En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Diez preguntas sencillas y otras diez más canijas sobre la ASPAN

Miguel Pickard

Sección:Varios
Lunes 10 de septiembre de 2007 0 comentario(s) 3860 visita(s)

Primer acercamiento a la ASPAN, siglas que denotan una nueva y antidemocrática alianza entre México, Canadá y EEUU, en ocasión del pasado encuentro del 20 y 21 de agosto de 2007 entre los mandatarios de estos países en Canadá.

Centro de Investigaciones Económicas y Políticas de Acción Comunitaria (CIEPAC), San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México. Boletin "Chiapas al Dia" No. 541

1. ¿Qué quiere decir ASPAN?

Las siglas quieren decir Alianza de Seguridad y Prosperidad de América del Norte. Se echó a andar el 23 de marzo de 2005 en una reunión entre los mandatarios de México, Canadá y EEUU.

2. ¿La ASPAN es parecida al Tratado de Libre Comercio que el gobierno de Carlos Salinas firmó con EEUU y Canadá (TLCAN)?

Hasta cierto punto sí e incluso algunas personas dicen que se trata de un "TLCAN plus". Pero hay diferencias importantes. Haciendo gala de su desprecio por la democracia, los gobiernos están llegando a arreglos de primera importancia sin transparencia y sin consultar a la sociedad civil.

En primer lugar, la ASPAN no es un tratado. Si fuera un tratado, estaría sujeto a revisión por los Congresos de México y Estados Unidos y por el Parlamento de Canadá. Pero en el marco de la ASPAN los mandatarios están firmando lo que llaman regulaciones. Y son muchas regulaciones. Son similares a decretos presidenciales y por eso no existe ninguna revisión del poder legislativo. Hasta ahora a la sociedad civil se le ha dado muy poca información de todo esto. A continuación explicaremos porque creemos que esta antidemocrática ASPAN perjudica los intereses del pueblo.

3. ¿Por qué es importante que se sepa algo de la ASPAN?

La ASPAN debilita la soberanía de México, ya que Calderón (y antes Fox) está cediendo, a espaldas del pueblo, el control de aspectos importantes de nuestro país al gobierno de EEUU y a las grandes empresas. Si aprecias la democracia, si crees que como mexicano o mexicana tienes derecho a opinar sobre el futuro del país, entonces es necesario que te informes sobre la ASPAN como primer paso para detener esta pérdida de soberanía.

Se trata de una historia que hemos escuchado antes, pero contada de manera novedosa. Esa gran potencia que es EEUU y sus grandes empresas están trabajando a marchas forzadas para obligar a sus vecinos México y Canadá a que realicen cambios en sus leyes, normas, reglamentos, prácticas, etc. para así asegurar la prosperidad de sus empresas y la seguridad de EEUU.

4. ¿La ASPAN no tiene que ver con el comercio entre estos tres países?

Sí, pero también es más complejo. La organización ciudadana Fronteras Comunes de Canadá lo explica de la siguiente manera:

La ASPAN "intenta ’armonizar’ o, mejor dicho, sujetar muchas de las políticas internas y externas y reglamentos de Canadá y de México a las de EEUU. Bajo el pretexto de proteger a los ciudadanos de la amenaza terrorista y para facilitar el comercio, esta iniciativa implicaría medidas drásticas como una integración más profunda de los mercados de energía norteamericanos, el trato ’armonizado’ de inmigrantes, refugiados o turistas extranjeros, y la creación de políticas de seguridad transnacionales..." (Boletín de prensa, Fronteras Comunes, 27/03/06).

También hay que subrayar que las medidas de seguridad que están exigiendo los EEUU significan la creciente militarización de la vida en México y Canadá.

5. ¿Por qué tanta alharaca por la seguridad?

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 el pretexto de muchos cambios que se están implementando es la "seguridad" ante ataques del "terrorismo mundial". En esa lógica, los estrategas de EEUU están obligando a sus vecinos México y Canadá a que instrumenten leyes y medidas para incrementar la seguridad. Explicaremos otras cosas de la seguridad más adelante.

Nosotros creemos, sin embargo, que en realidad la ASPAN se está impulsando en anticipación de varios fenómenos.

Uno de los fenómenos es el calentamiento global y la creciente escasez de agua que vamos a sufrir todos los habitantes de este planeta, y que ya padecen millones de personas. Ante la creciente sed del planeta, EEUU quiere controlar todas las reservas de agua a su alcance, lo cual pone en peligro la abundante agua que existe en el sureste de México y en Canadá.

Otro fenómeno es la enorme voracidad de EEUU por los energéticos, que ha sido uno de los puntales más importantes de su política exterior durante muchas décadas. La invasión de Irak por las fuerzas armadas estadounidenses en 2004 es sólo el más reciente ejemplo. El acceso a abundantes reservas de energéticos y su control, de preferencia por empresas petroleras de EEUU, son motivos que explican sus acciones en el mundo, desde guerras de exterminio hasta la celebración de tratados y ahora la firma de regulaciones.

El tercer fenómeno tiene que ver con la guerra comercial que ya está en marcha entre los tres bloques de poder económico en el mundo. Por un lado está la Unión Europea, por otro lado está el Bloque Asiático -con Japón y China a la cabeza— y el tercer bloque lo encabeza EEUU, que echará mano del continente americano y del Caribe en sus guerras comerciales contra las otras dos fuerzas económicas. EEUU quiere tener este continente americano bajo su control para abastecerse de, principalmente, energéticos (petróleo, gas natural, electricidad), pero también de otros recursos estratégicos como la inmensa biodiversidad, las riquezas minerales, la tierra misma, etc.

Los países americanos también son, o van a ser, un mercado de preferencia para los productos estadounidenses. Los 34 países del continente americano tienen una población de 800 millones de habitantes, de los cuales 500 millones viven fuera de EEUU.

Además de estas cuestiones comerciales y de la expropiación de los recursos de nuestros países, desde 2001 Washington ejerce mayor control sobre la seguridad y la militarización en nuestros países. Cuando los militares cobran creciente importancia en la vida nacional de cualquier país, uno de los resultados es la mayor criminalización de la protesta social (que ya hemos experimentado en México).

6. ¿Quiénes están detrás de la ASPAN?

Dos fuerzas principales la están impulsando. Por un lado está el gobierno de EEUU que ve en la ASPAN la manera idónea para tomar los primeros pasos de su estrategia de integrar todo el continente americano en diferentes vertientes clave, con el pretexto de "facilitar el comercio". Es cierto que hay aspectos de la ASPAN que tienen que ver con el comercio, pero existen otros temas como los ya mencionados —acceso a energéticos, seguridad, militarización— que muchas veces no reciben ninguna mención en los medios masivos de comunicación. Cuando los medios masivos hablan de la ASPAN, suelen mencionar sólo el comercio y ocultan otros temas igual de importantes.

La otra fuerza detrás de la ASPAN es el sector privado, particularmente las grandes empresas que ven muchas ventajas en la ampliación del "libre comercio" y el acceso a los recursos naturales que la ASPAN promueve.

7. ¿Cómo buscan controlar los recursos naturales estas fuerzas?

Una manera es presionando para que se privaticen. Cuando se ponen en venta recursos estratégicos, las empresas tienen oportunidad de comprar y controlarlos. Las que están en condiciones de sacar mayor provecho son las estadounidenses, pero las canadienses y algunas mexicanas también salen ganando. Por eso el gobierno de EEUU, en forma directa y a través del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, ha insistido durante muchos años en la privatización de PEMEX, de la Comisión Federal de Electricidad y de los recursos de agua, así como insistió en años anteriores en la privatización de importantes empresas estatales (Telmex, las aerolíneas, los ferrocarriles, medios de comunicación y otros).

Otra manera es mediante tratados como el TLCAN y alianzas como la ASPAN que impiden que el gobierno de un país decida que los recursos naturales dentro de sus fronteras sean explotados para beneficiar a los habitantes de ese país. Por ejemplo, después de celebrar un tratado de libre comercio con EEUU, Canadá perdió el derecho a reducir unilateralmente el suministro de su petróleo a EEUU. Aunque formalmente México no acordó algo similar, los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox y Calderón han enviado mayor cantidad de petróleo a EEUU cuando éste lo ha solicitado, por ejemplo, antes de la invasión a Irak y se lo vende a precios más bajos que los que existen en el mercado mundial.

