casco insumissia fusil roto
x
casco insumissia fusil roto

Para ponerse en contacto con nosotr@s envíanos un email a noticias @ antimilitaristas.org.

Peace News nº 2494

Otan Game Over.  Contra la globalización militar.

Otan Game Over. Contra la globalización militar.

OTAN Game Over: el 22 de Marzo de 2008, cinco años después del comienzo de la guerra de Irak, activistas de toda Europa, intentarán entrar y cerrar, de forma noviolenta, la sede de la OTAN en Bruselas, para impedir la extensión de los crímenes de guerra y las ocupaciones militares. Los dos días siguientes, Bombspotting y la Internacional de Resistentes a la Guerra organizan una conferencia sobre cómo enfrentarse a la globalización militar en curso, por medio de la resistencia noviolenta.

Globalización militar y OTAN.

Europa está en guerra. Las bombas no caen en Europa, sino a varios miles de millas de distancia, en Iraq y Afganistán. Sin embargo la guerra es promovida desde Europa. Con el comienzo de la guerra de Irak, hace cinco años, cuando los Estados Unidos emprendieron la guerra desde sus bases europeas junto con las tropas británicas, esto se hizo visible.

En el 2003, 54.000 militares norteamericanos instalados en las bases europeas fueron desplegados o activados en apoyo directo de la guerra contra Iraq. 320.000 toneladas de material militar fueron embarcados desde Europa a la zona de guerra, en el Golfo Pérsico. El ejército norteamericano tenía 26.000 soldados en las bases europeas, principalmente de Alemania. Entre ellos estaban los 1.000 soldados de la 173 Brigada Aerotransportada, instalada en Vicenza(Italia) que se lanzaron en paracaídas sobre el Norte de Iraq, despegando del aeropuerto de Aviano(Italia). Bombarderos con dirección a Iraq de la fuerza aérea norteamericana y británica, despegaban continuamente de las bases británicas, mientras 3.000 salidas de combate se hicieron de los portaviones de la Sexta Flota norteamericana en el Mediterráneo. Marines fueron introducidos en el Norte de Iraq desde Souda Bay en la Isla de Creta.

Todo esto continúa. En 2006, dos tercios del personal del ejército norteamericano en Europa, estaba desplegado en Iraq o Afganistán, preparando el despliegue o recién vuelto. El 75% del equipamiento militar usado en estas guerras pasa a través de Europa. Y además de esto, todo lo hablado acerca de la interpretación de los vuelos secretos en los que el ejército norteamericano trasladaba presos de guerra a Guantánamo, a través de bases europeas. En otras palabras, la guerra en Iraq no es posible sin el amplio consentimiento europeo a estas operaciones militares.

Entretanto los países europeos participan en los conflictos en curso en Afganistán e Iraq. Nuestros gobiernos apoyan a la Fuerza Internacional de Seguridad y Asistencia en Afganistán. Una fuerza de 40.000 militares bajo mando de la OTAN, de los que cerca de 20.000 proceden de países europeos.

La OTAN ha desarrollado también su propia fuerza de intervención, la Fuerza de Respuesta de la OTAN consistente en 20.000 soldados para intervención rápida. Todo esto es el resultado de ser parte de la OTAN. Ser miembro de la OTAN implica la participación de tu país en intervenciones militares a lo largo del mundo, directamente con fuerzas nacionales o indirectamente a través de bases militares o como apoyo logístico para tropas extranjeras.

La guerra en Iraq se ha emprendido porque se suponía que Iraq iba a desarrollar armas de destrucción masiva, Irán está amenazado con la guerra por las mismas razones. Entretanto, gracias a que somos miembros de la OTAN, casi 350 armas nucleares norteamericanas están desplegadas en Bélgica, Alemania, Italia, Holanda, Turquía y el Reino Unido. El arsenal nuclear británico también tiene su papel en la OTAN. En términos de ley humanitaria internacional estas armas son tan ilegales aquí como en otra parte. En la estrategia de los Estados Unidos, estas armas nucleares ya tienen un papel en las guerras de Oriente Medio y si no desaparecen tendrán su importancia también en la estrategia de la OTAN.

La OTAN es una de las más importantes instituciones en esta globalización militar, así como el G8 lo es para la globalización económica. Y así como hemos dicho no al G8, tenemos que decir no a la OTAN, stop a la OTAN y a estos juegos de guerra, OTAN, game over(juego terminado).

La OTAN discute su futuro. ¿Qué se está jugando?

A primeros de Abril tendrá lugar una muy decisiva cumbre de la OTAN en Bucarest. La OTAN está hablando de su futuro, sometiéndose a una transformación de su estructura militar en fuerzas de intervención. También se sigue con una transformación política y a los Estados Unidos les gustaría ver a la OTAN evolucionar hacia una alianza militar global de estados con la misma opinión. Una especie de “Naciones Unidas de la Complacencia”, que traerá como resultado la marginalización de las reales Naciones Unidas. En otras palabras, una alternativa a las Naciones Unidas sin competidores difíciles como Rusia y China ni reventadores como Irán y una alternativa que pueda legitimar la intervención militar por sí misma sin recurrir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Esto significaría un paso más en la polarización y militarización de las relaciones internacionales. Como un primer paso en esta evolución, a los Estados Unidos les gustaría ver una relación más cercana entre la OTAN y los estados del Pacífico como Australia, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur. En la práctica esto se está desarrollando por medio de su participación en la guerra de Afganistán y a través de varios acuerdos técnicos entre la OTAN y estos estados. Su participación en las conversaciones políticas y en la toma de decisiones sería mucho más contestadoa si significara un importante poder de cambio. Repentinamente, también Europa llegaría e enredarse en luchas de poder en el Pacífico. Esto puede oírse regularmente en círculos militares americanos que el siguiente gran conflicto será con China.

¿Queremos de verdad, vernos envueltos en él? ¿Qué pasará de no tomar parte en el bando correcto? Estos países se enfrentarán a una alianza militar global que puede marcarles como un problema de seguridad. Para ellos, esto es una amenaza para la que se esforzarán en responder militarmente. La idea de que estas amenazas son globales podría llegar a ser una profecía autorrealizada. Un importante paso en el diálogo sobre el futuro de la OTAN será la revisión de su Concepto Estratégico. Este documento afirma la estrategia básica de la OTAN. Un nuevo documento formará la política de la OTAN para los próximos 10 años. Hay bastantes posibilidades de que en Bucarest se reabra esta concepción estratégica. De aquí podría salir un nuevo Concepto Estratégico en la Cumbre del 60 aniversario de la OTAN en Abril del 2009.

Por otra parte el próximo año es muy importante para el futuro de la OTAN y para el antimilitarismo una ocasión para presionar a la OTAN. ¿Retirará la OTAN sus armas nucleares o jugarán un nuevo papel hacia el Oriente Medio? ¿Se convertirá la OTAN en una alianza militar global? ¿Legitimará la OTAN el sistema de defensa de misiles norteamericano y lo incorporará al sistema de la OTAN?. Con la acción OTAN Game Over, justo dos semanas antes de la cumbre de Bucarest esperamos generar la presión política necesaria dirigida a estas decisiones.

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración