casco insumissia fusil roto

Presencia de empresas de armamento y restricción del derecho a la libertad de expresión, una inquietante costumbre en los campus

Juicio a antimilitaristas universitari@s en Zaragoza

Juicio a antimilitaristas universitari@s en Zaragoza

El 26 de Abril de 2007, cuatro activistas universitari@s fueron agredid@s y expulsad@s de la feria universitaria de empleo "empzar 2007" por expresar pacíficamente de forma noviolenta su rechazo a la presencia de dos empresas en su interior (Indra y C.A.S.A.) relacionadas con la industria del armamento (ambas han vuelto a ser invitadas a la edición de abril de 2008 de dicha feria) contraviniendo una vez más las disposiciones a favor de la paz que figuran en los estatutos de la Universidad de Zaragoza (ver http://www.antimilitaristas.org/IMG/pdf/panfleto.pdf).

La orden de desalojo fue dada por un responsable universitario de la fundación Universa, y llevada a cabo sin miramientos por vigilantes de seguridad a los que se consintió incluso que llamaran a la policía para realizar identificaciones en el interior del Campus “Río Ebro” del zaragozano barrio del actur (más información e imágenes en

http://www.antimilitaristas.org/spip.php?article3270

http://www.antimilitaristas.org/spip.php?article3267).

Un año después, se va celebrar un juicio contra est@s activistas alentado por la situación de absoluta impunidad con la que se desenvuelven en los distintos campus universitarios los integrantes de la empresa de (in)seguridad GARDA, guiados por intereses particulares. Dos de estos vigilantes presentaron denuncia por agresión contra l@s universitari@s, como forma de “equilibrar la balanza”, al observar que habían provocado una lesión en el brazo a uno de l@s manifestantes y temer, a su vez, una denuncia fundada de l@s universitari@s (como finalmente ocurrió, acompañada de parte de lesiones), pretendiendo salvar así su "expediente policial", ya que se presentaban a oposiciones a fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

Precisamente el rectorado se desentiende en estos casos de las denuncias cuando las realizan los miembros de la empresa de seguridad contratada por la institución, por considerarlas denuncias particulares, y no tiene articulado ningún procedimiento para evitarlas o, por el contrario, asumirlas como propias, con lo que se somete voluntariamente a los caprichos estos personajes uniformados, usándolos los responsables de turno como "fuerzas de choque" contra la disidencia, y luego encogiéndose de hombros ante las consecuencias de sus impresentables actuaciones.

Denunciamos, por tanto:

• El incumplimiento de los Estatutos, en lo referente a la paz y el desarme, por parte de la Universidad (presencia de empresas de armamento en sus ferias de empleo, colaboración con la Academia General Militar, OTAN, etc.)

• La reiterada inclinación de los responsables universitarios hacia la represión de las ideas, a través de impedimentos a la libertad de expresión en los distintos campus (incluyendo incluso identificaciones por parte de la policía).

• El tipo de contratos de "inseguridad privada" que realiza la Universidad y la utilización de vigilantes como "fuerzas de choque" frente a protestas absolutamente pacíficas.

Acude al juicio que se celebrará el 15 de abril a las 10 horas en la sala el juzgado de instrucción nº 11 de la Plaza del Pilar, sala de vistas 16.


Una candidata sorpresa a las elecciones al recorado de la Universidad de Zaragoza muestra su apoyo a l@s procesad@s:

Paz Magullada
  • 16 de abril de 2008 17:01

    Reseña en prensa del juicio en cuestión, celebrado ayer

    http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=402447

  • 20 de abril de 2008 13:01, por insumissia

    Sólo hacer un añadido a la información publicada en el artículo de arriba, ya que los juicios, además de un trámite engorroso para quien lo sufre, a veces son también fuente de información jugosa.

    Así hemos sabido en él que uno de los vigilantes de seguridad implicados, en la actualidad ya guardia civil, estuvo involucrado en otra agresión similar a ésta en la que fué declarado culpable y obligado a pagar una multa de 150 euros por lesiones. Está claro que avisó a sus compinches de lo que se les venía encima, y prepararon su particular montaje.

    Lo más triste de todo esto es que responsables de la dirección de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de la Universidad de Zaragoza les hayan hecho el juego para justificar la absurda orden de desalojo que fué dada. Está claro que están mucho menos pendientes de sus estatutos univeristarios que de admitir la más mínima crítica a cómo consiguen ingresos a través del alquiler del centro.

Alternativa Antimilitarista - Moc
Administración