La ASPAN facilitará esta expropiación por intereses privados de los recursos estratégicos de la nación.

8. ¿Qué implicaciones tiene la ASPAN para los pueblos indígenas?

La ASPAN debilita los derechos de los pueblos originarios que habitan estas tierras. La intención de los gobiernos neoliberales en México (desde Miguel de la Madrid, 1982 - 1988) es eliminar cualquier "traba" para la inversión privada. Por ejemplo el derecho de los pueblos indígenas a establecer áreas autónomas y a decidir sobre el destino de los recursos naturales que se encuentran en ellas, un derecho reconocido a nivel internacional, es para las empresas un aspecto que debe desaparecer. Lo mismo piensan de las leyes y normas que se han establecido para proteger el medio ambiente. Por lo tanto llegan a acuerdos con los gobiernos para primero debilitar y luego eliminar estas trabas y así facilitar que las empresas exploten los recursos.

Ante esto los pueblos indígenas sabrán organizarse para defender y mantener sus derechos sobre sus tierras ancestrales.

9. ¿Cuál es el aspecto más nefasto de esta nueva alianza?

Posiblemente sea el total desprecio que tienen las fuerzas detrás de la ASPAN por los pueblos y por el derecho de los pueblos a decidir sobre el rumbo de su país. La ASPAN es profundamente antidemocrática. Nuestro país (México) cada día es menos de nosotros la mayoría y más de unas minorías, en particular de unos pocos señores que se creen "los dueños del universo" (así se autonombran), que están recurriendo cada vez más a la violencia y la represión para conseguir y retener mayor riqueza. Están en juego principios básicos: la riqueza que cada nación produce debería utilizarse para atender y solucionar los grandes rezagos en educación, salud, vivienda, etc. La tendencia actual, expresada en la ASPAN, es la contraria, la riqueza se concentra en pocas manos y el pueblo está cada vez más pobre.

10. Entonces la reunión de los presidentes de México y Estados Unidos y el primer ministro de Canadá ¿tiene que ver con la ASPAN?

Sí. Desde que se inició la ASPAN en 2005 los tres mandatarios "amigos" se han juntado varias veces. Se prevé que nuevamente pongan su firma en varias regulaciones en el marco de la ASPAN.

11. ¿Cómo se están aprobando estas regulaciones?

En muchos casos el cumplimiento de estas regulaciones sólo requiere la firma de los mandatarios. El texto de las regulaciones, en especial aquellas que tienen que ver con el comercio, lo redactan los representantes de las grandes empresas, y luego se les consulta a algunos funcionarios de los tres gobiernos y a algunos académicos.

12. ¿Tenemos acceso a lo acordado por los mandatarios?

No, no se han difundido los documentos que se han firmado. A la sociedad civil no se le consulta antes de que los mandatarios plasmen su firma en los documentos y después no se le informa de una manera completa y transparente.

Nosotros pensamos que se optó por esta modalidad de regulaciones en vez de tratados porque, desde que se negoció el TLCAN a principios de los años 90, la sociedad civil en los tres países está más organizada, informada, enlazada y movilizada. Además, ya hemos padecido el TLCAN durante casi 14 años, hemos comprobado que fueron mentiras las declaraciones que se hicieron en los 90, pues no se ha creado empleo, ni se ha elevado el nivel de vida de los pueblos, ni tampoco se ha cerrado la brecha entre México y sus dos socios desarrollados. Es más, México está aún más rezagado en este último aspecto. Dentro de México las diferencias entre estados, entre los más pobres del sur y los menos pobres del norte, se han ampliado. También se ha ensanchado la brecha entre los salarios en México y los salarios en EEUU y Canadá.

Los pueblos no aceptarían para nada otro tratado similar al TLCAN, se movilizarían para protestar en contra. O su aprobación podría encontrar resistencia en los congresos. Eso lo saben los mandatarios y por eso están firmando decretos sin que intervengan en su revisión la sociedad civil o el poder legislativo.

