En un océano de manipulación navegantes antimilitaristas se encuentran en una isla virtual de desobediencia, noviolencia y construcción de la Paz
Secciones
> Informativa
  Movimiento 15M
> Campañas
  Objeción Fiscal al Gasto Militar
  Desobedece a las guerras
  Contra la I+D Militar
  Comercio y producción de armas
  Juguete bélico
  Feminismo y antimilitarismo
  Locales
  Varios
  Banca
  Educación para la paz
  La guerra empieza aquí. Parémosla desde aquí
  Recortar lo militar
  Contrarreclutamiento
> Observatorio de conflictos
  Iraq
  Palestina
  Colombia
  EEUU
  Guerra y mujeres
  Infancia y guerra
  Varios
  Afganistán
  Libia
  Costa de Marfil
  Siria
  Mali
  Sáhara Occidental
  Ucrania
  Turquía
> Documental
  Talleres
  Historia del antimilitarismo
  Noviolencia
  Objeción de conciencia
  Recursos gráficos
  Recursos multimedia
  Teoría política
  Represión
  Medio Ambiente
  Mujeres y antimilitarismo
  Anticapitalismo
  Instituciones militares
  Varios
  Intervencionismo humanitario y misiones de paz
> Cajón de sastre
  Humor
  Creación
  Comentarios gráficos
  Contactos
  Varios
> Solidaridad entre los pueblos

Insumisión. Una forma de vida: 5ª parte; "La guerra"

La madre de un insumiso escribe la crónica de lo que fueron aquellos años

Sección:Campañas
Domingo 11 de enero de 2009 2 comentario(s) 2943 visita(s)

Publicamos en diez entregas esta crónica de la Insumisión en el estado español escrita desde la clave de Rosario Domínguez, la madre de un insumiso, a quien damos las gracias por poner por escrito sus vivencias y esta hermosa historia. Insumissia.

Volver al índice


LA GUERRA

En el mes de agosto tuvimos ocasión de volver de nuevo a Cartagena, con motivo de la salida de los primeros barcos de guerra , hacia el Golfo Pérsico, después de declararse el embargo a Irak en el que participó España.

Las autoridades pensaban hacer de esta salida una fiesta a bombo y platillo. Hasta tenían preparada una despedida con un vino. Pero nuestras protestas, las de todas las organizaciones pacifistas y la de los jóvenes insumisos que llegaron hasta el muelle les hizo suspender el vino y no sabemos si comprender, que esa guerra no era la nuestra. Quieren llevarse a nuestros hijos a luchar y encima recibir el aplauso unánime .El que alguien públicamente manifieste su repulsa les resulta muy desagradable. No piensan que es más penoso para los padres y para los chavales a quienes llevan secuestrados por una ley que carece de sentido. Por eso quise que mi voz, unida a la de otras muchas se escuchara. No quiero sentirme cómplice de ninguna matanza organizada en la que participe mi país. De ningún crimen perpetrado desde las más altas esferas. Se hizo la guerra, participamos activamente en ella de una manera vergonzosa y por eso quise decir y expresar públicamente que la guerra se estaba haciendo en contra nuestra.

Di mi propio testimonio en un artículo publicado en Diario 16, el 26 de agosto de 1990, en la sección Opinión. Decía:


MEJOR LA CÁRCEL QUE LA GUERRA

Mi hijo podría estar entre los jóvenes que han sido movilizados para partir hacia el Golfo Pérsico. Se declaró insumiso y pasó dos meses en la prisión militar de Sta Lucía de Cartagena. Ni ahora ni nunca podrán enviarlo a una guerra absurda.

Nos desplazamos el domingo ex profeso desde Madrid para expresar en Cartagena, uniéndonos a las manifestaciones pacifistas, nuestra más profunda repulsa por esta guerra inútil que las grandes potencias se han montado, sin contar con nosotros y ahora reclaman a nuestros hijos al primer conflicto armado en el que participamos desde hace un siglo.

