En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Karzai amenaza a Pakistán por no perseguir a los talibanes, que han abandonado la «clandestinidad»

La nueva situación política paquistaní impulsa de forma abierta «conversaciones de paz» y acuerdos con grupos pro-talibán

Sección:Afganistán
Jueves 26 de junio de 2008 0 comentario(s) 1359 visita(s)

“Cronicario” de la guerra oculta

Mientras a un lado de la frontera, en Afganistán, los acuerdos con los grupos armados (incluidos los propios talibanes, como publicábamos la semana pasada) se implementan contradictoria y cínicamente (en relación a lo que se explica a la opinión pública occidental) según la guerra va determinando quién posee de facto el poder real o el control militar de cada zona, al otro, en Pakistán, el nuevo gobierno de Gillani [1], prefiere establecer acuerdos previos en un intento por invertir la estrategia ofensiva a la que había dado preferencia el derrotado general Pervez Musharraf, uno de los aliados claves de Washington en su «guerra contra el terrorismo» y, al mismo tiempo, con la nueva línea de actuación, evitar atentados en suelo paquistaní.

Traemos por ello hoy aquí textos de distintas fuentes que delatan esa nueva situación, así como las contradicciones políticas y las tensiones diplomáticas que está generando.

23 de junio

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=88859

AFGANISTÁN-PAKISTÁN: Karzai amenaza con internacionalizar guerra Por Ashfaq Yusufzai

PESHAWAR, Pakistán, jun (IPS) - La amenaza del presidente afgano Hamid Karzai de enviar efectivos militares a Pakistán para sofocar a fuerzas pro Talibán desató indignadas protestas en este país.

«La sangre pashtún es derramada de los dos lados», se lamentó Afrasiab Khattak, activista de derechos humanos y presidente del Partido Nacional Awami, gobernante en la pakistaní Provincia de la Frontera Noroccidental, limítrofe con Afganistán.

Khattak se refería a la etnia pashtun (patana), mayoritaria en la frontera y a la que pertenecen buena parte de las milicias Talibán de los dos países. El dirigente culpó de la situación «extremadamente alarmante» a «potencias extranjeras» que convierten la región en campo de batalla.

La violencia escaló en las áreas Pakistán fronterizas con Afganistán desde que Estados Unidos inició su «guerra contra el terrorismo», tras los atentados que el 11 de septiembre de 2001 dejaron 3.000 muertos en Nueva York y Washington.

Remanentes de las milicias Talibán se han refugiado en remotas aldeas tribales pakistaníes fronterizas con escasa presencia del Estado. El movimiento islamista gobernó Afganistán entre 1996 y 2001, año en que fue depuesto por una coalición militar internacional encabezada por Estados Unidos.

Ya hubo protestas contra las declaraciones de Karzai en los intranquilos distritos pakistaníes de Bajaur y Mohmand. Los comercios fueron clausurados y cientos de personas bloquearon las carreteras.

Nisar Ahmed Mohmand, jefe del Movimiento de Resistencia de Mohmand que encabezó las movilizaciones, advirtió que en caso de una guerra morirán pashtunes (patanes) de ambos países.

Khattak, ex presidente de la no gubernamental Comisión de Derechos Humanos de Pakistán, llamó a la paz y dijo que el derramamiento de sangre no era una opción. Es preciso hallar otros medios de reducir la insurgencia y la violencia, dijo a IPS.

El partido de Khattak, que llegó al poder este año en la Provincia de la Frontera Noroccidental al derrotar en las urnas a una alianza de partidos islamistas, mantiene conversaciones de paz con combatientes pro Talibán. El 21 de mayo, tras varias rondas de negociaciones, el gobierno provincial logró un acuerdo de paz en Swat y Malakand, en la Provincia de la Frontera Noroccidental, con una facción talibana radical. La reacción de Karzai responde a que Pakistán no emprende acciones militares contra Talibán, que este mes destruyó con explosivos la puerta principal de una cárcel en la meridional ciudad de Kandahar, la segunda más grande de Afganistán.

Se cree que escaparon más de 900 prisioneros, entre ellos cientos de insurgentes.

«La declaración de Karzai tiene el apoyo de Estados Unidos. Está desesperado por complacer a Estados Unidos y garantizarse la presidencia de este país azotado por la guerra por un segundo periodo», observó Ashraf Ali, investigador de la universidad de la noroccidental ciudad pakistaní de Peshawar y experto en cuestiones de Talibán.

El presidente afgano, que a menudo acusa a Islamabad de no hacer suficiente para expulsar a los insurgentes de sus áreas fronterizas, nunca antes amenazó con una acción militar.

«Hemos albergado a millones de afganos en nuestro suelo. Ellos usaron nuestros recursos durante tres décadas. El propio Karzai vivió 25 años en Pakistán», dijo Israrullah, comerciante de Peshawar.

El gobierno de la Provincia de la Frontera Nororiental ofreció sus buenos oficios para reducir las tensiones entre los dos países.

Kamran Arif, directivo de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán, dijo que un acuerdo negociado podría impedir un mayor derramamiento de sangre. «Hay leyes internacionales que deberían aplicarse para resolver problemas», agregó.

«Estoy asombrado de la reticencia de Islamabad a arrestar al líder talibán Baitullah Mahsud, al que acusó de asesinar a Benazir Bhutto», dijo Karzai a periodistas pakistaníes de visita en Kabul el día 16.

Bhutto, primera ministra de Pakistán en los periodos 1989-1990 y 1993-1996, falleció en un atentado en diciembre de 2007.

Karzai también cuestionó los acuerdos de paz entre el grupo pro Talibán liderado por Mahsud, Tehrik-i-Taliban, y el gobierno pakistaní.

El portavoz de Tehrik-i-Taliban, Maulvi Umar, condenó la amenaza de Karzai y advirtió que si fuerzas extranjeras ingresaban a Pakistán, recrudecerían los ataques de Talibán contra la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y el ejército afgano.

«El presidente Karzai buscó aun más dificultades al amenazar con enviar tropas aliadas tras los insurgentes. No nos importan las amenazas», dijo Umar a IPS por teléfono, desde una ubicación no revelada.

El presidente afgano primero debería averiguar cuánto del territorio afgano controla antes de proferir amenazas, advirtió.

Según Umar, el gobierno de Karzai teme la creciente influencia del Talibán. Las fuerzas lideradas por Estados Unidos en Afganistán están afrontando una vergonzosa derrota, alertó.

«Miles de seguidores de Talibán defenderán las fronteras del país del ejército afgano», advirtió.

Tanto Kabul como Islamabad han acumulado tropas a cada lado de la frontera de 2.500 kilómetros, pero ninguno fue capaz de controlar a los insurgentes.

«La situación es muy extraña. Antes, los ataques eran clandestinos, pero los líderes del Talibán han salido a la luz. Baitullah Mahsud tiene su gente en cada área problemática de Pakistán», señaló el investigador Ali.

23 de junio

http://www.ssnnonline.com/?module=displaystory&story_id=9151&format=html

Recrudecen ataques en la frontera afgano-paquistaní

Kabul.- La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) lanzó un par de bombardeos de artillería contra Pakistán luego que milicianos del país vecino dispararon cohetes contra Afganistán, segando la vida a tres niños.

Analistas temen que los combates a través de la frontera acentúen las tensiones diplomáticas con Pakistán, citó AP.

La OTAN dijo que una de sus bases en la provincia de Khost fue atacada con cinco cohetes. Al menos uno de éstos se estrelló contra una vivienda en Kunday, una aldea situada entre dos bases militares, matando a tres niños. Otro cohete alcanzó un puesto militar e hirió a un afgano, se informó.

Ya el sábado, tres proyectiles, al parecer de mortero, cayeron cerca de un puesto de la alianza militar en la provincia de Paktika, mientras que otros tres proyectiles impactaron un cuartel del Ejército afgano. No se informó de bajas.

Entretanto, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, afirmó en una entrevista con la cadena CNN que las amenazas de intervención de Afganistán en Pakistán para destruir las bases de los talibán no eran «atinadas».

«Pienso que es mejor que Pakistán y Afganistán cooperen de ambos lados de la frontera», agregó en reacción a las palabras del presidente afgano, Hamid Karzai, quien había reivindicado el derecho de intervenir en Pakistán.

