En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Osetia del Sur: otra guerra con olor a crudo

Ecologistas en Acción

Sección:Observatorio de conflictos
Miércoles 13 de agosto de 2008 0 comentario(s) 1353 visita(s)

Nos encontramos ante otro conflicto internacional, el de la guerra en Osetia del Sur entre georgianos, y osetios y rusos. Este conflicto se sitúa en una región geoestratégica a nivel petrolero y, el reparto de alianzas a nivel internacional, también parece tener como trasfondo la guerra de Iraq y el conflicto latente iraní.

Durante los últimos días las tropas georgianas han entrado en Osetia del Sur rompiendo el alto el fuego de 1992. Como respuesta a esta actuación el ejército ruso ha entrado también en Osetia, además de bombardeado territorio georgiano.

Ecologistas en Acción considera que, para entender este conflicto, es fundamental seguir el rastro petrolero del mismo.

Por una parte, por Georgia pasa el oleoducto Bakú-Tbilisi-Ceyhan (BTC), que entró en funcionamiento hace tan solo 2 años. Este oleoducto es el único que viene de la zona del Cáucaso y no atraviesa territorio ruso, significando un ataque contra la hegemonía del gigante euroasiático en esa zona. De este modo, el ataque de Rusia sobre Georgia perseguiría debilitar dicho país, al tiempo que lanza un aviso a navegantes en ese territorio. Probablemente Rusia no se atreva a invadir Georgia para controlar dicho oleoducto, porque este acto contaría con una respuesta de Estados Unidos, apoyado por la Unión Europea.

La reacción de Estados Unidos respondería a los lazos que, con el gigante americano, ha ido realizando Georgia. Unos lazos que tienen que ver mucho con el petróleo. Georgia tenía desplegados 2000 soldados en Iraq en apoyo a la invasión estadounidense para controlar el crudo iraquí. Una cifra muy por encima de las capacidades y el peso internacional de este pequeño país. Además el oleoducto BTC ha sido puesto en marcha por petroleras occidentales, entre las que destacan British Petroleum (británica) y Chevron y Conoco-Philisps (estadounidenses). De este modo Georgia es considerada por Estados Unidos y la Unión Europea como su principal aliado en esta zona clave en la geopolítica petrolera.

Sin embargo Estados Unidos (ni mucho menos la Unión Europea) van a pasar de las palabras a los hechos. Esto se debe a que necesitan el apoyo de Rusia en su intento de parar los planes nucleares iraníes, una zona con mayores reservas de crudo que el Cáucaso y, por lo tanto, de mayor prioridad. Además, es probable que se haya producido una negociación bajo cuerda para que el ataque de Rusia no suponga la destrucción del oleoducto BTC, ni su control por parte de dicha potencia. Haciendo un repaso de los lugares en los que existen conflictos en el mundo y superponiendo este mapa con el de las reservas petroleras, se puede observar que la coincidencia es tremenda: Colombia, Venezuela, Bolivia, Darfur, Iraq, Palestina, Georgia...

A juicio de Ecologistas en Acción, los conflictos por el control del petróleo no harán sino aumentar conforme este recurso se vaya haciendo más escaso. De este modo, no sólo por sus tremendos impactos ambientales, sino también por las guerras por su control y todo el sufrimiento y destrucción que causan, es el momento de iniciar la carrera hacia la despetrolización de nuestra economía.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.