También quisimos expresar nuestro más absoluto rechazo por la vergonzosa actitud de nuestro país, aliado a estos países como un mercenario enviando, tres buques de guerra en misión de paz , según palabras del ministro Sr. Narcis Serra.¡ Que contrasentido¡ ¿Desde cuando las armas construyen la paz?.

En Cartagena los acontecimientos se desarrollaron precipitadamente. Toda esta operación parece estar montada así: una chapuza nacional. Nunca debió ser aceptada. Los marineros no han tenido tiempo de pensárselo. Si lo piensan no van. Los padres no saben todavía que locura es ésta .Si no , no hubieran dejado a sus hijos subir a los barcos.
Pero nuestras voces, las de los grupos pacifistas, si se oyeron en la ciudad. Se escucharon nuestros gritos llamando a la deserción. Era lo único que se podía hacer en el último minuto.

Esta era la octava vez que viajé a Cartagena. Las seis primeras fui a visitar a mi hijo a la cárcel. La séptima a recogerle en la estación donde los mandos de la prisión le depositaron porque no sabían que hacer con él. La octava tendría que haber sido para despedir a mi hijo hacia la guerra del Golfo. No fue así porque se declaró insumiso a la mili y no aceptó que por ello le castigaran con una Prestación Sustitutoria del servicio militar .Tuvo el valor de enfrentarse a todo un régimen militarista y pasar mes y medio incomunicado por reiteradas faltas graves de desobediencia: no vistió en ningún momento el mono de recluta, no se cortó el pelo, ni acató ninguna orden.

Su estancia en la cárcel la pasó encerrado en una celta, privado de todas sus pertenencias, sometido a toda clase de presiones para que acatara las ordenanzas.

Salió de la prisión el 27 de abril, después de 20 días en huelga de hambre y gracias a las presiones sociales del Movimiento de Objeción de Conciencia y de otras organizaciones pacifistas.
Estaba y está como un “hombre libre” y tenía y tiene las ideas claras y el ánimo entero. Es preferible la cárcel que ir a morir a una guerra cruel sin saber por qué.

Todo joven que lo piense puede hacer lo mismo.

Rosario Domínguez

Mientras la guerra seguía su curso, nosotras luchábamos por conseguir la paz. En ese tiempo se incorporaron a nuestra lucha Fausto y Eva. Fausto era Inspector de Servicios en el Ministerio de Agricultura, ligados a Comisiones Obreras y por el artículo del periódico y a través de mi hermana que también estaba allí trabajando nos conocimos. Ellos tenían un hijo que también se había declarado insumiso, Pedro a quién también encarcelaron en prisión preventiva en Alcalá. Fuimos el germen de la asociación de madres y padres de insumisos. Eva, luchadora de toda la vida y con una enorme experiencia nos trajo nuevos aires y nuevas fuerzas, además de ideas y apoyo. Por un artículo que se publicó en algún periódico, firmado por Pablo de Granada, como padre de un joven insumiso, pudimos conocer a un grupo de padres de esta hermosa ciudad a la fuimos en varías ocasiones, a casa de Pablo que nos atendió amablemente. Era psicólogo en la prisión de Granada y una persona encantadora como tuvimos ocasión de comprobar. También nos llegaron noticias de un grupo de padres en Zaragoza y posteriormente , cuando la cárcel de Pamplona se lleno de insumisos se fueron incorporando padres y madres del País Vasco. Fuimos el grupo de apoyo más cercano y comprometido en la defensa de nuestros hijos .
.En enero comenzaron los bombardeos. Sentimos entonces mucha gente de paz la impotencia y la rabia de ver como los aviones cruzaban nuestra tierra . Salían de nuestras bases, para sembrar el terror, sin contar el pueblo español al que se le ignoró como siempre.

No podíamos hacer nada más que manifestar nuestro desacuerdo en la calle, en los periódicos (que pocas cosas publicaron) . Muchas horas pasamos entonces aguantando el frío en la Puerta del Sol la noche que finalizaba el embargo. En la Puerta de Alcalá, donde compañeros del M.O.C de Zaragoza pasaron allí subidos un día entero. Al menos sentíamos el calor de estar juntos, junto a Eva, Fausto, Conchi, Ana, Fernando ;Pedro, tantos compañeros, amigos, helados, apiñados unos junto a otros. Queríamos que se notara nuestra protesta, que les molestara. A juzgar por los comentarios que a veces escuchaba por radio o en la prensa sobre las manifestaciones pacifistas, creo que al menos tuvieron que tragarse ese hueso.

A raíz de estos acontecimientos bélicos, durante la primera guerra del Golfo Pérsico, se creó un Tribunal Internacional, para juzgar los crímenes cometidos en la contienda, impulsado por el ex fiscal general de los Estados Unidos Ramsey Clark , siguiendo la tradición iniciada en 1967 por Bertrand Russell que creó el Primer Tribunal contra la guerra del Vietnam. Quedó constituido como Tribunal Permanente , y así en 1980 el Tribunal Rassell dedico sus sesiones a investigar la violación de los derechos de los indios norteamericanos y un año más tarde a condenar la invasión soviética de Afganistán. En 1981 se constituyo el Tribunal Permanente de los Pueblos.

Siguiendo la tradición de este Tribunal Internacional, varias Asociaciones contrarias a la guerra constituyeron un Tribunal en Madrid para juzgar los delitos cometidos durante la contienda. No tuvo mucho eco en la prensa porque los principales periódicos boicotearon la información, ya que la participación de España en esta lucha había sido aprobada en el Parlamento, por los partidos mayoritarios, excepto por I.U. y no se si por algún grupo parlamentario más.

Todo el trabajo realizado por las distintas asociaciones, como por el Tribunal y los ponentes fueron recogidos en un libro titulado:”LA GUERRA DEL GOLFO UN AÑO DESPUÉS” “DOCUMENTOS DEL TRIBUNAL CONTRA LA GUERRA (17/18 DE ENERO DE 1992) Editorial Nueva Utopía. Madrid . Dedicado: A todas las víctimas de la Guerra del Golfo. A los insumisos, héroes de hoy, nuevos artífices de la paz, que anuncian un nuevo futuro.

Se recoge el testimonio que durante dos días presentaron todos los testigos haciendo especial mención a la imposibilidad de incluir el testimonio de Jira Bulhae, que tuvo que regresar inmediatamente al Sáhara y el de Roberto LLopis, desertor durante la guerra y miembro de la Koordinadora de Colectivos Antimili que fue detenido dos días después de declarar ante el Tribunal y que envió una carta desde la prisión de Alcalá que se incluye como testimonio. También intervino Axier Sánchez, desertor de la Fragata “Asturias” con base en el Ferrol, barco que se estaba preparando para el bloqueo a Irak .No quiso participar en la guerra y se declaró objetor de conciencia .Fue detenido y encarcelado en Alcalá de Henares donde permaneció dos meses, los 10 últimos días en huelga de hambre ,en el Hospital Gómez Hulla, junto con Carlos, y otros dos compañeros del M.O.C. Les pusieron en libertad, pero a Axier le volvieron a encarcelar, en la prisión de Alcalá, donde le visitamos en varias ocasiones.

Durante el transcurso de esta guerra hubo mas deserciones, entre ellas las de José Antonio Escalada y Manuel Blázquez, desertores de la “Infanta Elena” y la “Vencedora” que fueron enviadas en el mes de enero al mar Rojo para vigilar el cumplimiento del embargo a Irak. Se declararon objetores de conciencia, negándose a participar en el conflicto. Salió en la prensa mas que en otras circunstancias porque Amnistía Internacional los declaró presos de conciencia, cuando estaban encarcelados en el penal militar de Cartagena.

A los insumisos y a la Asociación de Madres y Padres de Objetores nos reservaron un espacio. Por la Asociación intervino Rogelio Gómez uno de los padres que se desplazaron desde Granada y Rosario Domínguez, cuyo testimonio voy a recoger aquí para que se conozca como iban evolucionando nuestras ideas al estar tan cercanas a los jóvenes insumisos .Decía así:

Acudimos a este acto, como representantes de una organización de ámbito estatal cuyo fin es apoyar la lucha de nuestros hijos objetores insumisos.

