En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

“Zapatero ha conseguido pintar la guerra de Afganistán como una guerra buena”

Entrevista a Marc Herold, autor del libro «Afganistán como un espacio vacío. El perfecto estado neocolonial del siglo XXI»

Sección:Afganistán
Viernes 11 de enero de 2008 6 comentario(s) 2856 visita(s)

Diagonal

Martín Cúneo y Emma Gascó, redacción

El profesor estadounidense Marc Herold lleva desde 2002 recopilando informaciones sobre las víctimas civiles de los ataques de EE UU y la OTAN en Afganistán.

DIAGONAL: ¿En qué consiste el Afghan Victim Memorial Projet?

MARC HEROLD: Es un intento de humanizar las muertes producidas por el Ejército de EE UU y la OTAN en Afganistán, para que no se queden en una cifra abstracta. Trato de contar la historia de cada víctima, de su familia, del lugar donde se produjo la muerte. Creo que la gente en el mundo entiende mejor las historias concretas que los conceptos abstractos. También es la primera vez que se recopilan las muertes producidas por EE UU y la OTAN y se hace un memorial de víctimas. No existe algo parecido para las víctimas vietnamitas o salvadoreñas.

D.: ¿Son una excepción los daños colaterales?

M.H.: Hace pocos días, en Zabul, las tropas estadounidenses, junto con militares afganos dispararon a una tienda nómada. Creían que había rebeldes dentro. ¿Qué encontraron allí cuando entraron? Un niño nómada muerto y otros cuatro heridos. Nadie más. Fue una noticia que recogió Reuters y algunas agencias más. Nosotros las recopilamos diariamente y esa tarea nos lleva mucho tiempo. Creo que tendremos los datos de un 75% de las víctimas. Aunque, por supuesto, hay víctimas sobre las que no sabemos nada. A veces es porque vivían aisladas; otras, porque el Gobierno estadounidense y el afgano impiden el acceso a la información. En cuanto ocurre algo, se acordona la zona para que nadie pueda pasar. Sobre este control de la información hablo en mi libro.

D.: ¿Qué convierte a Afganistán en el “perfecto Estado neocolonial”? ¿En qué se diferencia de los Estados coloniales del siglo XIX?

M.H.: En las antiguas colonias las metrópolis invertían recursos para levantar infraestructuras y facilitar las exportaciones. Fue el caso de Francia, Inglaterra o Alemania, que construían ferrocarriles o puertos. Pero ¿qué tiene Afganistán? No tiene recursos; es increíblemente pobre. Casi el 70% de la población se encuentra en condiciones premodernas. Viven de la agricultura de subsistencia. No tiene ningún interés como mercado y no tiene recursos. Está vacío. Lo que le importa a EE UU es el espacio que ocupa Afganistán. Igual que le interesaba a Gran Bretaña en el siglo XVIII controlar el espacio de Afganistán, porque hacía de barrera entre el Imperio de los zares y el Imperio británico. Y ésta ha sido la historia de Afganistán desde los intentos de dominación británica. Lo que EE UU está intentando hacer es controlar Afganistán con la menor cantidad de recursos posibles. Han intentado ahorrar recursos incluyendo a la OTAN en 2003 para que la Alianza Atlántica asumiera parte de los costes, monetarios y de muertes de militares. EE UU tiene ahora una grave crisis económica, un problema comercial, de competencia, presupuestario, de deuda pública... La lista es muy extensa. Lo que hace posible estas guerras es la financiación de otros gobiernos, que están compensando ese déficit.

D.: ¿Cuál es el papel de la OTAN?

M.H.: La OTAN sigue estando dominada por EE UU, aunque ahora hay más presión. De hecho, la OTAN se está dividiendo a raíz de Afganistán, no de Iraq, sino de Afganistán: por un lado los países europeos y Canadá, por el otro lado los nuevos miembros. ¿Qué consiguió EE UU en la última conferencia sobre Afganistán? 80 soldados más de Eslovenia...

D.: ¿Qué opinas de que el Estado español retirara las tropas de Iraq, pero, que las mantenga en Afganistán?

M.H.: Al igual que otros líderes europeos, Zapatero ha conseguido pintar la guerra de Afganistán como una ‘guerra buena’, mientras que la de Iraq es mala. Lo que nosotros debemos hacer es demostrar que la de Afganistán no es una ‘guerra buena’, y eso no es tan difícil. Incluso el director de la CIA entre 1996 y 2001 y la Unidad de Antiterrorismo han criticado la estrategia. Según ellos, lo peor que EE UU podía hacer era lo que hizo: bombardear Afganistán en octubre de 2001. Lo que consiguieron fue descentralizar al-Qaeda, que antes estaba relativamente localizada en Kabul, al este y al norte de Kabul. Ahora, sin embargo, adoptan una práctica descentralizada precisamente para evitar su destrucción.

D.: ¿Cómo se ha conseguido que la guerra de Afganistán parezca una ‘guerra humanitaria’?

M.H.: Es un éxito de márketing. Ambas guerras se han vendido a los ciudadanos europeos y estadounidenses y han tenido más éxito con la promoción de la guerra de Afganistán, quizás porque importa menos.

D.: ¿Afganistán puede convertirse en un callejón sin salida, como está sucediendo con Iraq?

M.H.: Está claro que el tiempo juega a favor de los afganos. Un periodista británico entrevistó a un comandante talibán hace tiempo. Probablemente pensando en la legendaria paciencia pastún, el comandante se quedó mirando al reloj del británico y le dijo: “Vosotros tenéis los relojes, pero nosotros tenemos el tiempo”. ¿De qué le sirven los relojes a la Legión española en el lejano pantano de Badghis, donde el tiempo es premoderno y no lineal?

