En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

El ejército intenta silenciar de nuevo a pacifistas en la V marcha a la base de San Gregorio en Zaragoza

Correo Tortuga. Coa MOC Zaragoza

Sección:Desobedece a las guerras
Domingo 23 de mayo de 2004 0 comentario(s) 2425 visita(s)

En el colmo del cinismo, tras la negativa de «Desarmar San Gregorio» a cumplir sus requerimientos, el jefe militar del campo también intentó, inutilmente, ser invitado a sangría por quienes precisamente había pretendido reprimir momentos antes, con la advertencia de "a mí no me pongais exigencias", cuando le fue recriminada su desfachatez y exigida libertad de expresión y la devolución del campo de maniobras. El año pasado, tras la guerra de Irak y en medio de la campaña electoral municipal y autonómica, siguiendo instrucciones del mismo mando militar (que en ambas ocasiones lució aires chulescos y provocadores) se interceptó la entrada de la mayoría de integrantes de la IV marcha "Desarmar San Gregorio", lo que provocó el bloqueo de una de las entradas laterales del campo, al instalar el grupo antimilitarista dos veladores y una pancarta gigante sustentada con globos de helio con el lema «Devolución gratuita de San Gregorio» y "Desarmemos San Gregorio. Recuperemos los terrenos militares". La misma infraestructura que este año ha podido ser desplegada con astuta habilidad por los manifestantes al lado mismo de la ermita, en pleno corazón del campo, junto con otra pancarta «estática» amarilla en la que se podía leer "Que no te líen con sus guerras".

El anterior incidente se ha presentado también el domingo como justificación para registrar los maleteros de los autobuses fletados por por la Comisión de Fiestas del cercano barrio del Arrabal, al hacer correr el bulo el ejército de que los antimilitaristas pretendían «reventar» la romería.

Sin embargo estas manipulaciones del ejército no terminan de calar en el vecindario que, en su mayoría, y con la evidente excepción de las familias de los militares, reciben con agrado la reivindicación de «Desarmar San Gregorio». No es extraño ver circular a lo largo de la jornada numerosas pegatinas reivindicativas distribuidas por la mañana, portadas también en algunos casos por familiares, pero en esta ocasión de los vecinos expropiados en los 70, que, pese a lo avanzado de su edad, tampoco dudan en lucir los distintivos y una cierta rabia contenida por ese pasado repleto de abusos de la dictadura.

Cierto sector de la prensa ha intentado, por otro lado, silenciar o dar la vuelta a los incidentes antes descritos, asegurando que, este año, los militares «tomaron un vino» con el grupo de pacifistas, cuando en realidad fueron militantes del Partido Socialista Obrero Español quienes se acercaron con una botella de caldo de la tierra y confraternizaron con los mandos, para aliviar la «afrenta» del desprecio expresado por l@s antimilitaristas. "Nosotros llevamos 30 años subiendo y nunca hemos tenido problemas con los militares" aseguraba uno de ellos, pese a que su pancarta, hasta ahora siempre respetada por los militares (este año con el conocido lema "ZP presidente"), es situada cada año en un lugar privilegiado de la explanada de la ermita.

El pasado lunes, precisamente, integrantes de «Desarmar San Gregorio», protestaban a la puerta del ayuntamiento de Zaragoza, para recordarle a Juan Alberto Belloch que el retorno a la ciudad de los terrenos (más de 32.000 hectáreas) expropiados a la ciudad por la dictadura de Francisco Franco es una actuación aplazada durante los "25 años de ayuntamientos democráticos" que celebraba él mismo como alcalde con un acto oficial ese día. En todo este tiempo no se ha avanzado nada en la recuperación social y ecológica de una superficie que constituye un tercio del total del municipio zaragozano.

Finalmente concluir que pese a los reiterados intentos del ejército de silenciamiento de todo lo que oliera a protesta dentro de su "coto particular", el aroma del rancho preparado por el grupo de antimilitaristas se mezcló con el resto de parrilladas y comidas campestres y la socialización de la protesta, fue todo un exito (y no precisamente porque la mayor parte de la sangría preparada bajo su carpa fuera la única accesible y comunitaria de toda la romería)

La alternativa de «Desarmar San Gregorio»


El campo de maniobras y tiro de San Gregorio ocupa un total de 33.839 has., de las cuales se encuentran en nuestro término municipal unas 32.300 has.

Esta extensión genera numerosos perjuicios para la ciudad, tales como destinar a la preparación de la guerra ingentes recursos en detrimento de las necesidades sociales básicas, un impacto considerable de las maniobras militares en el medio ambiente [ruidos, erosión provocada por el desplazamiento de personas y vehículos pesados sobre suelos muy frágiles, destrucción del patrimonio natural, cultural y arqueológico, generación de residuos altamente contaminantes (combustibles, restos de munición, elementos químicos, ...)], o una limitación de uso y/o de diseño de las infraestructuras actuales y futuras (agua y vertidos, vías intraurbanas, carreteras, autovías, ferrocarril).

Además supone, junto con la Base Aérea, un peligro para la seguridad de los habitantes del entorno porque convierte a nuestra ciudad en un objetivo militar y/o terrorista.

PROPUESTA DE RECONVERSIÓN

A) Espacio natural Este campo de maniobras se ubica en una zona de antiguo aprovechamiento ganadero y agricultura de secano hasta las expropiaciones de 1973 y 1975, que ampliaron considerablemente su superficie hasta su extensión actual. Geomorfológicamente se trata de una muela, una plataforma calcárea individualizada por la erosión fluvial, y con dos escalonamientos: el más elevado, la Plana de Muses, en el límite N del termino municipal, y uno inferior, compuesto por los Montes de Castejón (N), Montes de Zuera (E) y el Castellar (S). El revestimiento vegetal, por similitud con zonas cercanas y a falta de estudios más detallados, es pobre y claro, lo cual facilita la erosión. Se trataría de un ecosistema representativo de la estepa (un auténtico enclave africano a más de 40° latitud N), similar a zonas cercanas, como Monegros. Asimismo cuenta con la presencia de un bosque de pinar en la zona N, semejante al de Zuera, únicos restos del bosque autoctóno de pino carrasco característico de las zonas altas de las muelas.

Debería iniciarse un estudio destinado al establecimiento de una figura de protección natural, iniciativa que reportaría numerosos beneficios a la población:

a) Generación de empleo, destinado a la descontaminación de los suelos, restauración vegetal, mantenimiento, vigilancia y difusión de este espacio natural. b) Creación de rutas naturales, mediante las que se mostraría el patrimonio natural, cultural (mases, balsas, ermitas, formas de vida tradicional de los barrios, ...) y arqueológico (yacimientos, castillos, ...), que encierran los parajes esteparios. Estas rutas llevarían aparejadas centros de documentación, ubicados en Alfocea, Juslibol, y en la carretera de Huesca (aprovechando una edificación militar). c) Valoración positiva, por parte de la ciudadanía, del ámbito estepario, mediante las consiguientes campañas de difusión y concienciación medioambiental. d) Eliminación de los riesgos de contaminación vinculados a la actividad militar. La catalogación como LIC de una buena parte del campo de maniobras lleva aparejada la necesidad de una serie de medidas de control sobre las actividades que se realizan en su interior.

B) Aprovechamiento agrícola y ganadero Existen figuras de protección natural que permiten el aprovechamiento socioeconómico del territorio protegido, bien mediante actividades tradicionales recuperadas o todavía vigentes, bien a través de actuaciones innovadoras y respetuosas con el entorno. Por ello valoramos positivamente la posibilidad de reintroducir la ganadería extensiva, sistema de explotación de buena parte de estas tierras antes de las expropiaciones de 1973 y 1975. Ésta se vería limitada al número y tipo de cabezas de ganado que permita el mantenimiento del ecosistema estepario. Asimismo podría recuperarse el cultivo de los campos de secano explotados por los agricultores de las poblaciones colindantes (Juslibol, Alfocea, Zuera y Villanueva de Gállego) con una nueva orientación: explotaciones de agricultura ecológica que recuperaran, caso de que existieran, variedades locales de cereal y orientadas al abastecimiento del mercado local (véase «modelo SEO» del Campo de Belchite).

C) Reutilización de los acuartelamientos Otro elemento que habría que considerar son los acuartelamientos anexos a este campo de tiro, que ocupan más de 400 has., entre la N-330 y la cadena de lomas paralela a la carretera, y desde el kilómetro 504 al 508, aproximadamente. Algunos de los edificios se reconvertirían para dotar de infraestructuras a la población residente (viviendas anexas a la AGM, Parque Goya I y II): colegios, centro de salud, centro de actividades culturales, centro de interpretación del espacio protegido,... Por último, sería necesario plantear a las distintas administraciones implicadas la necesidad de negociar la transferencia de las dotaciones humanas (profesorado y personal de administración), técnicas (laboratorios, biblioteca, ...) y económicas (presupuesto) de la Academia General Militar a la Universidad de Zaragoza. De esta forma mejorarían las instalaciones universitarias y aprovecharíamos todos sus esfuerzos de investigación y docencia, orientando estas actividades hacia el sector civil.

DESARMAR SAN GREGORIO es una reivindicación respaldada por el compromiso con la campaña de APUDEPA Ecologistas en Acción UAGA-COAG Asociacion de vecinos ACTUR-Puente de Santiago ANSAR Pedalea COA.MOC Plataforma ciudadana contra la Guerra.

Por supuesto, esta campaña está abierta a vuestra participación y colaboración. Podeis poneros en contacto con:

COLECTIVO DE OBJECIÓN Y ANTIMILITARISMO ALTERNATIVA ANTIMILITARISTA.MOC mambru unizar.es

Tfnos.: 976 39 30 08 (lunes de 20 a 22h.) ó 696 34 35 86

Apdo. correos: 1286 (50080) Zaragoza.

Programa Mambrú todos los jueves, a las 22 h. en Radio Topo, 102.4 FM

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.