En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Fallece Gonzalo Arias, incansable luchador por la Paz, la noviolencia y el antimilitarismo

Sección:Noviolencia
Lunes 14 de enero de 2008 2 comentario(s) 3558 visita(s)

De la página de Gonzalo Arias:

Biografía breve

Nací en Valladolid, 1926. Hijo de José Arias Ramos (catedrático de Derecho Romano y magistrado del Tribunal Supremo) y de Ascención Bonet Guilayn. Segundo de tres hermanos: el mayor, Juan Antonio, también catedrático de Derecho Romano, fallecido en 1987; la menor, Pilar.

Infancia en Santiago de Compostela y Salamanca, estudios de Derecho en Valladolid. Varios intentos fracasados de ingresar en la Escuela Diplomática.

Casado con Hilde Dietrich en 1956. Ese mismo año obtuve un puesto de traductor en la UNESCO, París, donde permanecí hasta 1968.

De 1963-1968 datan los 14 primeros números de El Miliario Extravagante, publicados en París.

Paralelamente, el descubrimiento a través de los noviolentos franceses del pensamiento y la obra de Gandhi y Martin Luther King me marcó profundamente.

En el contexto español de aquellos años, la noviolencia se me aparecía como el mejor desafío pacífico a la dictadura. Convencido de que para poder hablar de la noviolencia con verdad es preciso vivirla de alguna manera, me esforcé por combinar la teoría con la práctica.

A los 42 años y con seis hijos, en 1968, realicé una acción sencilla pero que debía conducirme necesariamente a la cárcel: Petición pública de elecciones (en cumplimiento del programa anunciado previamente en mi libro Los encartelados) como primer paso para la democracia, gesto por el que fui condenado como autor de un delito contra las leyes fundamentales.

Otras actuaciones inspiradas en la noviolencia, que me valieron nuevos contactos (breves, a decir verdad) con el mundo carcelario fueron:

- 1971: Participación en la «Marcha a la prisión» en apoyo de la objeción de conciencia al servicio militar cuando los objetores españoles arriesgaban largos años de prisión. Fue una marcha internacional desde Ginebra hasta (teóricamente) Valencia, aunque los caminantes, tal como habían previsto, fueron detenidos al entrar en territorio español.
- 1976: Denuncia pública de las torturas policiales, en un momento (gobierno de Arias Navarro) en que había una expresa prohibición gubernativa de hablar sobre este tema.
- 1973-1982: Repetidas visitas a Gibraltar y saltos de la verja fronteriza cerrada para reclamar la rectificación de la errónea e inhumana política de hostigamiento hacia los gibraltareños. Mi interés por la cuestión de Gibraltar me llevó a trasladar la residencia familiar a La Línea de la Concepción, donde hemos vivido de 1980 a 1997.

Mis primeros libros inspirados en la noviolencia hubieron de publicarse o en el extranjero (Los encartelados) o ilegalmente en España (La no-violencia: ¿tentación o reto? y El proyecto político de la no-violencia), al no permitirlos la censura franquista. Estos y otros se han vuelto a editar después.

En 1987 publiqué el Repertorio de caminos de la Hispania romana, y ese mismo año reanudé la publicación de El Miliario Extravagante.

Desde 1968 (año en que renuncié a mi puesto permanente en la UNESCO) hasta la actualidad, mi fuente principal de ingresos ha sido el trabajo de traductor temporero para diversos organismos de las Naciones Unidas.

Algunos artículos sobre Gonzalo en la web hermana Tortuga:

Memoria de Gonzalo Arias con la verja cerrada

Gonzalo Arias: «Se necesitan uno o varios Gandhis saharauis»

La noviolencia, ¿Tentación o Reto?

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Fallece Gonzalo Arias, incansable luchador por la Paz, la noviolencia y el antimilitarismo

    21 de enero de 2008

    He entrado en esta página buscando otra cosa, y me entero de que ha muerto Gonzalo Arias. Es lunes 21, y hace una semana que murió. ¿Cómo no nos llegan estas noticias, y sí otras que ni tienen relevancia, ni trascendencia, ni gusto, ni provecho? Me he quedado conmocionada y conmovida. Ahora que me he recuperado, quiero dejar aquí constancia de mi inmensa gratitud. No lo conocí personalmente, pero algo, y no poco, tiene que ver Gonzalo Arias con quién soy. El se merece descansar en paz; nosotros, no deberíamos. Nosotros, que no movamos en y por la paz. Araceli Caballero


    • Fallece Gonzalo Arias, incansable luchador por la Paz, la noviolencia y el antimilitarismo

      16 de mayo de 2010, por Juan

      Pues porque hay una Dictadura mediática para imbecilizar a la plebe amorfa y acabar de descerebrarla. «ATADO Y BIEN ATADO»: Altos cargos del PP y PSOE falangistas y simples continuadores del franquismo adaptado a nuevos tiempos. Datos concretos sobre la estrecha relación entre las familias del poder durante el franquismo y los actuales líderes del PP y del PSOE: LAS DOS PATAS DE LA MOMIA: 1ª PATA: PP: http://elguanche.net/resurreccionde... 2ª PATA: PSOE: http://blogs.libertaddigital.com/pr... http://www.sanjuandigital.com/foros... http://blogs.periodistadigital.com/...

      «¡Ah! Los españoles!. Creame, somos mala gente, saga de perdidos y de holgazanes e incapaces de ser hombres y que sólo estamos bien cuando tenemos un amo, que, tras robarnos nos da de palos de los gordos. Ese país está perdido y por eso no quiero volver. Alli sólo se acepta el gobierno de las coronas, allí sólo la gente se cree feliz cuando debe obedecer a un canalla que lleva corona de oro o cuando aprende a ser imbecil oyendo los sermones de un sinvergüenza que ostenta corona eclesiástica en la nuca. España está entregada a todos los diablos. Los españoles somos una horda de hijos de fraile ...» (Un exiliado afrancesado habla a otro carlista, s. XIX, en una novela de Vicente Blasco Ibáñez).



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.