En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Saul Alinsky y Barak Obama: Influencias de un animador comunitario radical en el candidato a la presidencia de EE.UU.

Francisco José Cuevas Noa. Colectivo de Educación Social y Noviolencia Buenaespina (Jerez)

Sección:Noviolencia
Sábado 5 de enero de 2008 0 comentario(s) 2901 visita(s)

Los medios de comunicación vaticinan que puede ser el primer presidente negro de EE.UU. Se llama Barak Obama, y compite con Hillary Clinton por ser el candidato del Partido Demócrata en las Elecciones Presidenciales de 2008. Este Senador por Illinois nació en 1961, hijo de padre keniata y madre blanca de Kansas. Estudió Ciencias Políticas y Derecho con un brillante expediente, y ejerció como jurista.

Los mass media machacan diariamente sobre el duelo de Obama con la señora Clinton, sobre su atractiva figura o sobre si se piensa reunir en caso de obtener la Presidencia con los “malos, malísimos” de Siria, Venezuela y Cuba.

Pero más allá del show que es la política norteamericana, nos interesa indagar en el pasado de este político, con el objetivo de constatar cómo la tradición “radical” norteamericana, que se presume minoritaria, ha influido en los grupos más activos de la población.

Barak Obama trabajó durante varios años como “Organizador Comunitario” en Chicago, en la asociación que fundó el líder noviolento Saul Alinsky, la Industrial Areas Fundation. En 1985 este joven recién graduado formó parte de un proyecto de desarrollo comunitario vinculado a las iglesias negras. (puede verse la web de la organización donde participó en la dirección http://www.dcpincorp.org ), sumergiéndose en lúgubres suburbios para luchar con la gente para que cambiasen su situación de marginación. La Industrial Areas Fundation ( http://www.industrialareasfoundation.org ) se fundó en los años 40 promoviendo una lucha de clases muy peculiar, sin fusiles y con mucha movilización vecinal y redes de apoyo mutuo. Las acciones buscaban promover la participación directa de la ciudadanía, y las tácticas se iban validando según la implicación y el disfrute de la gente, que se convertía en protagonista. Barak se curtió en ese ambiente (aunque no conoció a su fundador), y dejó escrito un estudio sobre dinamización comunitaria. De hecho, en el debate mediático estadounidense, los conservadores le reprochan su pasado de “radical”.

Pero ¿quién era Alinsky, de cuya tradición bebió Obama?. Saul Alinsky (1909-1972) había estudiado sociología y criminología, y aprendió mucho de su tesis doctoral que realizó visitando al mafioso Al Capone en la cárcel. Vinculado a las luchas por los derechos de las minorías raciales y la gente pobre de Estados Unidos, Alinsky creó una forma de animación centrada en lo comunitario, mediante la figura del organiser, u organizador de la comunidad. Es una figura parecida a la del animador sociocultural en nuestro contexto europeo, pero con más contenido político.

Alinsky desarrollaba una línea de acción social basada en promover el conflicto para que los grupos sin poder consigan el fortalecimiento (empowerment). Se trata de utilizar la organización, la reivindicación, la accion directa, el sentido del humor y la ridiculización del poder, para que las minorías vean reconocidos sus derechos. Experto en el manejo de la comunicación popular, las acciones directas de Alinsky se convertían en divertidas escenificaciones donde la gente pobre disfrutaba y expresaba sus necesidades. A través de la presión popular, las campañas coordinadas por este cabecilla conseguían el empoderamiento comunitario, que se reflejaba en logros como la contratación de población de color en empresas, el abaratamiento y la dignificación de los alquileres o la puesta en marcha de planes contra la pobreza.

Entre los colaboradores de Alinsky encontramos también a lideres chicanos de la noviolencia, como César Chávez y Dolores Huerta. Y en el mismo movimiento estaba embarcado el mítico pastor Martin Luther King, Jr., líder del movimiento afroamericano por los derechos civiles.

La línea política de Alinsky era la del radicalismo norteamericano, una ideología que vincula el socialismo no marxista con la tradición democrática profunda de los Estados Unidos. De hecho, la obra de referencia de este agitador se llama “Rules for Radicals” (Manual para Radicales), y es todo un compendio de técnicas de agitación social noviolenta para el medio urbano. Este libro también se ha convertido con el tiempo en un estudiado material para la dinamización comunitaria y el trabajo social.

Pero la influencia de Alinsky llega también a la otra candidata demócrata, Hillary Clinton. La aspirante a ser la primera Presidenta de los EE.UU. conoció en su juventud a este científico social, que quiso ficharla para su organización. Hillary D. Rodham (que era su nombre de soltera) realizó su tesis de graduación bajo la dirección de este organizador, y el título era bastante elocuente: “Sólo existe la lucha. Un análisis del método de Alinsky” (puede consultarse en la web http://www.gopublius.com/HCT/HillaryClintonThesis.html) .

No sabemos si Barak Obama llegará a ser Presidente. Desconocemos si su comportamiento seguirá la línea honesta y radical de Saul Alinsky, o si por el contrario, el Poder, que todo lo corrompe, le hará mantener la línea imperialista, militarista y capitalista que desde hace mucho caracteriza a los gobiernos norteamericanos. Nos conforta, al menos, saber que su formación política se fraguó en el activismo noviolento de los movimientos sociales urbanos.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.