Es obvia la razón por la cual los gobiernos no quieren difundir el contenido de lo firmado. Si pudiéramos estudiar los textos, tendríamos conocimiento de causa para afirmar con detalle cómo los mandatarios y las empresas están perjudicando los intereses de la mayoría.

13. La ASPAN tiene la palabra seguridad en su nombre. ¿Existe de veras un problema de seguridad para nuestros países?

No. Los EEUU y otros países se aprovecharon de los sucesos del 11 de septiembre de 2001 y crearon un ambiente de miedo y terror para ser aún más represores y agresivos y de paso incrementar los presupuestos militares para sus planes de dominio. Por ejemplo, EEUU decidió unilateralmente incluir a Canadá y México en el llamado Comando Norte lo cual ha significado la mayor militarización de nuestros países y la resultante criminalización de la protesta social.

El apartado de seguridad que se ha acordado entre los tres países en la ASPAN incluye un mayor control sobre el flujo de personas y mercancías, el combate a amenazas como el terrorismo, el crimen organizado, el tráfico de personas y el contrabando de bienes. Todo esto implica una coordinación entre los servicios de inteligencia y una mayor militarización para combatir "amenazas externas e internas".

Obviamente cualquier protesta social, por ejemplo, lo ocurrido el año pasado en Oaxaca o en Atenco, puede calificarse a criterio del gobierno como "amenaza interna". De ahí a ser considerado "terrorismo" no hay más que un paso. Recordemos que la Procuradora de Justicia del gobierno de Ulises Ruiz en Oaxaca declaró que la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) es un "grupo violento" que comete delitos que en el Código Penal Federal se "llaman terrorismo" (véase La Jornada, 10 de noviembre de 2006, sección Política).

14. ¿Y que tiene de prosperidad esta nueva alianza?

Nada. La palabra se incluyó para fines publicitarios. Los únicos que prosperarán con la ASPAN son las empresas transnacionales, sus dueños o los políticos en el poder que están coludidos con éstos. Pero para los pueblos no habrá prosperidad sino mayor pobreza.

Formalmente existe una "agenda de prosperidad" en la cual entrarán muchas regulaciones sobre distintos aspectos, por ejemplo, la facilitación de negocios, medidas sanitarias y fitosanitarias, servicios financieros, comercio electrónico, el complicado tema de las reglas de origen y muchos otros. Las empresas grandes han detectado que en el TLCAN actualmente vigente no existen muchas medidas que ellas quisieran tener para facilitar sus negocios transfronterizos y así incrementar sus ganancias. Estos aspectos ahora están siendo aprobados con la ASPAN.

La ASPAN no contempla medidas sociales que conduzcan a una mayor prosperidad para la población de los tres países.

15. ¿Por qué México está incluido en este tipo de alianza con dos países más poderosos económicamente?

Los motivos nunca fueron exclusivamente económicos. Ni siquiera en el TLCAN. Y ahora la seguridad de EEUU viene a imponerse como uno de los temas más importantes. Para los estrategas militares de EEUU es importante proteger sus fronteras terrestres mediante la inclusión de los dos países contiguos como "zona de amortiguamiento" ante posibles "ataques terroristas". México y Canadá van a tener que tomar medidas, dictadas por EEUU, para que sean tan "seguros" como los mismos EEUU. En Canadá esto ya se ha logrado en gran parte. En México tomará más tiempo, pero el objetivo ya se planteó. En muchos sentidos, en la ASPAN México es un país de ensayo, de experimentación, para los planes a futuro de EEUU.

16. ¿México es experimento? ¿Para qué?

Es obvio que EEUU no quiere integrar sólo a México y Canadá en su área de control. Nosotros creemos que EEUU quiere controlar todo el continente americano. Inclusive EEUU quiso pasar por el aro del "libre comercio" a todos los países del continente de una sola vez, mediante el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas). Le falló el cálculo cuando los pueblos manifestaron su repudio en todo el continente y cuando surgieron gobiernos algo nacionalistas en Suramérica.