Están aquí con nosotras Aurelia, la madre de Antonio García Quesada, encarcelado en el penal de San Antón de Cartagena condenado a dos años, cuatro meses y un día por no realizar la P.S.S.; María Dolores, la madre de Antonio Oriol de Zaragoza, condenado a un año y cuatro meses por no realizar el servicio militar. La acompañan María Jesús y Juan Antonio, padres de un insumiso de Zaragoza. Están también Pablo y Rogelio, de la Asociación de padres de Granada; Eva y Fausto, padres de Pedro Canales, encarcelado en prisión preventiva en la cárcel de Alcalá de Henares y recientemente liberado. Nos acompañan compañeros de la Bella Terra (Barcelona)
Comenzamos por hacer un llamamiento:

Jefe del Estado.
Presidente del Gobierno.
Parlamentarios
Tribunal Constitucional
Jueces y Magistrados

Sociedad entera:

¿Cómo puede ser delito criminal, en nuestra sociedad que se presenta como un modelo exportable dde democracia, el hecho de que nuestros hijos se nieguen a colaborar con las Fuerzas Armadas, que son los aparatos de las guerras?

¡No vamos a consentir que nuestros hijos sean condenados por motivos de conciencia y desde aquí decimos : No a los centros de exterminio que son las cárceles españolas¡

Apelamos a los legisladores y a los jueces que aplican la ley para que pongan fin a esta injusticia de la justicia.

Les hablo a ustedes desde el dolor que sentimos al ver a nuestros hijos encarcelados y perseguidos. De ver las cárceles abarrotadas de juventud drogada, violentada, machacada en unas prisiones convertidas en escuelas de delincuencia y muerte. Y nos duele porque comprendemos que a ellas sólo van los más pobres.

Les hablo a ustedes desde la rabia que sentimos al ver como a los verdaderos criminales, señores de la guerra se les condecora y se les proclama héroes vencedores.

Les hablo a ustedes desde la fuerza que nos dan nuestra propia inteligencia y nuestra razón para comprender que este mundo violento y absurdo donde hemos echado a nuestros hijos no es el que nosotros queríamos y soñábamos para ellos.

No comprendemos cómo hemos sido capaces de destruir una vida tan hermosa , fabricando armamentos suficientes como para destruir tres veces este planeta. Mientras, una inmensa mayoría de personas, de mujeres, de niños mueren de hambre y de miseria.

Nosotros decimos que es necesario parar. Es necesario parar esta técnica aplicada para la destrucción y ponernos al menos a pensar de qué forma nosotras entre todos, podemos construir una sociedad diferente.

Expresamos nuestro rechazo más absoluto a la guerra y a todas las estructuras que la hacen posible. Porque nuestra fe y nuestra esperanza están puestas en el ser humano, cuando es capaz de razonar, de sentir, de ser solidario y justo. Y seguiremos creyendo en él, en el hombre, en la mujer y en su capacidad de regeneración sin perder nunca esta esperanza.

Creemos sinceramente que sin un cambio profundo en el seno de la sociedad no hay posibilidad de parar la guerra. Luchamos por ese cambio, desde nuestro entorno y poniendo en ello todo nuestro empeño , puesto que nos estamos jugando ni más ni menos que la vida de nuestros hijos , su futuro y su trabajo: está en juego nuestra propia vida, que es lo único que tenemos, y con ella, nuestra libertad de pensamiento y de acción; y seguiremos hasta donde alcancen nuestras fuerzas, porque nuestros hijos nos están enseñando el camino y sabemos que la razón está de nuestra parte.

Animamos a otros padres , a otras madres, a otras gentes para que se esfuercen en entender esta postura razonable y valiente que han adoptado los jóvenes objetores. Esperamos de esta sociedad y de ustedes que se pongan a pensar con nosotras , tratando de buscar respuestas a estos interrogantes:

¿Para que sirve el servicio militar al que se niegan a ir nuestros muchachos insumisos? Se supone que para aprender el manejo de las armas. Y pregunto yo ¿ Como es posible que en una sociedad civilizada exista una ley que obligue a todos los jóvenes a prepararse para la guerra?.

