En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Informativa
  Movimiento 15M
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

La lista de sospechosos de terrorismo en EEUU llega a los 1.000.665 nombres y ¡sigue creciendo!

Rebelión

Sección:Informativa
Miércoles 23 de julio de 2008 1 comentario(s) 2396 visita(s)

Richard Skaff
Global Research

Traducido del inglés por Beatriz Morales Bastos

¿Es usted un activista, un escritor, un periodista, un patriota o quizá un profesor universitario que se expresa en defensa de la democracia? Si lo es,tiene muchas posibilidades de que su próximo vuelo desde Estados Unidos se le estampe en la carta de embarque el ominoso símbolo de “SSSS” .

SSSS quiere decir “elegido para una segunda inspección de seguridad”. Lo que significa que la Seguridad del Estado y la Administración de Seguridad en el Transporte le han clasificado como ciudadano estadounidense que puede ser un riesgo par la seguridad y que han usado el dinero de sus impuestos para convertirse en sus dictadores. Según un recuento de [la asociación estadounidense de defensa de las libertades civiles] ACLU, la lista de sospechosos de terrorismo de [ciudadanos de] EEUU ha llegado al millón de nombres y crece a cada minuto. Congresistas, monjas, héroes de guerra, reverendos, el ex-asistente del fiscal general, un administrador de ACLU, personas con nombres difíciles [por ser extranjeros] y todos los nombres estadounidenses como Robert Johnson y Gary Smith, se han visto atrapados en los vastos tentáculos de la lista [1].

Una vez que estás en ella se necesitaría un complicado procedimiento, una especie de intervención divina, para salir de ella. Muchas personas no se fían de plantear el problema por temor a que se usen contra ellas estrategias fascistas adicionales como el hostigamiento, las represalias y la intimidación.

ACLU anunció también el 14 de julio de 2008 la creación de una página web en la que las víctimas de la lista pueden contar sus historias; su enlace es www.aclu.org/watchlist o directamente en www.aclu.org/watchlistform [1].

Parece que la lista se ha creado para atrapar a ciudadanos inocentes, intimidar y silenciar las voces de los disidentes, acabar con el activismo, e ir preparando el camino para una sociedad robotizada, asustada, fascista y militarizada.

Las preguntas clave son las siguientes: ¿Cómo puede ocurrir esto en nuestra gran república? ¿Por qué se iba a preparar para la ley marcial una democracia, si es una verdadera democracia?

¿El sadismo y el acoso han sustituido al civismo y a los derechos constitucionales?

¿El miedo ha transformado a nuestra sociedad en una nación de prisioneros indefensos, dependientes y asustados?

¿La presunta guerra contra el terrorismo se ha convertido en una guerra interna contra los ciudadanos estadounidenses, elaborada para controlar, someter y registrar con microchip a cada uno de ellos? ¿Se han quedado dormidos al volante los ciudadanos estadounidenses? O simplemente, ¿se les ha lavado tanto el cerebro y están tan consumidos por el miedo, la apatía, la auto-alienación y la desesperación que han abandonado sus esperanzas y sueños, y han abandonado el mayor de los dones, la libertad, que les entregaron los artífices de esta nación?

Por último, me gustaría añadir que es difícil creer las historias de los demás hasta que le ocurren a uno. Pero entonces ¡es demasiado tarde! No se dejen engañar con la retórica partidista o con las falsas promesas políticas porque ambos partidos han colaborado y conspirado por igual para crear el neo-EEUU. Se supone que nuestros dirigentes son servidores públicos que responden al pueblo, pero actualmente estos dirigentes son esclavos preelegidos que sólo responden a sus amos de las corporaciones mundiales.

Por consiguiente, me gustaría instar a los ciudadanos [estadounidenses] a que conozcan y practiquen sus derechos cívicos, y a que conozcan sus derechos constitucionales, despierten de su profundo trance de ilusiones y propaganda política, y imputen sus responsabilidades a los charlatanes que han elegido y que son los verdaderos secuestradores de nuestra democracia, ¡todo ello con el fin de salvar esta gran tierra!.

[1] http://www.aclu.org/watchlist

Richard Skaff es autor de The Human Manifesto.

Enlace con el original

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • La lista de sospechosos de terrorismo en EEUU llega a los 1.000.665 nombres y ¡sigue creciendo!

    25 de julio de 2008

    Respecto de si EEUU es o no es una verdadera democracia, recomiendo la lectura de este articulo de la Red Voltaire, que no deja lugar a muchas dudas:

    http://www.voltairenet.org/article1...

    internete 1234567

    PD: El sabio refranero reza: «Dime de qué presumes (democracia) y te diré de qué careces».



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.