En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

El ex Fiscal General de Estados Unidos respaldó en secreto el uso de torturas en los interrogatorios

Documentos secretos autorizaron a golpear la cabeza de los sospechosos terroristas así como a simular ahogarles y someterles a temperaturas heladas

Sección:EEUU
Viernes 5 de octubre de 2007 0 comentario(s) 1422 visita(s)

EFE - Washington

El ex Fiscal General de Estados Unidos Alberto R. Gonzales respaldó en secreto el uso de torturas, nunca antes utilizadas por la CIA, en los interrogatorios de sospechosos terroristas, según informa hoy el New York Times.

El Departamento de Justicia de EEUU declaró públicamente en diciembre de 2004 que la tortura era una práctica «aborrecible», pero la situación cambió tras el nombramiento de Gonzales en febrero de 2005, según el diario, que cita como fuentes varios funcionarios a los que se les informó de las nuevas tácticas de interrogación. El «nuevo concepto» circuló en documentos secretos y «por primera vez daba una autorización explícita para los interrogatorios a sospechosos terroristas con una combinación de tácticas causantes de dolor físico y psicológico», que incluían golpearles la cabeza, simular ahogarles y someterles a temperaturas heladas, señala el periódico.

Este memorando sobre «efectos combinados» para los interrogatorios fue objetado por el entonces viceministro de Justicia, James B. Comey, quien advirtió a sus colegas en el Departamento de que se «avergonzarían» cuando saliera esto a la luz. A finales de ese mismo año, el Congreso ilegalizó el tratamiento «cruel, inhumano y degradante» a los prisioneros, tras lo que el Departamento de Justicia emitió otra «opinión secreta», informa el diario, en la que aseguraba que los métodos de interrogación utilizados por la CIA no violaban esos estándares.

El New York Times afirma que entrevistó a más de dos docenas de funcionarios y ex funcionarios implicados en la lucha contra el terrorismo y la mayor parte de sus fuentes dijeron preferir mantenerse en el anonimato. Los documentos «secretos» con las recomendaciones para los interrogatorios estaban firmadas por Steven G. Bradbury, quien desde 2005 dirigía la Oficina de Consejo Legal en el Departamento de Justicia.

Métodos rusos

En 2006 el Tribunal Supremo dictaminó que las Convenciones de Ginebra se aplicaban también a los prisioneros miembros de la red terrorista Al Qaeda. Pese a eso, el mes de julio del mismo año, el presidente de EEUU, George W. Bush firmó una nueva norma ejecutiva autorizando las «intensificadas» técnicas de interrogación, que, según el diario continúan siendo secretas, mientras que la CIA seguía manteniendo prisioneros sospechosos terroristas en «lugares negros» en el extranjero.

Los agentes de la Agencia estadounidense de Inteligencia (CIA) diseñaron un programa tras consultar a los servicios secretos de Egipto y Arabia Saudí y copiando los métodos de interrogatorios usados en la extinta Unión Soviética. Pero los agentes de la CIA estaban preocupados por as implicaciones legales de estas prácticas después de que varios de sus colegas fueron investigados durante tres años tras asesorar a funcionarios peruanos que a principios de 2001 derribaron un avión de misioneros que confundieron con narcotraficantes, señala el diario.

Diario El País

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.