En un intento de acallar las voces que cada vez se hacen más numerosas, se implanta una ley de objeción de conciencia que obliga a realizar una prestación sustitutoria que solo viene a reforzar el servicio militar, castigando al que elige no cumplirlo y que realmente no soluciona el problema de fondo.

¿Por qué, para que sirve la prestación sustitutoria del servicio militar?. Dejo estas preguntas en el aire para que ustedes nos la s respondan.
Pensamos que tenemos el derecho y el deber de cuestionar las leyes injustas como éstas. La persona y su conciencia es anterior a la ley y la desobediencia civil es un arma de lucha reconocida.

Me atrevería a formular una tercera pregunta: ¿Cómo es posible que una institución como el ejército, cuyo único fin es preparar la guerra, siga siendo uno de los pilares que sustentan esta sociedad? ¿ Como es posible que estas preguntas resulten extrañas a nuestras mentes?
Nuestra historia reciente de 40 años de dictadura nos habla de lo peligrosos que pueden llegar a ser los ejércitos imponiéndose por la fuerza de sus armamentos.

Para comenzar el desarme, lo primero es desarmar nuestras mentes. Tendremos al menos que empezar a pensar en ello. Nuestra juventud , que es el futuro y no tiene miedo, nos está diciendo:¡Desobediencia civil a las leyes injustas y a los ejércitos¡.

Preguntamos al Gobierno si cree necesario mantener una ley, como la recientemente aprobada, que obliga a seguir prestando un servicio militar; que nos expliquen el porqué.

Preguntamos a los jueces si creen sinceramente que aplicando esta nueva ley están haciendo justicia. No deben estar muy seguros; recientemente un juez archivó el sumario de un objetor por considerar que con su actitud no ponía en peligro la seguridad de la nación.
Preguntamos a la policía y a nuestros carceleros si creen que ejecutando estas leyes están contribuyendo a mantener el orden. ¿Qué orden? ¿Un orden justo o el orden de los poderosos?.

Preguntamos a ustedes a la sociedad entera ¿Qué clase de futuro estamos construyendo para nuestros hijos jóvenes si desde el poder se les obliga a matar , se les droga para que no piensen y se les encarcela y maltrata en las cárceles?.

Podrían ustedes decirnos que una sociedad desmilitarizada, desarmada, es una utopía, un hermoso sueño que compartimos con los jóvenes. Somos conscientes de ello; pero nosotras ya lo estamos realizando. Tenemos la satisfacción de vivir conforme a nosotros mismos , fieles a nuestra conciencia, a nuestros principios, y aún con nuestros hijos encarcelados , luchando por la libertad.

Seguiremos diciendo con ellos que no queremos la cárcel para nadie ; pero si por la fuerza les llevan a ella, diremos que es preferible la cárcel que ir a morir a una guerra sin saber porqué.

La guerra nos la están preparando cuando desde el poder se institucionaliza la violencia, se nos enseña y se nos educa para ella.
Cuando desde las escuelas se educa a nuestros hijos en la competitividad, el sexismo, el machismo y el racismo les están preparando para la guerra.

Cuando sólo nos preocupamos de acaparar poder y posesiones y para conseguirlo todos los medios empleados son lícitos, estamos preparando a la sociedad para que acepte la guerra.
Cuando aceptamos el sistema de obediencia ciega al superior, despreciando al inferior, estamos contribuyendo a la extensión de la violencia que nos conduce a la guerra.

Cuando vemos en nuestras calles, en nuestros edificios públicos, en nuestro trabajo a los guardias jurados, los guardaespaldas -pistolas por todas partes- estamos padeciendo el miedo, la psicosis que nos lleva a aceptar la guerra.

Cuando se fabrica y se comercia con armas, es evidente que se está haciendo la guerra.

Cuando nuestros jóvenes, obedeciendo una ley injusta van al servicio militar, se están preparando para iniciar la batalla.

