casco insumissia fusil roto

David Karvala

Nueva campaña europea contra la OTAN

Nueva campaña europea contra la OTAN

En 2009, la OTAN celebrará su 60 aniversario. Los movimientos antiguerra y pacifistas de Europa ya están preparando protestas ante su cumbre en Estrasburgo, Francia, los días 4 y 5 de abril de 2009.

La demanda central de las protestas será la disolución de la alianza bélica.

Durante muchos años, nos presentaron la OTAN como una defensa contra el bloque del Este, aunque el Pacto de Varsovia —el equivalente para la URSS de lo que significaba la OTAN para EEUU— no se creó hasta 1955, 6 años después de la OTAN.

De todas formas, la desaparición del “bloque del Este” en 1989-91 no conllevó la disolución de la OTAN, como su justificación implicaría. Más bien al contrario, la OTAN ha ido creciendo en socios, y arrogándose más poderes.

En 1993, el entonces Presidente Clinton —demócrata, como Obama— decidió impulsar la expansión de la OTAN, que ha crecido desde entonces para engullir a casi toda Europa del Este, llegando a las mismas fronteras de Rusia.

Un desencadenante del reciente conflicto en Georgia fue la decisión de la OTAN de aceptar a este país, así como a Ucrania, como a futuros socios. De esta manera, la “Alianza Atlántica” plantaría su bandera en la región petrolera del Mar Caspio, y daría un paso más en rodear a Rusia con aliados —y bases— estadounidenses.

Pero el problema con la OTAN no es sólo su extensión geográfica.

En abril de 1999, la OTAN amplió sus objetivos, para incluir “la lucha contra el genocidio, el terrorismo y las armas de destrucción masiva”, además de la “injerencia humanitaria”, con o sin el permiso de la ONU.

Esta nueva política fue una justificación posterior a la intervención de la OTAN en los Balcanes.

Ahora, esta misma lógica subyace en la participación de la OTAN en la ocupación de Afganistán, que provoca decenas de muertes civiles cada semana. En los últimos meses la OTAN ha cruzado la frontera para llevar la guerra a Pakistán.

Sumando a esto la escalada militar en el centro de Europa representada por el “Escudo anti misiles”, es evidente que estamos en una situación peligrosa, de la que la OTAN es uno de los principales responsables.

Así que la nueva campaña europea contra la OTAN —con la oposición a la ocupación de Afganistán como elemento central— es muy oportuna.

La campaña ya está en marcha; el 20 de septiembre vio manifestaciones internacionales contra la guerra y la OTAN.

La más grande fue una marcha de 10.000 personas al final del Foro Social Europeo en Malmö, Suecia.

En Manchester, Gran Bretaña, unas 5.000 personas protestaron ante el congreso laborista, convocadas por la Stop the War Coalition.
Pero especialmente esperanzador es el renovado impulso del movimiento antiguerra en Francia y Alemania.

Unas 3.000 personas participaron en una manifestación en París, exigiendo la retirada de las tropas francesas de Afganistán, y hubo protestas más pequeñas en una decena de ciudades más, convocadas por una nueva red, “OTAN – Afghanistan” (www.appelotanafghanistan.org). Esto es un paso muy importante, dada la debilidad en el pasado del movimiento antiguerra francés.

En Alemania, una red de 250 grupos pacifistas y antiguerra convocó manifestaciones bajo el lema “Dad una oportunidad a la paz: tropas fuera de Afganistán”. Asistieron 7.000 personas en Berlín y 5.000 en Stuttgart.

Precisamente esta ciudad acoge a principios de este mes un encuentro europeo para preparar las protestas contra la OTAN durante la primavera.

Mientras los movimientos antiguerra del Estado español se movilizan este otoño por la retirada de las tropas de Afganistán, culminando en el día de acción del 22 de noviembre, también tendremos que poner cada vez más énfasis en nuestra oposición a la OTAN i la gente que se acuerda de las masivas protestas de 1986, y las y los nuevos activistas, deberán unirse de nuevo.

David Karvala

Fuente: http://www.enlucha.org/?q=node/938


Texto del llamamiento internacional

Alternativa Antimilitarista - moc
Administración