En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

El militar al mando de la Unión Europea subraya la dependencia de ésta a la OTAN

General Henri Bentégeat: “Europa no puede hacer la guerra”

Sección:Instituciones militares
Sábado 13 de octubre de 2007 0 comentario(s) 1547 visita(s)

ENTREVISTA: GENERAL HENRI BENTÉGEAT Presidente del Comité Militar de la UE

«La UE no puede hacer la guerra» RICARDO M. DE RITUERTO - Bruselas

El general Henri Bentégeat dejó en noviembre la jefatura de los Ejércitos franceses para presidir en Bruselas el Comité Militar de la UE, que coordina las actuaciones castrenses de la comunidad cuando decide intervenir, con mandato de la ONU, en la prevención de crisis. Formado por el cuerpo de élite de las Tropas de Marina, el general asiste al proceso de modernización de los Ejércitos europeos, que tienen como mascarón de proa renovador los grupos de combate, unidades de hasta 1.500 efectivos con vocación estabilizadora. Como europeo, el general es consciente de que lo militar es sólo una de las vertientes de la política comunitaria. «La UE no puede hacer la guerra», dice. «El sólo empleo de la fuerza es un error».

Pregunta. ¿Cuántos soldados tiene a sus órdenes? Respuesta. Ninguno. No hay fuerzas permanentes a las órdenes de la UE. Aquí tenemos un Estado Mayor compuesto por 200 personas. Lo que hacemos es organizar las relaciones entre los Ejércitos de la UE.

P. ¿Cuántas operaciones tiene ahora en marcha la UE?

R. Sólo una, en Bosnia. Con unos 2.500 efectivos. Hay otras 15 civiles en las que también hay militares para objetivos cívico-militares. Por ejemplo, la misión en Congo, que es oficialmente civil, pero que en realidad es militar para reformar el Ejército congoleño. Lo mismo ocurre con la misión de apoyo a la fuerza militar africana en Darfur, que estamos preparando.

P. ¿Cómo va la puesta en marcha de los grupos de combate europeos?

R. Hay 13 comprometidos y dos más a punto en un calendario que cubre hasta 2011.

P. ¿Por qué la UE necesita grupos de combate cuando la OTAN ya tiene su propia Fuerza de Respuesta y con unidades de élite que son las mismas para la una que para la otra?

R. Hay que tener en cuenta que no tenemos las mismas ambiciones. La OTAN ha creado con su Fuerza de Respuesta un instrumento muy poderoso de 25.000 efectivos con aviones, helicópteros, blindados y demás. En la UE, con los grupos de combate hemos querido crear algo pequeño, sencillo, que se adaptan mejor a nuestras ambiciones, que son más modestas que las de la OTAN.

P. ¿Qué significa ambiciones modestas? ¿Renuncia Europa a la victoria?

R. En Europa tenemos una organización militar que es la OTAN cuya primera responsabilidad es la defensa colectiva. Si hay una amenaza contra los países europeos interviene la OTAN. La UE ha optado por no organizar su propia defensa colectiva y hacerla dentro de la OTAN. Lo que desde 1992 establece el Tratado de Maastricht es que la UE debe ser capaz de gestionar crisis que afectan a sus intereses o valores. Y es lo que hacemos. La UE puede gestionar crisis importantes, pero no puede hacer la guerra.

P. El presidente Nicolas Sarkozy pretende que Francia sea un miembro pleno de la OTAN a condición de que haya avances en la construcción de la Política Europea de Seguridad y de Defensa (PESD). ¿Cuáles deberían ser los necesarios cambios en la OTAN para que esto ocurra?

R. El presidente ha precisado dos condiciones para este cambio: luz verde al desarrollo de la PESD y redistribución de plazas y responsabilidades en la estructura militar de la OTAN. Pero a mí no me corresponde comentar los cambios en la OTAN.

P. ¿Las crisis a que se refería antes aluden a las que se puedan producir en nuestra vecindad?

R. La UE no tiene reservada una región en particular para la gestión de crisis. Naturalmente lo que más le preocupa es lo que pasa en Europa. Lo que ocurre en Bosnia, en Kosovo, en los Balcanes en general, es vital para la UE. Otra zona de interés natural es el Mediterráneo y Oriente Próximo. Los europeos están en Líbano, aunque sea una operación de la ONU. África es un área de grave preocupación para los europeos. La UE está mejor equipada que nadie para gestionar una crisis en África.

P. ¿Necesita Europa un escudo antimisiles como el planeado por EE UU?

R. Si le hablo como particular, como ex jefe de Estado Mayor francés y no como presidente del Comité Militar de la UE, le diré que el escudo es un complemento a la disuasión. ¿Cómo se puede disuadir a un enemigo para que no dispare misiles con cabezas químicas o nucleares? Se puede hacer con la amenaza de destruirle con el arma nuclear o mediante una defensa antimisiles que le diga que los misiles suyos no van a pasar. Ambas se complementan.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.