22 de junio

http://afp.google.com/article/ALeqM5gSNHL-82Ed33CPB-lsym_MHxDsog

Seis soldados extranjeros y decenas de talibanes murieron en Afganistán

KABUL (AFP) — Seis soldados extranjeros y decenas de rebeldes murieron este sábado en Afganistán en diferentes episodios de violencia en el día más sangriento para las tropas internacionales en lo que va lleva del año.

Al mismo tiempo, el ejército afgano señaló que cinco de sus soldados y decenas de militantes fallecieron en varias operaciones en el país en las últimas 24 horas.

Cuatro de los soldados extranjeros que servían a la coalición internacional liderada por Estados Unidos perecieron al ser blanco de un ataque con bomba y armas de fuego, en las afueras de la ciudad sureña de Kandahar.

Las nacionalidades de los fallecidos no fueron reveladas. Otros dos militares fueron heridos de gravedad, informó la coalición.

Otro soldado miembro de esa misma fuerza falleció en un ataque similar durante la noche, en la provincia de Fará, en el suroeste.

Finalmente, un militar polaco de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) murió al estallar una bomba en la provincia oriental de Paktika. Otros cuatro soldados resultaron heridos.

En lo que va de año, 99 soldados extranjeros han perdido la vida en Afganistán, 32 de ellos desde inicios de junio, el peor mes para las tropas internacionales, según un recuento de la AFP.

Dos soldados afganos fallecieron en un acto de violencia en Zabul (sur) y otros tres murieron en combates en los que también perdieron la vida una docena de rebeldes en Kunar (este), indicó a la AFP el gobernador de la provincia, Fazlullá Wahedi.

Los insurgentes de Kunar lanzaron un cohete contra un hospital civil de la capital provincial, Asadabad, después de los enfrentamientos, matando a un trabajador.

Por otra parte, «en las últimas 24 horas, la coalición (de Estados Unidos) mató a unos 35 insurgentes en varias operaciones», declaró a la AFP el teniente Nathan Perry.

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, señaló esta semana que el verdadero frente de la «guerra contra el terrorismo» estaba ahora en Afganistán.

El general Sher Mohamad Karimi, jefe de operaciones de las tropas afganas entrenadas por Estados Unidos, achacó el mayor número de víctimas extranjeras al uso cada vez más frecuente de ataques suicidas y en las carreteras.

Pero el general Mohamad Zahir Azimi, portavoz del ejército afgano, lo achacó a un controvertido acuerdo de paz entre el gobierno del vecino Pakistán y los militantes islamistas.

«Las conversaciones de paz entre Pakistán y los terroristas están provocando más ataques en Afganistán», según Azimi.

Unos 100 insurgentes murieron en dos días en un operativo del ejército afgano en Kandahar, afirmó el sábado un general afgano que elevó un primer balance de 56 muertos difundido el jueves, al referirse al saldo que dejó un operativo de «limpieza» lanzado miércoles y jueves en el sur del país por un millar de soldados y policías afganos, apoyados por la ISAF.

Centenares de insurgentes se fugaron el 13 de junio de una prisión de Kandahar, provincia del sur cuna de los talibanes, que sigue siendo su bastión principal.

Desde que la invasión internacional en Afganistán liderada por Estados Unidos a finales de 2001 echó a los talibanes del poder, los insurgentes se han reagrupado y tratan de derrocar al gobierno de Hamid Karzai. La ISAF y la coalición liderada por Estados Unidos cuentan con 70.000 efectivos desplegados en ese país


[1] El Parlamento paquistaní eligió en marzo pasado al candidato del Partido Popular de Pakistán (PPP), Yousuf Raza Gillani, como nuevo primer ministro del país. Gillani se impuso claramente al candidato de la oposición, el diputado de la Liga Musulmana-Q que apoya al presidente Pervez Musharraf, Chaudhry Pervaiz Elahi, quien obtuvo 42 de los 306 votos válidos.

El dirigente de la formación de la asesinada Benazir Bhutto, que se impuso en las elecciones de febrero, recibió el apoyo de la Liga Musulmana-N del ex primer ministro Nawaz Sharif, que acordó formar Gobierno con el PPP. El Partido Nacionalista Awami (ANP), que también acordó entrar en el Gobierno, y la formación opositora Muttahida Quami Movement (MQM) dieron su voto al candidato del PPP.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.