En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Informativa
  Movimiento 15M
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

La pesadilla de las minas arrojadas en Iraq

Rebelión

Sección:Iraq
Lunes 11 de agosto de 2008 0 comentario(s) 1263 visita(s)

Afif Sarhan
Islamonline

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Los niños iraquíes tienen sus vidas amenazadas por los casi 25 millones de artefactos sin explotar, que representan el 25% de todos los dispositivos de esa condición presentes en el planeta, dejados atrás por las guerras que plagaron el país en décadas recientes.

“Perdí a mi hijo y mi hija está ahora minusválida a causa de las minas que había cerca de nuestra granja”, lloraba Um Jalid, de 34 años, madre de dos hijos, que vive en una zona rural cerca de la frontera entre Iraq y Kuwait, al sur de Basora.

“Nunca sabemos por donde pisar y hemos pedido muchas veces al gobierno que limpie la zona, pero todo ha sido en vano. ¿Tengo que perder un hijo para que alguien nos haga caso?”, decía con toda indignación.

Las minas iraquíes fueron arrojadas durante la guerra Irán-Iraq, la primera Guerra del Golfo y la invasión de 2003 dirigida por EEUU. Según el Ministerio para el Medio Ambiente, hay unos 25 millones de minas sin explotar en más de 4.500 campos minados, la mayoría concentrados en las fronteras con Irán, Kuwait y Turquía, que deben ser limpiados lo antes posible. Cuanto más tiempo se tarde en hacerlo más vidas inocentes se perderán.

“Las minas están por todas partes. Todos los años oímos que van a quitarlas pero nunca hacen nada”, se lamenta Um Jalid. “Lo único que nos ofrecen son promesas sin hechos y mientras tanto vamos perdiendo a nuestros niños como consecuencia de una guerra injusta que no acaba nunca”.

En abril, el gobierno anunció la creación de dos mil puestos de trabajo para ayudar en las operaciones de limpieza de minas. Sin embargo, desde entonces, no se ha informado de que se haya contratado a nadie.

“Toda la atención se ha centrado en la situación de la seguridad del país dejando olvidado el tema de la limpieza de minas, a pesar de que tiene la misma importancia”, dijo el Coronel Yaffar Ali Hassan, un antiguo oficial del gobernorado de Basora. “Se destinan millones de fondos a la seguridad, en cambio la limpieza de minas recibe escasa atención”.

Pesadilla

Las zonas rurales son los lugares con mayores peligros y la falta de información e instrucción hace muy vulnerables a sus habitantes. “Los habitantes de las zonas rurales son más vulnerables ante el peligro de las minas terrestres especialmente porque son en su mayoría analfabetos”, dijo Salah Hamzah, un especialista en minas del gobierno. “No aceptan perder parte de sus tierras a causa de las minas y algunas veces insisten en cultivarlas y soltar sus rebaños en esas áreas, convirtiéndose en un blanco fácil”, añadió.

“Tengo dos opciones, la primera es asumir el riesgo y alimentar a mi familia con mis ingresos y la otra es morirme de hambre. Prefiero la primera opción porque al menos sé que estoy intentando sobrevivir y por esa razón Dios me ayudará”.

Las organizaciones dedicadas a los niños han hecho sonar las alarmas sobre el incremento de víctimas de las minas terrestres, especialmente entre los niños, que confunden fácilmente las bombas pequeñas con juguetes o caminan encima de ellas al estar cubiertas por la hierba. Según UNICEF, el 25% de las víctimas de los artefactos sin explotar tienen menos de dieciocho años. Docenas de niños acaban muertos o mutilados cada año debido a la pesadilla de las minas.

Ala’a Shakarty, de 11 años, es una de las víctimas recientes de esos artefactos. Jugaba con sus amigos y confundió un pequeño artefacto con un juguete, perdiendo un brazo y una pierna en la explosión. “Echo tanto de menos jugar con mis amigos y poder ir al colegio”, decía mientras las lágrimas rodaban por su rostro. “Mi vida está ahora limitada a una silla”.

Enlace

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.