Hacemos un llamamiento a la conciencia social para que juntas nos pongamos a construir una paz duradera y justa. Desde el seno de las familias y desterrando todo autoritarismo paterno, demos paso a las nuevas ideas de la juventud. Desde las escuelas educando para la paz, en igualdad sin distinciones. Creando proyectos alternativos, formas diferentes de organización y trabajo. No contribuyendo a los gastos militares, haciendo objeción fiscal. Apoyando la desobediencia civil no-violenta de los objetores insumisos.

Contra la barbarie de la guerra y la injusticia del “nuevo orden mundial” oponemos la fuerza dela razón.

Y para terminar, con la esperanza puesta en el ser humano, decimos empleando este poema de Bertolt Brecht:

General,
Tu tanque es más fuerte que un coche,
Arrasa un bosque y aplasta cien hombres,
pero tiene un defecto:
necesita un conductor

General,
Tu bombardero es poderoso,
Vuela más rápido que la tormenta
Y carga más que un elefante,
Pero tiene un defecto:
Necesita un piloto.

General,
El hombre es muy útil,
Puede volar, puede matar,
Pero tiene un defecto:
Puede pensar.

Tenemos que reconocer que fuimos los mas aplaudidos y celebradas, a pesar de que hubo personalidades reconocidas en todos los campos; Políticos, escritores, periodistas, profesores, Asociaciones de mujeres, grupos ecologistas, independientes y un largo etc.,intervinieron hasta 50 ponentes, durante un dilatado fin de semana en la Asociación de la Prensa de Madrid.

Por otra parte un gran número de escritores e intelectuales, suscribieron un manifiesto contra la guerra, entre los que se encontraban personalidades como Camilo José Cela, Antonio Gala, V. Montalbán, Rafael Alberti, Maruja Torres y muchos otros, celebrando un acto cívico en el Ateneo de Madrid. El profesor J.L. Aranguren en un artículo publicado en el Independiente el 12 de enero de 1991 califica a esta guerra de “crimen horrendo” “de guerra impúdica y atroz””Sería una guerra para el control mundial del petróleo por los E.E.U.U.” “Pero felizmente, algunos intelectuales hemos levantado, estamos levantando nuestra voz contra la guerra, y lo estamos haciendo (esta es la novedad mas importante) amparados, envueltos por la parte más consciente y responsable del pueblo ( la otra yace en la atonía) por el que yo ahora doy en denominar el “Intelectual colectivo”, las gentes que apuestan por la paz y lamentan que la ONU, la UNESCO, la CEE y los gobiernos nacionales estén haciendo tan poco por ella .

El mismo profesor Aranguren, junto con destacadas personalidades del mundo de la universidad, el derecho, la cultura, el espectáculo y el periodismo suscribieron un nuevo documento apoyando abiertamente a los desertores y a los insumisos:” porque nos oponemos frontal y decididamente a la guerra y a la barbarie apoyamos abiertamente a los desertores y a los insumisos, considerando que su actitud es un compromiso ejemplar con la causa universal de la paz”.

Otras organizaciones entre las que se encontraban UGT, CCOO, Izquierda Unida, y asociaciones pacifistas, formaron la Plataforma Contra la Guerra del Golfo Pérsico, convocando manifestaciones de repulsa y otros actos cívicos, como la carta que se entregó al embajador de Irak en España en la que muestran “su profundo rechazo a la guerra desatada en el Golfo”.

Se escucharon otras voces de protesta dentro de la Iglesia Católica, y la del mismo Juan Pablo II , pidiendo a todos los países implicados en la crisis del Golfo que convoquen una conferencia de paz “para resolver todos los problemas y alcanzar una convivencia pacífica en Oriente Próximo” .

El cardenal francés Roger Echegaray presidente del consejo vaticano “Justicia y Paz,”perfecto conocedor de la región del Golfo, a la que visitó en repetidas ocasiones , y el hombre de iglesia que más luchó contra el comercio de armas, condena esta guerra haciendo una dura crítica al “mercantilismo” de los aliados y su doble moral, que les lleva a utilizar pesos y medidas diferentes a la hora de defender el derecho internacional.

