casco insumissia fusil roto

Medidas también contra la altísima deserción

México: Calderón mantendrá el Ejército en las calles hasta 2012

México: Calderón mantendrá el Ejército en las calles hasta 2012

La Jornada

El Programa Sectorial de Defensa Nacional plasma la estrategia para el resto del sexenio

Responde así a los sectores que piden el retorno a los cuarteles y que la policía combata al crimen organizado

Se intenta resolver la descoordinación con la Secretaría de Marina

Jesús Aranda

Por decreto presidencial, el Ejército Mexicano mantendrá como una de sus principales tareas el combate al crimen organizado y al narcotráfico, al menos hasta 2012. Así lo establece el Programa Sectorial de Defensa Nacional 2007-2012, publicado ayer en el Diario Oficial de la Federación (DOF), en el que se plasma la estrategia y objetivos del instituto armado para lo que resta del sexenio.

En el contexto de la demanda de algunos actores sociales y políticos en el sentido de que los militares regresen a sus cuarteles y dejen en manos de la policía el combate al crimen, el presidente Felipe Calderón oficializó con el documento que los soldados se mantendrán en las calles durante todo su sexenio.

El Ejército Mexicano tiene ante sí el reto de convertirse en “unas fuerzas armadas modestas, pero mucho más operativas”, capaces de cumplir con su compromiso de crear las condiciones de seguridad necesarias para el desarrollo y bienestar de la sociedad civil, indica el texto.

Preocupa la deserción

Uno de los factores fundamentales para lograr ese propósito es elevar el nivel económico y social de los militares, lo cual se espera se traduzca en que a fin del sexenio se reduzca la deserción en 30 por ciento en relación con el sexenio de Vicente Fox, periodo en el que más de 100 mil soldados abandonaron las fuerzas armadas.

Por otra parte, el documento subraya que se tiene que fortalecer la capacidad técnica y operativa del Ejército y la Fuerza Aérea, lo que pasa necesariamente por la actualización, adiestramiento y modernización de su equipamiento. Además, se indica, las tareas encomendadas exigen incrementar “sustancialmente” las partidas en materia de mantenimiento, combustibles y lubricantes.

En relación con la seguridad interior, se destaca la encomienda de “recuperar la fortaleza del Estado y la seguridad en la convivencia social mediante el combate frontal al narcotráfico y otras expresiones del crimen organizado”.

Por ello, subraya, “la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) apoya irrestrictamente las políticas gubernamentales en materia de seguridad y participa activamente en el marco del Sistema Nacional de Seguridad Pública para preservar un orden nacional en el que los poderes públicos sean respetados como instituciones”.

Como parte de los objetivos planteados, la dependencia tiene por meta disminuir la siembra de enervantes en 70 por ciento y llevar a cabo “un total de 168 operaciones de alto impacto, dirigidas a la erradicación de cultivos ilícitos”, durante el sexenio de Felipe Calderón.

En otro orden, la Secretaría de la Defensa Nacional reconoce implícitamente la falta de coordinación que aún existe con la Secretaría de Marina -la cual comenzó a cambiar en esta administración-, y propone “fortalecer las acciones de interoperatividad, coordinación y cooperación con la Armada de México”, además de llevar a cabo acciones para realizar “un adiestramiento conjunto entre las fuerzas armadas de tierra, mar y aire”, así como establecer “una postura sólida” de ambas dependencias con respecto al Servicio Militar Nacional (SMN).

También se busca propiciar “un mayor diálogo, coordinación y cooperación” para fijar “una postura sólida” en asuntos de interés común, así como intensificar el intercambio académico y de especialistas entre las dos instituciones.

En otra parte, en un cambio de criterio respecto de las relaciones con otros ejércitos del mundo -necesariamente tiene que ver con Estados Unidos y Canadá-, se habla de “realizar reuniones recíprocas de carácter bilateral para atender temas de interés común que contribuyan a la consecución de acuerdos entre las fuerzas armadas”.

Finalmente, se plantea coadyuvar “al mantenimiento del estado de derecho a través del acotamiento de grupos armados” y enfrentar con mayor eficacia a quienes “pretendan desestabilizar la infraestructura de país”.

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración