “el Ejército español parece decidido a batir su propio récord con los 23.000 millones de euros previstos para 2007 en gasto militar, la mayor cifra registrada en los últimos años”. Durante 2006 el presupuesto militar aumentó “en más de 300 millones de euros, hasta alcanzar un 12% de los Presupuestos Generales del Estado (32 veces superior al de Cultura). España fue en 2006 el segundo país de la OCDE que más aumentó su presupuesto en investigación militar tras EE UU.” A juicio de Pere Ortega, es una pena que el discurso de la alianza de civilizaciones de José Luis Rodríguez Zapatero, no se vea refrendado con políticas de no intervención militar. Este analista recela de las definiciones de “misión humanitaria” y “operaciones de paz” y que el MOC tilda de “imperialismo humanitario” y de “disfraz de defensa humanitaria cuando lo que subyace es una forma de colonialismo.”

La energía tiene mucho que ver con el aumento del militarismo a gran escala. De la guerra del petróleo pasamos al conflicto del Gas en Ucrania y la decisión de la URSS de usarlo como arma política. Aquí en Canarias el Gas -y la energía en general- es uno de los problemas ecológicos más graves. Detrás está el cambio del clima y los problemas de población que se avecinan con más de 200 millones de refugiados climáticos, que dejan en nada los actuales problemas de inmigración. Ignoran esto quienes, en lugar de apostar por la energía limpia, se empeñan en introducir el Gas Natural en las Islas a través de Arinaga y Granadilla bien bajo sistemas Off-shore en el mar -como apunta en Gran Canaria NC y en Tenerife sus aliados-, o bien a través de Regasificadoras en tierra como quieren PSOE, CC y PP.

Hurgando más entre militarismo y energía -y dejando a EEUU a un lado pues llevaría un capítulo especial-, Gran Bretaña pone el grito en el cielo ante la escalada atómica de Irán, mientras defiende a la vez la energía nuclear como freno al cambio climático. Ha presentado así un programa de renovación o construcción de nuevas centrales. Recordar que ya posee la friolera de 19 centrales nucleares y una producción de 69.237 GWh. Y digo lo de friolera, porque este británico razonamiento parece buscar freirnos de golpe en lugar de poco a poco. Ocupa el 19.18% de la producción europea frente al 8.23 % de España o el 59.78% de Francia que es la que más carga mortífera aporta dentro de esos 196 reactores que posee la UE. Si en una semana como la del medio ambiente escribo sobre militarismo y energía, es para hacer votos a favor del ecopacifismo, en unas islas donde el urbanismo y las infraestructuras son los problemas que, aunque importantes, más tinta generan y que han barnizado de ambientalismo la carga profunda que lleva el ecologismo. Un buen colofón a la semana del Medio Ambiente la charla de Pere Ortega de Justicia y Paz -asociación que hunde sus raíces en el pacifismo cristiano-. En el lado opuesto de la celebración, los cócteles y la parafernalia hipócrita del poder, que a buen seguro, aplaude e imita también el G-8 reunido en Alemania.

Agapito de Cruz Franco

Publicado en La Gaceta de Canarias, 7 de junio de 2007

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.