En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

No todo fue mal en Iraq: Negocios a pesar de todo

Diagonal

Sección:Iraq
Martes 3 de julio de 2007 0 comentario(s) 1574 visita(s)

Fuente

GLADYS MARTÍNEZ

SEGURIDAD

En Iraq trabajan más de 100.000 contratistas de los EE UU. De ellos, 48.000 trabajan como mercenarios o agentes de seguridad privada para unas 180 empresas registradas. Blackwater, con mil mercenarios en el país, tuvo un 600% de crecimiento económico en los primeros 18 meses de la guerra, y ha recibido 750 millones de dólares de la Administración Bush desde junio de 2004. Lockheed Martin, el mayor contratista de servicios de ‘defensa’, cuyos ingresos pasaron de 17.000 millones en 2002 a 22.000 en 2003, se benefició de varios contratos millonarios en Iraq. Otras empresas, como CACI (interrogadores) y Titan (traductores), implicadas en las torturas de Abu Ghraib, han obtenido contratos por más de mil millones de dólares.

RECONSTRUCCIÓN

El gigante energético Halliburton, presidido hasta 2000 por el vicepresidente Dick Cheney, ha recibido 21.000 millones para realizar tareas de reconstrucción y para dar apoyo logístico a las tropas de EE UU. Tanto Halliburton como su subsidiaria KBR se han visto envueltas en escándalos por soborno (6 millones de dólares) y por cobrar servicios no realizados (160 millones en comida para soldados y 61 millones en gasolina). La empresa de ingeniería y construcción Bechtel ha obtenido contratos por un valor de 3.000 millones para la reconstrucción.

PETRÓLEO

Según la nueva ley del petróleo, a punto de ser aprobada en Iraq de acuerdo a los intereses de EE UU, la compañías extranjeras (BP-Amoco, Royal Dutch- Shell PLC, Exxon-Mobil y Chevron- Texaco) podrán llevarse el 75% de los beneficios de la explotación del petróleo iraquí con concesiones de extracción de 30 años o más, y explotarán 75 de los 80 yacimientos existentes.

Aunque la producción de petróleo se ha reducido en más de un millón de barriles diarios tras el inicio de la ocupación, el aumento de los precios del petróleo se ha concretado en una triplicación de los beneficios de estas empresas: de 34.000 millones de dólares en 2002 a 89.000 millones en 2005.

CAE EL SEGUNDO DE CHENEY: CADA VEZ MÁS CERCA

El 6 de junio pasado, el que era hasta entonces jefe de gabinete del vicepresidente Cheney, Lewis ‘Scooter’ Libby, se convirtió en el primer alto cargo del Gobierno estadounidense en ingresar en la cárcel, en este caso por una estancia de dos años y medio, por los “errores” de Iraq. Acusado de cometer perjurio, obstrucción a la justicia y falso testimonio durante la investigación del escándalo Plame, la mano derecha de Cheney tendrá que pagar además 250.000 euros de multa. El escándalo Plame se remonta a febrero de 2002, cuando la CIA encarga al diplomático Joseph Wilson investigar si Iraq había comprado uranio en Níger. Tras comprobar la falsedad de la acusación y comunicárselo a la Casa Blanca, Wilson no pudo menos que sorprenderse cuando Bush utilizaba esta acusación en el discurso del Estado de la Nación como uno de los principales argumentos que justificaban el peligro iraquí.

Las famosas 16 palabras de George W. Bush fueron uno de los pilares que justificaron la invasión: “El Gobierno británico cree saber que Sadam Husein ha tratado recientemente de conseguir uranio de Níger”. Jacques Baute, que dirigía entonces el servicio de inspección en Iraq de la OIEA, según describe la revista The New Republic, sólo necesitó una tarde y el Google para descubrir la falsedad del documento en el que se basaban las acusaciones: entre otras falsificaciones evidentes aludía a los poderes del presidente de Níger en conformidad con la Constitución de 1965, cuando la Constitución vigente databa de 1999 y la misma carta estaba firmada por un ministro de Exteriores que no estaba en funciones desde hacía 11 años. Wilson denunció la manipulación al periódico The New York Times. Poco después los medios recibieron una filtración desde el Gobierno como venganza: que la esposa del Wilson, Valerie Plame, era una agente encubierta de la CIA.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.