Tras el fracaso del ALCA en 2005, la táctica de EEUU en asuntos de comercio ha sido ir más despacio. Va logrando su objetivo con los tratados de libre comercio que ha firmado con países o con bloques de países. México es sólo el primer paso de un proyecto mucho más amplio que EEUU estará impulsando en las próximas décadas para la integración del continente en muchos frentes. En ese sentido México es un ensayo, un experimento de cómo integrar a un país "subdesarrollado" en una alianza con países "desarrollados" como EEUU y Canadá.

Las asimetrías que se presentan entre nuestros países son muchas. La pobreza y el reducido tamaño de la economía mexicana en comparación con la de EEUU son asimetrías obvias, pero existen diferencias igual de profundas pero menos visibles que pueden entrar en conflicto y que necesitarán atenderse, como, por ejemplo, las diferencias entre los sistemas de derecho. EEUU y Canadá usan un sistema de derecho que proviene de la tradición anglosajona (derecho común) y en México opera la tradición del derecho romano heredada de España.

Desde el punto de vista de los estrategas de EEUU, resulta más fácil lidiar primero con un solo país, México, separado de América Latina, y generar una serie de experiencias que sirvan de referencia para cuando los demás países del continente y del Caribe sean incorporados. En un análisis que hizo de la ASPAN, el profesor de la UNAM John Saxe-Fernández escribió en 2005 que "El propósito es usar a México como ariete para impulsar la ’integración vertical’ de América Latina a la metrópoli en lo comercial, financiero, monetario y geopolítico" (La Jornada, 28/03/05).

Los países más ricos de Europa tuvieron que hacer ajustes cuando integraron a países más pobres en la Unión Europea. Tuvieron que homologar ciertos aspectos. También los países más fuertes económicamente desembolsaron mucho dinero para asegurar una cierta nivelación en cuestiones de educación, salud, etc., y para tratar de solucionar los inevitables problemas, por ejemplo para volver a capacitar a los trabajadores despedidos de sus empleos.

Estados Unidos, en cambio, quiere realizar otro tipo de integración, una que le beneficie en términos de asegurar su control sobre aspectos importantes en el continente, pero sin soltar billetes. ¿Cómo? Pues con arreglos como la ASPAN y mediante medidas que primero se ensayarán en México.

La tarea es de largo plazo. Podemos prever que de aquí a, digamos, el año 2025, EEUU intentará integrar al continente según sus intereses.

17. ¿Qué dice la ASPAN sobre la migración de mexicanos?

Salvo referencias a "fronteras inteligentes" que harán más expedito el tránsito de "personas de bajo riesgo" por los puestos de control fronterizos, aparentemente la ASPAN no dice nada sobre la migración. Al igual que Tratado de Libre Comercio, los bienes, los servicios, los grandes capitales y los altos ejecutivos de las empresas pueden cruzar las fronteras con rapidez. La gente común y corriente, en cambio, la que necesita migrar para sobrevivir por no encontrar trabajo o salario digno, son "personas de alto riesgo" para el gobierno de EEUU y seguirán pasando las de Caín en forma indocumentada, arriesgando su vida al cruzar desiertos y montañas para asegurarse el sustento.

Como no está contemplado un tratamiento digno y legal para los migrantes que reconozca su aporte a la economía de EEUU y de Canadá, se sigue manteniendo una gran fuerza laboral vulnerable y sujeta a la deportación, a la que se le puede explotar con salarios inferiores a los mínimos y sin derechos laborales.

18. ¿La mayor militarización de la frontera sur de México es parte de estos acuerdos?

Sin duda, pero ninguna región de México se escapa de la creciente militarización. Actualmente todo el sur-sureste de México se ha convertido en un tapón, en especial para los centroamericanos y también para extranjeros y no pocos mexicanos. Todos los cuerpos de seguridad—el ejército, el Instituto Nacional de Migración, la Policía Federal Preventiva, el Grupo Beta, las policías estatales— están a la caza de centroamericanos y los tratan como botín de guerra. Con una mano los despojan de todas sus pertenencias y con la otra cobran mordidas de los polleros (traficantes de seres humanos) por dejarlos continuar su viaje.

