En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Razones de ser y justificaciones de los ejércitos: la Unidad Militar de Emergencias

Centre J. M. Delàs d’Estudis per la Pau

Sección:Instituciones militares
Miércoles 8 de octubre de 2008 6 comentario(s) 3670 visita(s)

En el mundo todos los países disponen de un ejército propio o de un organismo superior con fuerzas armadas que lo protege. Los estados legitiman el uso de la violencia con el argumento de la defensa “de la seguridad del territorio nacional”. Así, pues, a lo largo de la historia y de manera constante se ha difundido la idea que existe un enemigo exterior que en cualquier momento puede atacar y poner fin a la paz establecida.

Miquel González, Materiales de Trabajo, núm. 34 (junio 2008)

Hoy en día nuestros enemigos exteriores son grupos radicales islámicos y determinados estados no capitalistas. Los medios de comunicación se encargan enérgicamente de que captemos que el terrorismo, el enemigo, está amenazándonos en todo momento. Al ciudadano se le atemoriza con la idea que estos grupos y países representan una gran amenaza para la estabilidad de su vida. Bajo esta presión, este ciudadano cede parte de su libertad individual a cambio de «seguridad». De esta manera el gasto militar aumenta. Eso sí, sin que la sociedad tenga la palabra a la hora de opinar sobre las tareas, la organización o las competencias de los ejércitos, que están fuera del debate público. Estos temas son delegados a un reducido número de personas consideradas expertas en la materia.

Los ejércitos, sin embargo, son cada vez más mal vistos por diferentes segmentos de la población. Por eso es por lo que cuando la justificación del “enemigo exterior” no funciona se opta por herramientas más sutiles. La profesionalización y la artificiosa humanización de los ejércitos son otras vías por intentar legitimar la existencia de las fuerzas armadas. La justificación de intervenir militarmente para proteger y ayudar a los demás, además, es una forma muy eficaz para reforzar e incrementar presupuestos y gastos militares.

Un buen ejemplo en España de humanización del ejército es el caso de la Unidad Militar de Emergencias (UME). La UME se creó a raíz de los incendios que se sufrieron en España durante el verano del 2005. Se trata de un cuerpo especializado dentro las Fuerzas Armadas que tiene el objetivo de paliar los efectos de las catástrofes.

La UME, operativa desde el verano de 2007, interviene en casos de emergencia relacionados, principalmente, con riesgos naturales (como incendios, inundaciones, nevadas y terremotos) y riesgos tecnológicos (químico, nuclear, radiológico o biológico). Depende del Ministerio del Interior en los supuestos de emergencias declaradas de interés nacional, y de los responsables de protección civil de las comunidades autónomas afectadas, en los otros casos.

Este nuevo instrumento del ejército español, de ayuda a la sociedad en caso de desastre, añade competencias civiles a un órgano puramente militar con la intención de actualizar y reformar las Fuerzas Armadas en un momento de plena decadencia. No es una coincidencia que el presupuesto de Defensa para el 2007 haya sido el más alto de los últimos veinte años.

Tabla 1: La Unidad Militar de Emergencias 2008

Presupuesto

4.500 millones de euros

Efectivos

4.310 (434 oficiales, 822 suboficiales y 3054 militares de tropa)

Bases en

- Torrejón de Ardoz (Madrid)

- Morón de la Frontera (Sevilla)

- Bétera (València)

- Zaragoza

- San Andrés del Rabanedo (León)

- Gando (Las Palmas)

- Los Rodeos (Tenerife)

Aeronaves y vehículos

24 aviones, 19 helicópteros y 400 vehículos


Fuente: elaboración propia

El carácter civil-militar que ahora ha tomado el ejército español crea un mensaje contradictorio: los militares no son actores humanitarios puesto que su razón de ser es exclusivamente de defensa. De hecho, Javier Solana, representante de exteriores de la UE, ha afirmado que la división civil-militar del ejército es inadecuada, así como el hecho que los militares acudan como ayuda humanitaria en los primeros momentos de un desastre natural.

El Estado español, en lugar de dar más autoridad al ejército, debería haber reforzado los cuerpos de protección civil, porque se trata de cuerpos no militares que tienen la misión de apoyar a la sociedad. Además, bomberos, guardia civil, policía autonómica, guardas forestales, entre otros cuerpos civiles, son tradicionalmente los primeros en reaccionar y afrontar los desastres, mientras que la UME está dispersa por el territorio y en consecuencia su tiempo de reacción es más lento. Es por este principio de subsidiariedad, y porque son órganos no militarizados que son más eficientes y, por lo tanto, tiene más sentido dotar con mayores recursos los cuerpos ya existentes de protección civil que no crear otros nuevos.

En definitiva, no tiene sentido que los ejércitos se dediquen a tareas civiles o humanitarias, porque su objetivo es, y continuará siendo, someter a los pueblos a la obediencia a través del uso de la violencia.

Entonces, ¿para qué sirven los ejércitos actuales? ¿Están los países occidentales, con los mayores ejércitos del mundo, amenazados por algún enemigo? ¿No sería más bien al contrario, que el resto de países debería tener miedo de Occidente y de su abismal ingeniería militar? ¿Dónde han quedado la diplomacia y el diálogo, instrumentos tan valorados en nuestras democracias? ¿Podemos resolver los conflictos a través de la guerra y la destrucción?