Fueron muchas las manifestaciones de protesta que se produjeron, desde todos los ámbitos de la sociedad. Los estudiantes protagonizaron varias manifestaciones masivas y una huelga general por este maldito conflicto. La Plataforma contra la Guerra salía todos los miércoles en una marcha silenciosa por la Gran Vía hasta Plaza de España, donde estaban presentes personalidades del mundo de la cultura.

Todas estas manifestaciones resultaron pequeñas si las comparamos con las que salieron a la calle en la reciente guerra de Irak, iniciada en el año 2002 sin que se pueda ver todavía su final, después de millones de desplazados, miles de muertos y un país completamente destrozado. Para nosotras que estuvimos luchando durante años y en primera línea por hacer comprender que la guerra es el mayor de los crímenes sin justificación de ningún tipo, nos resultó especialmente grato el ver las calles de todas las ciudades del mundo inundadas de gente protestando contra esta guerra. La semilla del pacifismo va calando en la sociedad y eso nos resulta muy gratificante. Es un fenómeno que está arraigando en España con más fuerza que en otros países donde la insumisión y la objeción de conciencia al servicio militar tuvo más potencia que en ningún otro lugar, aunque resulte un fenómeno histórico que todavía no se ha analizado.

Por esto nos resulta doloroso comprobar como los partidos políticos y la obediencia debida hacen perder la conciencia a sus afiliados. Nos referimos al espectáculo bochornoso que protagonizó el P.P. en el Congreso de los Diputados, cuando todos a mano alzada votaron a favor de esta guerra, más cruel, obscena e impúdica que la primera. Me parece recordar que solamente se opuso uno de sus diputados. Pero también hemos tenido la satisfacción de ver como principalmente por esta causa han sido derrotados por dos veces en las elecciones. Muchas personas de bien no queremos un gobierno sin conciencia y es misión primordial recuperarla.

Es comprensible que nosotras como madres de jóvenes insumisos que durante años fueron perseguidos y encarcelados, dejándose por el camino su futuro , su profesión y su libertad , por defender sus ideas, frente a una ley injusta, nos resulte tremendo comprobar como el Partido Popular, entonces en el poder apoyó la invasión de Irak sin al parecer ningún remordimiento, ya que hasta la fecha nadie ha reconocido públicamente su tremendo error al apoyar este crimen que dura ya cinco años.

Comenta este artículo   Volver arriba

Nota: los comentarios ofensivos podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación

   

Comentarios


  • Insumisión. Una forma de vida: 5ª parte; "La guerra"

    1ro de febrero de 2009, por Crates

    Este capítulo me ha traído muchos recuerdos. Me gustaría añadir el recuerdo a un episodio interesante, como fue la destitución de altos cargos del gobierno del PSOE por oponerse a la guerra contra Iraq en los 90. Recojo la noticia de la hemeroteca de "La Vanguardia".

    Destituidos dos altos cargos que firmaron contra el conflicto
    [Jorge] Semprún justifica el cese por "una pérdida de confianza"
    . MIGUEL ÁNGEL TRENAS MADRID.-El Gobierno,
    reunido en Consejo de Ministros, destituyó ayer a los dos directores
    generales del Ministerio de Cultura, Jaime Brihuega y Juan Manuel Velasco, que firmaron un manifiesto contra la guerra del Golfo y el apoyo logístico que presta España a las fuerzas aliadas.
    Asimismo, el Consejo aceptó la dimisión
    del director del Museo del Prado, Alfonso Pérez Sánchez, firmante
    también de este documento.

    El Consejo nombró a Santos Julia
    Díaz, director general del Libro y
    Bibliotecas, en sustitución de Juan
    Manuel Velasco, y a José María Luzón,
    director general de Bellas Artes
    y Archivos, en sustitución de Jaime
    Brihuega.