Al mismo tiempo, mediante la ASPAN Estados Unidos se ha atribuido el derecho a intervenir unilateralmente en México y Canadá cruzando fronteras con sus fuerzas armadas en el momento en que así lo decida. La intervención se podrá dar en casos de una "alerta roja" que podrían dispararse por motivos de "terrorismo" o sospechas de terrorismo en cualquiera de los tres países.

Estos planes y acuerdos ya están muy avanzados entre EEUU y Canadá y podemos sospechar que se han hecho avances en el mismo sentido entre EEUU y México, sin que nada se sepa aquí.

Entre EEUU y Canadá existe ya un Grupo de Planeación Binacional (GPB) que ha establecido "planes de contingencia militar" que se activarían de ambos lados de la frontera Canadá-Estados Unidos que incluirían "una respuesta coordinada a las peticiones nacionales para asistencia militar (de autoridades civiles se supone) en caso de una amenaza, ataque o emergencia civil en los EEUU o Canadá. En caso de una alerta de Código Rojo estas llamadas ’solicitudes’ (por ejemplo, de un municipio canadiense) podrían resultar en el despliegue de tropas de EEUU o de Fuerzas Especiales en territorio canadiense [información tomada de http://globalresearch.ca].

19. ¿Ha habido oposición a la ASPAN?

Desde luego. Cuando la gente y las organizaciones se enteran de lo que significa la ASPAN, la primera reacción es preguntar cómo nos organizamos, con quién podemos trabajar para luchar en contra y qué hacemos. Hay organizaciones y redes que realizan distintas actividades de difusión, movilización y protesta contra la ASPAN. En México una de esas redes es la RMALC (Red Mexicana de Acción frente al Libre Comercio, www.rmalc.org, a la que pertenece CIEPAC). Mediante talleres populares, la RMALC difunde información sobre la ASPAN en distintas localidades del país. En Canadá y EEUU distintas organizaciones hacen lo propio.

Existen también aliados en esta lucha contra los planes del imperio de EEUU en todo el continente americano que han unido sus voces en una gran red regional, la ASC o Alianza Social Continental (http://asc-hsa.org).

Muchas organizaciones se han movilizado con motivo de la cumbre de los tres mandatarios en Canadá el 20 y 21 y agosto, como la Coalición Antiimperialista, Bloquear el Imperio y La Otra Campaña de Canadá que realizarán actividades en las cercanías del lugar de reunión (Montebello) para manifestar su repudio a la ASPAN.

20. ¿Qué podemos hacer para combatir la ASPAN?

Como siempre, el primer paso es informarnos. En cada organización social, en cada sindicato, en cada comunidad campesina se deberían realizar jornadas de información sobre la ASPAN, qué significa, cómo va a afectarnos y cómo combatirla.

Después de informarnos habrá que luchar, presionar y manifestarnos para que nuestra voz se tome en cuenta. Una opción es mediante la consulta, el referéndum, el plebiscito para demostrar que el pueblo sabe exigir su derecho a la información y demandar a los mandatarios un debate abierto e informado ante la opinión pública sobre los distintos acuerdos que se han tomado en el marco de la ASPAN. No confiamos en la política tradicional de partidos, pero si el poder legislativo de los tres países ejerciera sus atributos, al menos se podría tener acceso a más información y generar debate.

¿Por qué hacer las cosas a espaldas de los tres pueblos? ¿Por qué un puñado de gente rica y empresas grandes se avergüenzan de lo que están haciendo y tratan de impulsar sus planes de la manera menos democrática y secreta? De nosotros depende que el destino del país nos incluya a todos y todas.

Referencias para mayor información:

Véase el Cuaderno 7 sobre la ASPAN en la serie "Aprendamos del TLCAN: No Más Libre Comercio" que publica la RMALC en la Cd. de México, http://www.rmalc.org.mx/index.shtml

Para leer un poco de historia sobre la ASPAN, ve a: http://www.ciepac.org/boletines/chiapasaldia.php?id=470

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.