Los ejércitos tienen la principal misión de defender los intereses económicos y políticos de gobiernos y de diferentes grupos de presión a través del uso de la violencia. Los ejércitos son los instrumentos de las élites imperialistas que se alimentan del uso de la fuerza con fines muy particulares. Los gobiernos, sus medios, se ven a menudo plegados ante su enorme presión y ceden mientras agrandan la figura de un enemigo exterior y la urgencia de la defensa nacional. Sabemos de sobra, y así nos lo ha demostrado la experiencia, que la única vía para la resolución de los conflictos es a través de la palabra y la razón, porque la violencia sólo genera más violencia. Los ejércitos, en definitiva, benefician a una minoría y destruyen y engañan el resto de la sociedad.

Artículo en catalán:
http://www.justiciaipau.org/centred...


Unidad Militar de Emergencias (UME): ¿hacia un militarismo de corte fascista?

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Razones de ser y justificaciones de los ejércitos: la Unidad Militar de Emergencias

    8 de octubre de 2008

    Con el fusil en una mano y la manguera en la otra... la metáfora del bombero pirómano hecha realidad.


  • Razones de ser y justificaciones de los ejércitos: la Unidad Militar de Emergencias

    8 de octubre de 2008, por Lancero

    Pues mira, creo que estoy de acuerdo. Esto de desmilitarizar la Fuerzas Armadas es una maniobra puramente de propaganda. En vez de dedicarnos a prepararnos para acciones armadas (con las que estaremos de acuerdo o no, pero para eso nos pagan), nos dedicamos a pisarle el terreno a los medios de emergencia tradicionales.

    Pero claro. Si se puede tener personal preparado técnicamente, físicamente y que trabaja de manera jerarquizada y disciplinada (que en una emergencia es la mejor manera de trabajar) a precio de sueldo militar, pues oye, hay que aprovecharlo. Y encima no se te ponen en huelga ni te dan por saco con un sindicato.

    Da lo mismo que para crearla haya que desviar otras partidas presupuestarias. ¿Qué importa que la gente se mueva por zonas de guerra (a la que sus jefes, o sea los españoles, les han mandado) en vehículos diseñados en los 70? Si, es cierto que somos todos voluntarios. Pero trabajamos para el Estado y deberiamos hacerlo en unas condiciones seguras y dignas. El presupuesto de Defensa no se gasta en misiles intercontinentales. Se gasta en mi sueldo y en que no me mate cuando circulo por nuestras carreteras.

    En cuanto a la existencia o no de las FAS... Pues es cierto que se ha olvidado la diplomacia y el dialogo y que si no hay enemigos reales ya se encarga alguien de vendernos uno. Pero no quiero ser yo el primero que se tire el fusil a la basura. Por si las moscas.



    • Razones de ser y justificaciones de los ejércitos: la Unidad Militar de Emergencias

      9 de octubre de 2008

      El ministerio de defensa español, tiene un presupuesto anual en torno a los 20.000 millones de euros.

      Dividido entre 80.000 soldados (de diferentes rangos), sale a aproximadamente un cuarto de millon de euros anuales por cada soldado...

      Es decir, unos 43 millones de pesetas anuales...

      ¡Vaya sueldazo!... ¡Eso no lo gana ni el presidente de Telefonica!

      Asi pues una de las afirmaciones del comentarista anterior es incorrecta: Si: El presupuesto de defensa se gasta en misiles.

      No se que le habran contado sus mandos...

      Respecto de sus jefes, que segun el anterior comentarista «somos todos los españoles» entre los que me incluyo, pues no puedo decir mas que...

      «Soldados: Vuelvan inmediatamente a casa y abandonen Afganistan, Libano, Haiti y Angola AHORA MISMO. Abandonen el rifle, el tanque y la pistola y cojan una pala y un pico como todos...»

      internete 1234567

      PD: Es una orden.


      • Razones de ser y justificaciones de los ejércitos: la Unidad Militar de Emergencias

        3 de enero de 2009, por yo mismo

        cojer un pico y una pala? ojala. las noches que tu pasas de fiesta, yo las paso en el campo, de maniobras, la ducha caliente que tu te das cuando vienes de jugar en la nieve, yo me la doy cuando vuelvo a mi casa, despues de maniobras en la nieve. haces deporte? ojala que si, cuando te apetece, yo salgo a correr cuando me lo ordenan, y si no hay nadie para ordenarmelo lo hago por mi propio honor y espiritu. no me quejo, doy parte de mi a algo que esta por encima de todos nosotros, pero no le vengas diciendo que coja un pico y una pala a alguien que curra 10 veces mas que tu


    • Razones de ser y justificaciones de los ejércitos: la Unidad Militar de Emergencias

      15 de octubre de 2008, por Lógico

      Pues mira, Lancero, tú mismo lo dices: no te apuntes de voluntario a cobrar pluses por ahí y quédate en casa. Así de fácil.

      • Razones de ser y justificaciones de los ejércitos: la Unidad Militar de Emergencias

        16 de octubre de 2008, por Lancero

        Uy no, si a mi me encanta salir fuera... Además, hay que pagar la hipoteca, que estamos en crisis.

        Mis mandos no me cuentan nada... porque yo soy uno de ellos.

        Claro que no todo se gasta en misiles. También se gasta un monton en combustible, repuestos, mantenimiento de instalaciones, transporte,... Pero no, en misiles no. Bueno, un poco sí. El que lancé yo hace un par de años costó al Estado unos cuatro quilos de los de antes.

        Si, los españoles son mis mandos. Al menos la mayoría de españoles que en su momento y a través de unas urnas deciden que yo siga teniendo curro (que por cierto, me encanta). Cuando esa mayoria decida que ya no tengo que vestir el uniforme, pues yo encantado oye. Es como si a un médico le dicen «majo, ya no haces falta; estamos todos sanísimos». Colgaría el fonendos con una sonrisa de oreja a oreja.




Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.