    El ministro de Cultura, Jorge
    Semprún, negó que se tratara de una
    medida disciplinaria o de una sanción
    y explicó que "son unas personas
    nombradas en su día por el Consejo
    de Ministros, con las que se ha
    roto la confianza." Semprún estableció
    un paralelismo con los mociones
    de censura en el Parlamento
    y señaló que la palabra apropiada
    era, exclusivamente, la de cese. En
    opinión del ministro, habría sido
    más digno y coherente que los dos
    directores hubieran presentado la
    dimisión, ya que el suyo es un cargo
    de designación política.

    "Su firma en el manifiesto -aseguró
    Semprún- no era a título particular
    sino como directores generales
    de un ministerio y, en este caso,
    sólo procede el cese". Semprún negó
    que se tratara de un atentado a la libertad de expresión, ya que los dos
    cesados pueden expresarse libremente,
    "si bien, en virtud de su cargo,
    deben mantener la coherencia
    con el Gobierno que les ha nombrado
    y, sino, dimitir".

    El ministro no dudó en elogiar la
    labor desarrollada por Velasco Ramís
    "que deja un listón muy difícil
    de superar y que ha sido un gran director general", y añadió que no se
    cerraba la colaboración futura con
    los cesados, "pero en ámbitos puramente
    académicos y profesionales."

    Con respecto al contenido del manifiesto, Semprún manifestó que "el
    izquierdismo es una enfermedad infantil
    y pronto se verá la falsedad de
    las afirmaciones que tal documento
    contiene".

    El ministro calificó de "apocalípticas"
    las previsiones que sobre las consecuencias de la crisis del Golfo
    se expresan en el manifiesto y reiteró
    que "hubiera preferido la dimisión
    de ambos a su cese en Consejo,
    de Ministros". Semprún puntualizó
    que "no habrá ninguna medida que
    afecte al resto de cargos y funcionarios
    firmantes del manifiesto crítico
    con la política del Gobierno, quedando
    éstos libres de reafirmarse en
    su postura o seguir trabajando, sin
    tener que plantearse la dimisión".

    Semprún apoyó esta afirmación recordando
    "que uno de los firmantes del manifiesto es el interventor del
    Ministerio, Martin Seco, quien ha
    criticado al Gobierno desde la
    prensa y al que nadie nunca le ha llamado la atención".

    Jaime Brihuega, al conocer el
    cese, se mostró "feliz" por haber dejado
    de formar parte de un "Gobierno
    que se está manchando las manos
    con sangre", y justificó su decisión
    de no dimitir "para apoyar
    desde ese alto cargo la plataforma que se constituyó en repulsa del conflicto
    bélico". El ex director general del Libro, Velasco Ramis, que dijo esperar un planteamiento "más flexible y liberal" del Consejo, señaló que "un cargo de confianza no es corresponsable
    de las decisiones del Gobierno y puede y debe opinar sobre cuestiones graves. Otra cosa es perder la confianza porque realice una política cultural equivocada".

    El nuevo director general del Libro
    y Bibliotecas, Santos Julia, es un
    experto en la historia del periodo republicano español y autor de una
    detallada biografía del que fuera
    presidente de la II República Española,
    recientemente publicada. José
    María Luzón Nogue, nuevo director
    general de Bellas Artes y Archivos,
    es profesor de arqueología en la
    Complutense de Madrid y director
    del Museo Arqueológico Nacional.

    También recuerdo de aquellos días de la guerra una entrevista que le hicieron por TVE al ya entonces antiguo ministro de exteriores Fernando Morán. La entrevista se la hacían en calidad de diplomático que había conocido a Saddam Hussein, y Morán daba respuestas bastante asépticas. Pero cuando el presentador interrumpió la entrevista para dar el parte de un nuevo bombardeo, el micrófono de Morán no se cerró -¿accidentalmente?- y se le oyó que decía claramente "esto está siendo un genocidio".

    Es una sensación enigmática el tener recuerdos nostálgicos de una época de guerra.



    • Insumisión. Una forma de vida: 5ª parte; "La guerra"

      1ro de febrero de 2009, por Crates

      La noticia es del 16 de febrero de 1991



Volver arriba
Volver a la página Principal
Ver comentarios
Spip Sitio desarrollado con SPIP v1.9.2 , un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Licencia de Creative Commons Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons, mientras no se indique otra cosa.