En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Kosovo: un líder moldeado por EE UU

Washington ha ayudado a Thaçi a desprenderse de la imagen de guerrillero

Sección:Informativa
Martes 20 de noviembre de 2007 0 comentario(s) 1116 visita(s)

Como Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como. Esa ha sido la política de EEUU en Kosovo. Se alimenta el sentimiento secesionista, se apaga la llama de lucha nacional de orientación noviolenta que se agrupaba en torno al primer Rugova, se arman, financian y alimentan un par de guerrillas secesionistas, se manda a la OTAN (con participación del ejército español) a bombardear Serbia, se controla a la ONU para que no interfiera en el proceso, se montan elecciones en las que no vota ni el 50% de la población, se desempolva y barniza a uno de los militares guerrilleros títeres de EEUU y se le convierte en presidente. Próximamente se da el último zarpazo para asegurar la independencia del nuevo y pequeño país, controlado de arriba a abajo por la potencia norteamericana, y ya tenemos una base militar y de penetración económica yankee en el corazón de la vieja Europa. Este proceso recuerda bastante al que produjo en su día la independencia de Panamá. Insumissia.


REPORTAJE: Elecciones en Kosovo

R. LOBO - Pristina

Lejos quedan los tiempos de La Serpiente, el sobrenombre de Hashim Thaçi cuando era líder del Ejército de Liberación de Kosovo (UÇK), la guerrilla albanokosovar que luchó contra las fuerzas de seguridad de Slobodan Milosevic en 1998 y 1999. Nueve años después ocupa el centro del escenario político en el momento más importante, cuando está a punto de levantarse el telón. Con el discurso moderado y las maneras calmas de un futuro primer ministro, esculpidas en horas de entrenamiento por sus dos asesores norteamericanos, Thaçi se dispone a entrar en los libros de historia de Kosovo como el hombre que declaró la independencia.

Nacido hace 39 años en la región de Drenica, bastión del UÇK de donde partió la lucha armada, ha recorrido un largo camino, siempre de la mano de sus mentores estadounidenses. La Administración del presidente Bill Clinton lo escogió como el rostro bien parecido de una guerrilla que Belgrado calificaba de terroristas y Washington, tras algunas dudas iniciales, de luchadores de la libertad.

EE UU lo presentó en sociedad en las negociaciones de Rambouillet (Francia) en 1999, previas al bombardeo de Serbia por la OTAN, donde mantuvo un célebre pulso con la entonces secretaria de Estado, Madelaine Albright, que no ocultaba su admiración por el guerrillero que se negaba a renunciar al derecho de autodeterminación.

Esa bandera, la de la autodeterminación, se la ha dejado a otro rebelde, el líder universitario Albin Kurti, de 32 años, que dirige el movimiento Vetëvendosje! desde su arresto domiciliario. «Thaçi es parte de este teatro de mediocridades que ha vendido Kosovo. Desde hace años sueña con ser primer ministro y no se ha detenido hasta conseguirlo. Es el hombre escogido por EE UU, y no se saldrá un milímetro del guión que le marquen», sostiene Kurti, la única voz discordante.

A La Serpiente, célebre por su destreza en escabullirse del aparato de seguridad de Milosevic -que en 1997 le condenó en ausencia a 10 años de cárcel-, le ha costado llegar. En su juventud se apartó de la resistencia pacífica trazada por Ibrahim Rugova acercándose a los que defendían el uso de las armas y la unión de los albaneses en un Estado. Eran los noventa, cuando la agitación nacionalista panalbanesa no conocía lindes. Hace tiempo que ese discurso se diluyó en otro embutido en las fronteras de Kosovo.

Tras años en el duro banquillo de la oposición, Thaçi se ha presentado como un hombre nuevo. «Hemos cambiado», ha sido uno de sus lemas. Llevado por un nuevo entusiasmo, esta vez modernizador, y su afán por ser primer ministro, el viejo guerrillero ha prometido teatros y museos en depauperadas zonas campesinas que le recibían con la sorpresa de quienes creen que ha traspapelado el discurso.

En esta travesía, Thaçi ha sabido eliminar del Partido Democrático de Kosovo la imagen de ser la formación de los guerrilleros. Ha abierto la formación y ha actualizado el menú de sus propuestas para llevar a la campaña los asuntos que preocupan a la sociedad, el paro y la escasez de electricidad. «Thaçi puede», dicen sus seguidores. «Veremos», replican los escépticos.

Diario El País

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.