Uranio empobrecido: 3.000 proyectiles al minuto

DIAGONAL: ¿Qué consecuencias han tenido los bombardeos con uranio empobrecido?

MARC HEROLD: Aunque todavía no lo podemos saber, seguro que las consecuencias serán muy serias. Uno de los aviones que más se usó en los bombardeos, el A-10, tiene un cañón del tamaño de un Volkswagen y dispara 3.000 proyectiles al minuto, todos con uranio empobrecido. Eso nos da una idea de las magnitudes. Algunas ONG denuncian un mayor índice de enfermedades ligadas al uranio empobrecido, como el cáncer. En Gran Bretaña, tanto CASI, la campaña contra las sanciones a Iraq, como Dai Williams están realizando un trabajo espléndido de investigación. En cuanto a las cantidades utilizadas, el caso de Afganistán es muy similar al de la primera guerra con Iraq en 1991. Por otro lado, también hay que recordar que Afganistán es un país muy pobre, y gran parte de la población no recibe asistencia sanitaria, particularmente las zonas donde más han bombardeado, que son áreas muy aisladas.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • ¿Dónde están los defensores del ejército?

    11 de enero de 2008, por Metódico Meto Mentodo

    Otra entrevista, igual de informativamente interesante, a Marc Herold en el blog del periodista Joan Canela.

    Por cierto, es curioso que las opiniones de los defensores de la presencia del ejército español en Afganistán siempre brillan por su ausencia en cuanto insumissia trae a sus páginas este tipo de informaciones tan contundentes.

    Haremos una prueba, esperaremos un mes y, luego, como seguro que no habrán aparecido, les traeremos por la oreja para que nos den su docta opinión.

    Si es que tienen algo coherente que decir ante lo que informa Herold, claro.



    • ¿Dónde están los defensores del ejército?

      11 de enero de 2008, por Er leon de Kandahar

      Lo que es una pena, porque sería verdaderamente esclarecedor, es no poder disponer de una maquinita del tiempo. Poder darle a un botoncito y volver a la decada de los 80. Si, al mismo país pero en esa epoca. En ese hipotetico caso desde luego que no habria comentarios: es que tampoco habria noticias de insumissia al respecto. Que lastima que el espacio-tiempo sea asi de jugueton

      • ¿Dónde están los defensores del ejército?

        11 de enero de 2008, por Metódico Meto Mentodo

        Como decía: habrá que ver si aparecen opiniones coherentes de los defensores del ejército.

        Porque en los 80, mientras la CIA entrenaba, armaba y asesoraba a los «colegas» de Bin Laden contra la ocupación soviética de Afganistán, no existía insumissia y si me apuras ni siquiera internet.

        Lo que si existían eran l@s insumis@s en el estado español, que que por aquellas fechas a lo que más dedicaban energías, inevitablemente, era a luchar contra la represión de sus ideas que les llevaron directamente a un buen número de ellos a la cárcel por un supuesto gobierno democrático.

        Pero aquellos «democráticos» gobiernos de entonces perdieron la batalla contra un puñado de pacifistas que acabaron con el servicio militar obligatorio, y hoy teneis que oiros, mal que os pese, las ideas que algunos intentásteis encarcelar entonces.

        La historia es así de juguetona.


        • ¿Dónde están los defensores del ejército?

          11 de enero de 2008, por Pashtun tun tun

          Empleando tu mismo argumento temporal, por aquel entonces yo no era ni mayor de edad, por lo que dificilmente podía encarcelar a nadie.

          La coherencia es una percepcion subjetiva. Tu crees que yo no lo soy y yo opino justamente lo mismo de ti. Y asi tan contentos los dos.

          Sólo veo que segun de quien parta una intervencion militar, merece el comentario o no de esta web. Desde luego si es de Occidente tiene todas las papeletas.

          Que conste que me parecen moralmente indecentes las justificaciones para entrar en Irak, Afganistan y parece que pronto en Iran. Pero lo siento, tanto hincapie en denunciar lo hecho por un bando me resulta sospechoso. Y creo que no soy el unico.


          • ¿Dónde están los defensores del ejército?

            12 de enero de 2008, por Metódico Meto Mentodo

            Tal vez el problema real consista en que desde el principio no te has explicado con claridad, sino con insinuaciones más o menos malintencionadas.

            Estaría bien que aclararas concretamente a que intervenciones te refieres, porque yo lo que comprendo es que una web de información alternativa lo que debe buscar y resaltar es la información y el análisis que son marginados.

            Porque los media empresariales ya ponen ellos solitos suficientemente a parir a talibanes, iraníes, coreanos y demás regímenes e ideologías comunmente conceptuadas como totalitarias, intransigentes o fundamentalistas (y que indudablemente lo son).

            Lo que en insumissia encuentro es, precisamente, la crítica que está «desaparecida en combate» (nunca mejor dicho) sobre actuaciones supuestamente «democráticas» que, como bien dices, en realidad ocultan un sistema «neo-colonial», como lo califica el propio catedrático americano Herold, basado en intervenciones militares absolutamente indecentes.





    • ¿Dónde están los defensores del ejército?

      13 de junio de 2008, por pacha

      Han pasado 6 meses, y no ha aparecido nadie, esto es España, tirar la piedra y esconder la mano, es una pena pero es asi, por eso somos lo que somos, estamos donde estamos, y nos desgobierna quien nos desgobierna.


Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.